Compartir
Socialismo Hoy entrevistó al compañero Hector Monestel, quien estará oficializando su candidatura presidencial por el Partido de los Trabajadores el próximo 1ro de Mayo

 
¿Qué significa la postulación de su candidatura de parte del Partido de los Trabajadores?

Postularse hoy en Costa Rica como un precandidato de izquierda, clasista y socialista a la Presidencia de la República y a la Asamblea Legislativa constituye un gran reto y una gran responsabilidad política. Significa primero que nada hacerlo desde un partido (o eventualmente desde una coalición) que levante en efecto las banderas urgentes de la independencia política de clase, de la clase obrera y campesina costarricense. Absurdo sería hacerlo desde cualquier partido o tureca de partido burgués como el PLN, el PAC, el PUSC, el ML o el PASE. Más bien esos son los partidos patronales y pro-imperialistas a los que hay que combatir y derrotar.

¿Qué opina de esas otras opciones de coalición que se reivindican como patrióticas o progresistas?

Considero que es errado lanzarse buscando alianzas con partidos, sectores o figurones burgueses supuestamente “patrióticos y progresistas” tal y como lo viene haciendo desesperadamente el Frente Amplio.

Hoy el Frente Amplio – que de palabra se sigue auto proclamando como un partido de izquierda y socialista – lanza sin embargo la candidatura presidencial del diputado José María Villalta al servicio de esa política conciliadora y colaboracionista con la burguesía. Todo indica así que el único partido de izquierda, clasista y socialista con posibilidad de presentar hoy candidaturas presidenciales y legislativas a escala nacional, es nuestro partido, el PT. Es entonces desde allí que postulamos nuestra candidatura.

¿Qué otras tareas o compromisos implica esta postulación?

La postulación también significa asumir el reto de ir a disputarle la conciencia política y de clase de los trabajadores costarricenses a todo el abanico de los podridos partidos burgueses. “No vote patronos, Vote trabajadores”, así como “Por un Gobierno de los Trabajadores” serán consignas principales de nuestra campaña y nuestro programa. Tenemos que “machacar” ante el movimiento obrero, sindical y popular costarricense, ante los movimientos sociales, comunales, indigenistas, ambientalistas, de la diversidad, de la mujer trabajadora y de las juventudes obreras, campesinas y estudiantiles, en la idea de que no hay salida a la crisis en que nos encontramos bajo el capitalismo corrupto y la dominación imperialista, y que por tanto no podemos esperar nada bueno para nosotros de ningún candidato o partido de la burguesía nacional.

Todo lo contrario, en esa escalada de ataques al salario de los trabajadores, de aumentos escandalosos en el costo de la vida, de falta de vivienda y tierra para quienes las necesitan, de asalto a mano armada sobre los servicios básicos de la Educación, la Salud, la Electricidad, las obras públicas, todos hoy presas de la corrupción y de los grandes inversionistas del capitalismo al igual que ocurre con la entrega y la subasta imperialista y depredadora de nuestros recursos naturales. Hay que “machacar” antes los grupos de la diversidad que no hay opción en los partidos de la burguesía, que la opresión y la discriminación del orden patriarcal y clerical capitalista no tendrá solución con esas otras candidaturas. Hay que insistir con las juventudes obreras, campesinas y estudiantiles en que bajo el capitalismo y con los candidatos y gobiernos de la burguesía sólo les espera la desolación, la precariedad, la súper explotación y el desempleo, insistir con los movimientos campesinos en que la salida a su miseria sólo será posible con una verdadera Reforma Agraria impulsada por el propio movimiento campesino costarricense en el marco de un Gobierno de los Trabajadores.

Esa es en fin, la vasta amplitud de la conciencia social y de clase que hay que ir a disputar y al servicio de lo cual postulamos nuestra candidatura.

¿Qué mensaje tiene para aquellas personas que hoy se movilizan a lo largo del país?

Una parte no menos importante de esta postulación lo es el hecho de poner esa candidatura al servicio de las luchas de resistencia y de la unidad de los trabajadores y de la izquierda costarricense. Hay que convocar a todos los sectores y activistas en lucha y decirles que aquí hay un Partido y candidaturas de apoyo a sus luchas. Vamos a decirle a la izquierda costarricense que el PT reivindica hoy la teoría y el programa de las luchas nacionales, históricas e internacionalistas de los movimientos revolucionarios.

El Frente Amplio ya se negó a hacer una coalición con el PT ¿Que consideraciones merece esto?

A pesar de que el Frente Amplio ya se negó oficialmente a una coalición electoral con el PT, en aras de su proyecto de una coalición “amplia” con sectores y partidos de la burguesía, nuestra postulación no dejará de insistir en esa necesidad urgente de los trabajadores y sectores en lucha, no dejará de insistir en que la amplitud de una opción electoral de la izquierda costarricense está dada precisamente por la amplitud de los movimientos sociales, obreros, campesinos y populares en lucha.

El Frente amplio cerró este diálogo sobre la coalición con la insistencia de seguir buscando la alianza con sectores de la burguesía. Nosotros, desde el PT, les seguimos haciendo un llamado a las bases y a la dirección del Frente Amplio, a que rompan con los sectores de la burguesía con los que pretenden forjar esta alianza.

Formalmente, aún hay tiempo para dialogar y sellar acuerdos electorales unitarios en bien del interés de los trabajadores y el pueblo costarricense. Ojalá se logre y en todo caso, como se ha dicho tanto por ahí ¡el PT va porque va! y nosotros iremos sin lugar a dudas como PT, abrir nuestras candidaturas a luchadores obreros y campesinos.
Lea también  ¡Sergio Rojas vive! ¡La lucha del pueblo indígena continúa!