Compartir

En medio de la crisis económica que está viviendo el país son las mujeres las que están llevando la peor parte sobre sus hombros. Debemos recuperar el mes de agosto, en que celebramos el día de la madre, para reivindicar los derechos de las madres trabajadoras y dar una verdadera lucha por mejorar las condiciones de vida para ellas y sus familias.

Por Rebeca Chávez

Los datos nos revelan la realidad de las mujeres en el país: según el Informe del Estado de la Nación 2018, si todas las mujeres que no trabajan en el país lo hiciesen, la pobreza se reduciría de un 20% a un 11%. El INEC estima el desempleo femenino en 14,2%, superior al masculino que registra un 9,3%. De acuerdo con la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo del INEC, el 28% de las mujeres que no están trabajando no lo hacen por razones de cuido.

Por otra parte, vemos declaraciones de la UCCAEP referentes al proyecto de Licencia de Paternidad en sector público y privado: “La Unión de Cámaras ha externado su preocupación sobre este tema, que de alguna manera pueda darse un abuso de la figura, creando un detrimento económico para el patrono, que asumiría el 50% del pago del salario y para la CCSS”. Esto realmente lo que quiere decir es que los empresarios no van a renunciar a sus millonarias ganancias para darle apoyo a los trabajadores y mucho menos a las mujeres, ya que cualquier proyecto que se quiera impulsar que beneficie a los trabajadores ellos van a oponerse.

Por todo lo mencionado anteriormente, desde el Partido de los Trabajadores y Lucha Mujer decimos que las mujeres más que felicitaciones cada año por ser madres, lo que necesitan es acceso al empleo, salud, educación y vivienda, que se logre extender la licencia de maternidad de las mujeres y aplicarla también para los varones, garantizar centros de cuido de calidad, comedores y lavanderías públicas, que el cuido de los niños y adultos mayores y los quehaceres domésticos, dejen de ser exclusivamente de las mujeres, y que permitan condiciones para facilitar la inserción laboral de las mujeres.

Lea también  Mujer, cambio climático y socialismo