Compartir

La actual crisis del Coronavirus ha puesto en evidencia la necesidad de los países de contar con recursos para atender diversas necesidades, como inversión en salud. Los propios organismos internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han dicho que se deben “postergar los pagos de la deuda a algunos países pobres para que estos puedan hacer frente a la emergencia”.

Por PT-Costa Rica

El rubro de gastos más grande que tenemos en el presupuesto nacional corresponde a los pagos de la deuda. En 2019 el servicio de la deuda dio un salto abrupto y alcanzó el 41,7% del presupuesto, dejando muy por detrás el segundo rubro más grande, que es educación y consume apenas un 24,2% del presupuesto nacional de ese año. En el presupuesto nacional del 2020 se dedicó solo un 3,2% a la salud, frente a un 38% para el pago de la deuda, es decir por cada ₡1.000, se utilizaron ₡382 al pago de la deuda, mucho más que lo enfocado a la seguridad social tan indispensable en este momento.

Para tener una dimensión más clara, con lo que se gasta anualmente en el pago de intereses y amortización de la deuda se podrían financiar 35 hospitales como el que está previsto para Puntarenas.

Desde el Partido de los Trabajadores siempre hemos sostenido de manera clara la necesidad de frenar ese saqueo al pueblo para garantizar los recursos que el país requiere. En el 2019, elaboramos un análisis a profundidad sobre la deuda y la urgencia de destinar esos fondos para el beneficio del pueblo y no de los organismos usureros (Acceda a nuestra elaboración en el siguiente enlace: https://bit.ly/33KhOW).

Lea también  Costa Rica | Los obreros nicaragüenses no son los culpables de los contagios

Hoy la emergencia mundial por el coronavirus ha puesto de manifiesto lo que venimos diciendo desde hace muchos años: hay que dejar de pagar la deuda de manera inmediata.

Frente a esta crisis el propio gobierno ha reconocido la necesidad de atender el problema de la deuda para contar con recursos, mientras el propio Frente Amplio después de años de ignorar este tema propone al gobierno que abra una negociación para la inmediata aplicación de una suspensión de los pagos de la deuda por el tiempo que sea necesario.

Durante sus dos periodos, el PAC ha navegado el tormentoso mar de la crisis fiscal y económica buscando salvar a los grandes ricos mientras hunde y sacrifica a la clase trabajadora, tratando de mantener a flote su gobierno con más y más endeudamiento. Ahora en medio de la pandemia le piden a los organismos internacionales que apliquen mejores intereses, períodos de gracia y tiempo de pago ampliados, así como arreglos de pago de las carteras existentes, y eventualmente disponer la suspensión de pagos.

Las posturas del PAC y del Frente Amplio (que integra el gabinete de Carlos Alvarado) solo apelan a la “buena voluntad” de esos organismos. Algo iluso cuando han sido esos mismos organismos los que han promovido el sometimiento del país y el saqueo de las finanzas públicas con la deuda.

A diferencia de esos partidos, nosotros en el PT creemos que es urgente la suspensión inmediata de los pagos de la deuda y realización de una auditoría por las organizaciones que investigue a los responsables del saqueo. Solo de esta manera el país podrá contar con recursos para invertir en salud y en otras necesidades generadas por la crisis.

Lea también  Ecuador | Frente a las políticas antipopulares del gobierno de Lenín Moreno Garcés…¡Octubre volverá!

No podemos hacer una apelación moral a los buitres de la deuda, es necesario dejar de pagar definitivamente toda aquella parte de la deuda que ha servido para el enriquecimiento de intereses privados y el sometimiento del pueblo. Al igual que ha sido sostenido por lo movimientos en todo el mundo decimos: ¡no debemos, no pagamos!

Cuando hablamos de no pagar la deuda no nos referimos a que el Estado deje de pagar el dinero a estas instituciones y se vean perjudicadas las condiciones de vida de la clase trabajadora como lo es con el pago al sistema de pensiones. Cuando hablamos de no pagar la deuda nos referimos a que se deje de pagar la amplia mayoría de la deuda que ha sido impuesta para financiar negocios corruptos y someter al pueblo.

Todo ese dinero hoy se puede usar de forma prioritaria para atender la emergencia. Por eso proponemos que el dinero que antes se utilizaba en pago de la deuda pase a invertirse en atender las demandas del pueblo.

Si antes no debía pagarse, ahora menos. No podemos dejar de invertir en salud que es una prioridad absoluta justo ahora para pagar una deuda impuesta por gobiernos de los empresarios o que ya ha sido pagada de sobra por los intereses usureros que se cobran.