Compartir

Desde el Partido de los Trabajadores nos sumamos al dolor, la rabia y la denuncia por el asesinato del líder indígena Sergio Rojas la noche de este 18 de marzo.

A Sergio Rojas lo mataron de 15 disparos en su casa de habitación ubicada en la comunidad de Yeri del Territorio Bibri de Salitre en la zona sur de Costa Rica.

Rojas fue un luchador incansable por los territorios indígenas, y producto de eso sufrió durante muchos años atentados contra su vida por parte de los terratenientes de la zona, como en el 2012 cuando le dispararon en 8 ocasiones, atentado del que salió ileso. Además, fue preso político del Estado por 6 meses durante el 2015. Actualmente era miembro de la Coordinación Nacional del Frente Nacional de los Pueblos Indígenas (FRENAPI).

Sergio Rojas al igual que otros luchadores de los pueblos Bribri de Salitre y Broran de Térraba están protegidos por medidas cautelares de la CIDH, pero el Estado no ha garantizado la protección de sus vidas en ningún momento.

La muerte de Sergio Rojas es culpa del Estado, por no garantizar que los pueblos indígenas tengan acceso a las tierras que les pertenecen , así como la negativa de garantizar la protección de sus vidas producto de las ya conocidas agresiones en las recuperaciones de tierra en la zona sur.

Exigimos a la fiscal general Emilia Navas y al presidente Carlos Alvarado, que destinen todos los recursos para garantizar que la muerte de Sergio Rojas no quede impune.

Nos sumamos a todas las acciones para garantizar el apoyo la autodefensa de las comunidades indígenas, así como al llamado general de organizar la lucha desde todo el movimiento social y popular por la recuperación de los territorios indígenas, que fue el motivo por el que entregó su vida Sergio Rojas.

Lea también  Costa Rica: por una huelga general contra la implementación del Plan Fiscal

QUE EL DOLOR SE CONVIERTA EN RABIA Y QUE LA RABIA SE CONVIERTA EN LUCHA