Compartir

A partir del próximo 1 de julio entrarán en vigencia varios de los aspectos de la reforma fiscal contra la cual se hizo un gran movimiento de huelga el año pasado. Uno de estos aspectos que comenzará a regir es la transformación del impuesto de ventas en impuesto de valor agregado (IVA).

Por PT-Costa Rica

Este cambio tiene efectos en varios aspectos, uno de los más importantes es que va a colocar el pago de impuestos sobre servicios. Tratan de tranquilizarnos diciendo que serán servicios como gimnasios y salones de belleza. Pero la realidad es que todos los servicios pasarán a pagar impuestos, incluso salud y educación, aunque con un porcentaje diferente de 4% y 2% respectivamente.

Además, servicios como agua y electricidad pasarán a pagar impuesto. Se espera que 248,000 familias pasen a pagar más en el recibo de agua por la aplicación del impuesto, y unas 324,000 pasarán a pagar más por el servicio de electricidad.

Por otro lado, la canasta básica pasará a pagar 1% del IVA. Hay que recordar que este año el gobierno sacó de la canasta básica 29 productos que pasaron a pagar 13% de impuesto. Entre estos productos estaba una gran cantidad de productos de consumo frecuente como el atún, las lentejas, el paté, etc. A partir de julio incluso productos como los medicamentos que estaban exentos pasarán a pagar un 2% de impuestos.

Sin embargo, el plan del gobierno no es dejar los impuestos ahí, ya el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que Costa Rica debería subir el IVA a por lo menos un 15%, aspecto con el que tiene acuerdo el gobierno del PAC-PUSC-FA, y partidos como el PLN.

Lea también  Acoso sexual: la otra cara violenta del machismo

Todo esto se debe a que el gobierno no tiene plata (déficit fiscal) porque gasta un 40% del presupuesto en pago de la deuda. Es decir, los gobiernos despilfarran la plata en sus negocios corruptos, generan una deuda con la que se enriquecen los banqueros y quieren que la paguemos nosotros los trabajadores con más impuestos.