Compartir
Este 10 de setiembre arrancó con gran fuerza la huelga contra el Proyecto de Ley 20.580. A pesar de las amenazas de Carlos Alvarado, quien adelantó en cadena nacional que esta era una huelga ilegal y que los centros de distribución de RECOPE y los muelles, estarían ocupados por antimotines y esquiroles de Colombia y Panamá para operar el Puerto, miles de trabajadores salieron a las calles a manifestarse contra el proyecto de ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas presentado por el gobierno.

Por: PT – Costa Rica
 
Desde el Partido de los Trabajadores, llamamos a todo el pueblo costarricense y nicaragüense a sumarse en solidaridad con este movimiento de huelga, que ha reunido a miles de empleados públicos, universitarios y otros sectores, en contra de la implementación del Impuesto sobre el Valor Agregado y los recortes en los salarios de los trabajadores públicos.
 
Esta huelga es parte de una batalla internacional contra los planes que los gobiernos de “izquierda” y “derecha” están aplicando en toda América Latina para pagar billonarias deudas públicas contraídas por los Estados para privilegiar el lucro de grandes empresas transnacionales y locales.
Reformas como aumentos en las cuotas obreras de pensiones, congelamientos salariales, recortes en presupuestos públicos, aumentos en impuestos al pueblo y ataque a los empleados públicos son parte de la receta que gobiernos en todo el mundo vienen aplicando para sacar a flote las ganancias de unos cuantos empresarios en medio de una crisis económica mundial que ahoga en la pobreza y desempleo a la mayoría del pueblo.
 
Hoy Costa Rica debe seguir la senda del pueblo nicaragüense y argentino que viene luchando contra estos proyectos impulsados por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), y encarando una dura represión de parte de sus gobiernos que insisten en aplicarlos.
Desde el PT creemos que la política de Carlos Alvarado es la misma que la de todos los gobiernos contra los que están luchando los pueblos latinoamericanos, trasladar los costos de la crisis económica y fiscal a los trabajadores mientras se mantienen intactas las ganancias de los grandes capitales.
 
El gobierno PAC-FA-PUSC está buscando afinar los detalles de un trato con las demás bancadas legislativas neoliberales (PLN, RN) para votar una serie de medidas que empobrecerán al pueblo y la clase media.
 
Llamamos a todo el pueblo y en especial a los trabajadores de la empresa privada a apoyar esta huelga. Los ataques que hoy se lanzan contra los trabajadores estatales tienen el mismo objetivo que los congelamientos de aumento salarial que el PAC ha venido implementando contra los trabajadores del sector privado, solo con unidad podremos enfrentar a un gobierno pro empresarial enemigo del pueblo.
 
Enfrentar las amenazas del gobierno con organización y lucha.
 
Horas después de haber arrancado la huelga, diversas Presidencias Ejecutivas como las de la CCSS y Correos de Costa Rica han solicitado la declaratoria de ilegalidad.
Lea también  Costa Rica: La huelga cambió al país