Compartir
2º Congreso de la Anel, del 30 de mayo al 2 de junio, va a reunir a más de dos mil estudiantes, en Juiz de Fora (MG). Serán cuatro días de intensos debates, sobre la realidad brasileña y las próximas luchas de los estudiantes del país.


Delegaciones de todo el país se preparan para salir a la carretera, en camino a Juiz de Fora (MG), donde se celebrará el 2º Congreso de la Asamblea Nacional de Estudiantes. Los activistas se despliegan en campañas financieras, organización de los ómnibus e intervención en las luchas que están sucediendo en Brasil. El cansancio de todos es superado por la certeza de estar construyendo una organización estudiantil capaz de coordinar las movilizaciones de la juventud brasileña, en defensa de nuestro derecho al futuro.

La Juventud del PSTU estuvo, desde el primer momento, comprometida en la tarea de unificar al movimiento estudiantil. Tenemos la certeza de las condiciones que han hecho avanzar mucho la construcción de una organización estudiantil nacional, democrática, independiente y que hace oposición de izquierda al gobierno federal.

Presentamos, aquí, nuestras opiniones sobre las lecciones y las perspectivas del rico proceso de reorganización del movimiento estudiantil nacional.

La elección que cambió al movimiento estudiantil
 
La victoria de Lula, en el 2002, cambió completamente el escenario político nacional. Los principales partidos, de la izquierda brasileña, PT y PCdoB, pasaron a gobernar al país, al lado de empresarios y políticos corruptos. Ese proceso llevó, también, a las direcciones de las principales organizaciones de la clase trabajadora, al gobierno. El marxismo clasifica a ese tipo de gobierno de Frente Popular, que une a trabajadores y patrones, y transforma a antiguos dirigentes obreros en gestores de los negocios de la burguesía.

Ese tipo de gobierno engaña a los trabajadores, porque éstos, viendo a sus representantes tradicionales en el poder, creen que el gobierno es suyo, no del enemigo de clase. De esa forma, la burguesía consigue atacar con más facilidad los derechos del pueblo. Para concretizar sus planes, la clase dominante necesita del apoyo y de la colaboración de las direcciones traidoras del movimiento, que van a tratar de convencer a las masas de que los ataques del gobierno son, en realidad, mejorías en la vida de la población.

En Brasil, la CUT, Fuerza Sindical y UNE, cumplen ese papel. La Unión Nacional de Estudiantes (UNE) no es, solamente, una organización estudiantil burocrática: es la correa de transmisión del proyecto político de la burguesía y del gobierno en el movimiento estudiantil. Ejemplos no faltan. En el último mes, la vieja organización dio dos demostraciones incuestionables de sus servicios al gobierno federal y al gran capital.

La primera fue la conmemoración de la aprobación del Estatuto de la Juventud que, entre otras maldades, restringe la media-entrada en los eventos culturales y restaura el monopolio de la venta de tarjetas de identificación estudiantil por la UNE. La vieja organización está restringiendo nuestro derecho a la cultura, a cambio de recuperar su control de venta de las tarjetas de identificación estudiantil. En cuanto los empresarios de entretenimientos y la UNE salen ganando con el Estatuto de la Juventud, los jóvenes quedan cada vez más alejados de los cines, teatros, museos, shows, etc.

La segunda fue cuando la UNE se calló ante la privatización del petróleo del país, a través de la 11º ronda de subastas, realizada el día 14 de mayo. La UNE es cómplice ante la entrega de nuestro petróleo y trata de persuadir a los estudiantes a aceptar eso, a cambio de la inversión del 100% de los royalties del petróleo, una cuantía irrisoria, en la educación.

El papel de la vieja organización es convencer a los estudiantes de la propaganda estatal. Es hacer creer, a la juventud, que los ataques a la educación y a los derechos sociales son conquistas. La UNE quiere, ahora, hacernos creer que la restricción de la media-entrada es la consolidación de los derechos de la juventud brasileña y que el resultado de la privatización del petróleo será más inversión en el área de la educación. O sea, la UNE se convirtió en instrumento de garantía de la popularidad y de la gobernabilidad del PT.

El movimiento estudiantil se está reorganizando
 
Afortunadamente, la política gobiernista de las direcciones del movimiento de masas y sus frecuentes traiciones provocaron el proceso de reorganización de los trabajadores del país. La necesidad de luchar contra los ataques de los gobiernos de Lula y de Dilma, sin poder contar con sus organizaciones tradicionales, lleva a una parte de los trabajadores a crear y conseguir nuevas herramientas de lucha. El surgimiento y crecimiento de la CSP-Conlutas es la expresión más avanzada de ese proceso.

El movimiento estudiantil vive, también, un proceso de reorganización. El total apoyo de la UNE a las políticas del gobierno federal y la degeneración burocrática de la vieja organización, que impide cualquier posibilidad de disputa interna, dieron base a las rupturas iniciales y a la construcción posterior de la ANEL.

Es verdad que la popularidad del gobierno federal es grande entre la juventud brasileña. Sin embargo, también es una realidad que la experiencia de una porción significativa de estudiantes con las prioridades políticas de los gobiernos de Lula y de Dilma ya colocó la oportunidad de construirnos una alternativa a la UNE.

Eso sucede porque los estudiantes ya no encuentran en la vieja organización un punto de apoyo de sus reivindicaciones, ni un espacio de organización de sus luchas. Las movilizaciones de la juventud no pasan más por dentro de los foros de la UNE y, en la mayoría de las veces se chocan con ella, como vimos en la última huelga nacional de educación, cuando la UNE boicoteó el Consejo Nacional de huelga estudiantil y negoció con el Misterio de Educación (MEC) a costas del movimiento.

ANEL: ¿de dónde vino esa idea?
 
El movimiento estudiantil no sufre con el peso de las derrotas del pasado, mucho menos está apresado en las maniobras burocráticas del gobiernismo. Su alto grado de espontaneidad y renovación facilita la superación de las viejas direcciones oportunistas y abre el camino a la construcción del nuevo. Sin embargo, la UNE desarticuló las movilizaciones y pisoteó los principios del movimiento, educando a generaciones de activistas con métodos degenerados y despolitizados.

El rechazo a la vieja organización que estimula el proceso de rupturas no necesariamente se transforma en la construcción de una nueva herramienta. La experiencia negativa con la UNE hace que miles de jóvenes abandonaran la militancia estudiantil y otros tantos miles no reconocen la importancia de la organización de los estudiantes de todo el país.

Por todo eso, la juventud del PSTU impulsa la construcción de la ANEL, como alternativa al proceso de reorganización del movimiento estudiantil. Estamos, diariamente, al lado de miles de activistas independientes, esforzándonos para impedir la desarticulación del movimiento y reunir a los estudiantes. Nuestro objetivo es construir una organización en que las movilizaciones futuras sean preparadas a partir de un espacio nacional democrático e independiente.

Queremos que el movimiento estudiantil brasileño, por medio de la actuación de la ANEL en las universidades, facultades y escuelas, rescate sus principios, como la solidaridad internacional, la alianza con los trabajadores, la acción directa, la democracia de base, la independencia financiera y política y la autonomía frente a los partidos.

Nuestra obligación es incentivar ese proyecto: un instrumento de lucha de la juventud, plural e independiente, con el objetivo de organizar una porción de los estudiantes, para enfrentar a los gobiernos del PT y de la derecha, los empresarios, los rectorados y direcciones de escuelas.

2º  Congreso de la ANEL: organizar el futuro de la lucha
 
Hoy, la ANEL no es sólo una apuesta: ya es un gran acierto. Fundada en el 2009, en estos últimos cuatro años no apenas se consolidó como también creció.

En su congreso, más de dos mil estudiantes van a presenciar una alternativa viva, representativa, ya con el legado de las principales movilizaciones del último período. Serán cuatro días de intensos debates sobre la realidad brasileña y las próximas luchas de los estudiantes del país.

Esperamos que los temas que serán discutidos en el congreso sirvan para preparar los combates contra el gobierno de Dilma, a partir del balance de los 10 años del PT en el poder y dar respuestas políticas a los ataques del momento. El 2º Conanel va a tener paneles, grupos de discusión y mesas de debates que serán espacios de formación y elaboración colectiva sobre campañas internacionales, los impactos de la Copa del Mundo, en Brasil, las políticas de Permanencia Estudiantil, la privatización del petróleo y la inversión en educación, la restricción de la media-entrada y el regreso del monopolio de la UNE, la situación caótica del transporte público y la lucha por el pase libre nacional [transporte público gratuito – ndt].

Además de las propias campañas políticas que el congreso puede aprobar, otra victoria fundamental será la profundización del proceso de reorganización del movimiento estudiantil, por medio de la expansión de la ANEL y de sus estructuras organizativas. El 2º Conanel va a debatir, también, el Estatuto de la organización, su política de recaudación financiera y el funcionamiento de sus foros deliberativos.

Nuestro llamado a la juventud del PSOL
 
En los mismos días del Congreso de la ANEL también se desarrollará el 53º Congreso de la UNE. Lamentablemente, la juventud del PSOL, que está con nosotros organizando el movimiento y participando de las movilizaciones, en todo el Brasil, va a ir al foro de la UNE, un espacio controlado de forma burocrática por el gobiernismo, en el cual ministros van a discursar a los estudiantes. Un congreso que va a aplaudir los ataques a los derechos de la juventud y todos los programas educacionales de los últimos años, que precarizaran y privatizaran la educación pública.

Los compañeros afirman que no rompen con la UNE por motivo de la enorme representatividad de esa organización. Afirman que apostar en la construcción de la ANEL sería un grave error sectario del PSTU, que nos aisló del conjunto del movimiento estudiantil. Para defender sus posiciones acaban, lamentablemente, haciendo coro con la agitación del gobiernismo, que busca dar la impresión a los estudiantes brasileños que la UNE es la única organización estudiantil legítima, y no un instrumento del gobierno federal.

Sin embargo, la juventud del PSOL se olvida de decir que la representatividad del Conune es afianzada por el PT y por el PCdoB, por medio de gobiernos, en asociación con los empresarios de la enseñanza privada.

La ANEL, por otro lado, está muy lejos del aislamiento. La nova organización fue protagonista de los principales procesos de lucha de los últimos cuatro años, creó relaciones institucionales con el conjunto del movimiento de masas del país y con organizaciones estudiantiles de otros países, se legitimó en la base de las universidades y escuelas, obligando hasta al MEC a tratar a la ANEL como interlocutora de los estudiantes movilizados.

Participar del Conanel o del Conune no es, solamente, una decisión táctica. En nuestra opinión, esa decisión tiene un carácter estratégico. En el primero están aquellos que quieren construir una nueva herramienta de lucha de la juventud, apoyándose en la democracia para resolver las diferencias.

La juventud del PSOL, incluso, se niega a venir con nosotros, a construir lo nuevo, el futuro del movimiento estudiantil brasileño. Su posición acaba ayudando al gobiernismo en el movimiento estudiantil. De nuestra parte, queda el llamado a los colectivos de la izquierda para que rompan con la UNE y vengan al 2º Congreso de la ANEL, para exponer sus polémicas, programas y concepción del movimiento. Estamos convencidos que la juventud que lucha por sus sueños, en Brasil y en el mundo, ganará mucho con nuestra unidad.

Traducción Laura Sánchez
Lea también  La Deuda Pública según el marxismo