Compartir

Ayer los magistrados del Poder Judicial, reunidos en Corte Plena resolvieron, por votación mayoritaria, que el Proyecto 20.580 o Combo Fiscal modifica ciertos aspectos de su funcionamiento y autonomía y por tanto requeriría de 38 votos para ser aprobado en la Asamblea Legislativa.

Por PT-Costa Rica

Si bien dicha votación no entierra el proyecto, si complica los escenarios y atrasa su eventual aprobación en el plenario. Cabe aclarar que los magistrados dejaron claro que le darían el aval al proyecto en tanto se corrigiesen los aspectos en los que ellos consideran se viola la autonomía del Poder Judicial.

Después de lo acontecido no hay claridad sobre el futuro del proyecto. El Presidente Alvarado y Carolina Hidalgo, Presidenta de la Asamblea,  han confirmado que buscarán consenso entre las bancadas legislativas para obtener los 38 votos y votar el proyecto en Segundo debate dado que según ellos no procede reiniciar el proyecto desde el primer debate.

Sin embargo tendrán que negociar con las bancadas opositoras ya que en primer lugar el Reglamento Legislativo no permite que proyectos que requieran votación calificada (38 votos) sean tramitados por la vía rápida. Y en segundo lugar porque Restauración Nacional ya ha confirmado que elevará el proyecto a la Sala Constitucional por Consulta Facultativa para que sea esta la que resuelva sobre los posibles vicios de procedimiento en el proyecto.

La misma Sala IV podría ser la que determine si el proyecto sigue su curso o si debe comenzar desde primer dabate.

La presente resolución de la Corte Plena ha sido acogida con júbilo por los empleados públicos y en general por todo el pueblo que se ha mantenido en lucha contra el Combo Fiscal. Sin embargo queremos alertar que en tanto el futuro del proyecto se encuentre en manos de la Asamblea Legislativa y de la misma Sala IV su aprobación final sigue estando planteada.

Lea también  Costa Rica: Empaques Bella Vista despide a TODOS los afiliados a SITRASEP

Los partidos políticos en la legislativa tienen consenso en que sea el pueblo quien pague por la crisis y tienen la voluntad de aprobar el proyecto a como dé lugar. Ninguna demora causada por el Poder Judicial será capaz de enterrar el proyecto de manera definitiva.

Debemos tener claro que la única herramienta y garantía que tenemos para derrotar el proyecto es la huelga y la movilización. Es necesario aprovechar este momento para fortalecer la lucha.

En los sectores en donde las dirigencias han llamado a volver al trabajo, las bases debemos exigir espacios de discusión para discutir el balance de la lucha y medidas para fortalecer a las bases y preparar nuevas jornadas de huelga.

Las jornadas de volanteo del magisterio a nivel nacional deben ponerse al servicio de sumar a las comunidades y al sector privado a la lucha y preparar movilizaciones conjuntas que apunten a paralizar el país durante el segundo debate.

Nuestro objetivo debe ser la derrota del Gobierno y la Asamblea, es la única manera en la que el proyecto puede ser derrotado en última instancia.

Hay que tener claro que ante la incertidumbre causada por la decisión de la Corte Plena, los empresarios, los Organismos Financieros Internacionales y las agencias calificadoras de riesgo presionarán para que el proyecto siga su curso e intentarán chantajear al país argumentando que se profundizará aún más su crisis. Ya la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AMCHAM) dio declaraciones en esta dirección.

Debemos rechazar esas presiones y oponerles un plan discutido por la clase trabajadora para enfrentar la crisis económica y fiscal.

Debemos tener claro que con o sin reforma fiscal la situación económica del país se enrumba hacia un deterioro acelerado causado por la misma crisis económica mundial y la sujeción de nuestro país a los intereses económicos de las potencias imperialistas.

Lea también  Huelga en Empaques Bellavista exige reinstalo de trabajadores despedidos y pago de aguinaldos

La política de Alvarado y de los demás partidos es que los trabajadores paguen los costos de esta crisis y que las empresas puedan seguir lucrando sin pagar impuestos. Hasta hoy su apuesta ha sido hacerlo por medio del plan fiscal, sin embargo es un hecho que también recurrirán a ataques como aumentos en las tarifas, recortes en las pensiones, en el presupuesto  público, despidos, cierre de instituciones y privatización de empresas públicas.

La única oportunidad que tenemos los trabajadores es organizarnos para rechazar esta política en todas sus expresiones y discutir un plan de la clase trabajadora para enfrentar esta crisis y hacer que la paguen los que la han provocado, los grandes capitalistas.

Es por eso que no debemos bajar la guardia sino utilizar este tropiezo del Combo Fiscal para fortalecer la huelga y la lucha de todo el pueblo.