Compartir

El gobierno de Duque aprobó a pupitrazo su Plan Nacional de Desarrollo, con el apoyo de todos los partidos burgueses, tanto uribistas como el Centro Democrático, el Partido Conservador, ASI y los partidos cristianos, como santistas: Partido de la U, Cambio Radical y Liberal. El siguiente paso, es un paquetazo de reformas, planteadas desde los gremios y desde iniciativas parlamentarias, que contempla una profundización de la flexibilización laboral y un asalto a las pensiones de la clase trabajadora acabando el régimen de prima media.

Por: Comité Ejecutivo PST

Como parte de este paquetazo, el Gobierno de Duque adelantó la circular 049 del Ministerio del Trabajo que facilita el trámite de los empresarios para despedir trabajadores enfermos. Esta rapacidad del gobierno, contrasta con la pasividad de las centrales sindicales, que siguen en su política de concertación, tratando de negociar las reformas bajo la misma lógica de hace decenios: mantener algunas de las conquistas de los trabajadores sindicalizados y que los planes se apliquen a la nueva clase trabajadora, con la premisa de la flexibilización laboral que atenta contra su estabilidad y contra sus salarios.

Pero la burguesía conoce las debilidades de esa dirección burocrática de las centrales y amenaza incluso con arrasar todas las conquistas. Mientras tanto, los dirigentes de las centrales, volcados a las campañas electorales de los llamados ‘alternativos’, son incapaces de organizar las luchas y lo que plantean es hacer movilizaciones y dejar el paro para el año entrante.

Por ello, la clase trabajadora no puede esperar a que las centrales convoquen y deben tomas iniciativas como la que se realizó el 3 de septiembre contra la circular 049 que permite el despido de trabajadores enfermos.

Lea también  La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común Entre Duque y las FARC: ¿Hay una salida al callejón sin salida?

Coordinar las luchas es el camino

El 3 de septiembre se desarrolló una jornada de protesta frente al Ministerio del Trabajo en la que participaron varios sectores y a las que el Partido Socialista de los Trabajadores le apostó. La jornada reunió a 1500 trabajadores en Bogotá, liderados por el abogado César Luque; y más de un centenar de trabajadores orientados por la Coordinadora de Solidaridad Sindical de Cartagena se tomaron la Oficina del Trabajo en esta ciudad. En el último momento, sectores de la burocracia de las centrales llamaron a participar, pero oficialmente no adhirieron a la jornada. Además de esto, se hicieron actividades en Cali, Medellín, Santa Marta y Bucaramanga. En Barranquilla, la CUT convocó esta actividad para el 12 de septiembre.

Como parte de esta lucha contra la circular 049, la Coordinadora de Solidaridad Sindical de Cartagena convocó a un Encuentro de Trabajadores de la Región Caribe, a la que asistieron delegados de la Asociación de Trabajadores Enfermos de la Drummond desde Santa Marta, la Fundación Colombiana de Pulmones Negros desde Barranquilla, delegados de Cerromatoso de Córdoba y de la CUT del Valle del Cauca. El resultado del Encuentro es que se realizarán encuentros locales para fortalecer la lucha contra el 049.

Por otra parte, a raíz de estas iniciativas, varios espacios de solidaridad sindical en el país han planteado un encuentro nacional para presionar a las centrales sindicales a organizar planes de lucha contra el paquetazo de Duque. Son iniciativas todavía incipientes pero que muestran un camino para salir del pantano político en la que la dirección de las centrales tiene metida a la clase trabajadora.