Compartir

Después de elegido el Presidente, la mayoría de la población colombiana, votantes y abstencionistas, han vuelto a sus angustias cotidianas. En la conciencia de esa mayoría el porvenir del país depende ahora de las virtudes individuales del mandatario. Unos piden esperar sus ejecutorías, otros sólo hacen mofa de sus errores de protocolo. Pero lo que a los trabajadores nos debe interesar es como empieza a aplicar sus planes y conocer a las personas que van a garantizar esa aplicación. Una mirada general al gabinete de Duque permite hacer un juicio: es una junta de negocios de la gran burguesía nacional e imperialista. Y por eso son nuestros peores enemigos.

Por Unidad docente PST

Identidad “desconocida”, intereses conocidos

Se ha querido destacar del gabinete que algunos de sus nombres son desconocidos por la opinión pública y se los presenta como un cuerpo de ministros compuesto por “técnicos” de gran formación académica, “eficiente” y comprometida con “el desarrollo del país”. Nada más lejos de la realidad. Todos son cuotas políticas para los partidos que se sumaron en la segunda vuelta a la campaña de Duque, muchos son políticos y empresarios burgueses de larga trayectoria y su tarea es ejecutar el programa de gobierno de Duque: continuar enfrentando la desaceleración de la economía colombiana, reducir el déficit fiscal, y garantizar el crecimiento de las ganancias de los empresarios. Veamos:

Hacienda: Como prueba de que la economía está al mando, Duque nombró como jefe de empalme con el gobierno de Santos a Alberto Carrasquilla, su Ministro de Hacienda. Carrasquilla fue también ministro de Álvaro Uribe en la misma cartera. Su visión clasista y neoliberal de la economía se resume en una opinión: piensa que el miserable salario mínimo con el que sobreviven la mayoría de los trabajadores en nuestro país “es demasiado alto”, que hay que reducirlo para “hacer más competitivo al país” y las empresas extranjeras puedan venir a sobreexplotarlos sin obstáculos. Pondrá en marcha una nueva y regresiva reforma tributaria, para reducir los impuestos a los ricos e incrementarlos a la clase media y los trabajadores, al tiempo que ajusta el gasto social del Estado.

Lea también  La educación del pueblo no se vende, ¡Se defiende!

Interior: La Ministra del Interior será Nancy Patricia Gutiérrez, exparlamentaria conocida por su talante ultra reaccionario y las investigaciones a las que ha sido sometida por parapolítica. De su cartera depende la relación con las bancadas parlamentarias, que garantice la aprobación de los proyectos de ley gubernamentales. Su primera tarea política será impulsar los proyectos que ya radicó en gobierno para quitarle aire a la consulta anticorrupción, distrayendo así a la población mientras se avanza en el paquete de medidas antipopulares. También tendrá a cargo el “control de daños” de los Acuerdos de Paz que deja Santos, sobre todo garantizar la más absoluta impunidad para los responsables de masacres y asesinatos, como es el caso de Uribe, sus generales, los parapolíticos y los empresarios que financiaron la barbarie.

Defensa: Guillermo Botero es el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, e incondicional de Uribe. Estará a la cabeza de la reorientación de las fuerzas armadas colombianas en el marco del ingreso como “socio global” de Colombia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN. Colombia es el único país latinoamericano que hace parte de este tratado militar imperialista, con un ejército sobredimensionado, especializado en la lucha contrainsurgente que ahora será también perro guardián de los intereses imperialistas en la región y el mundo. Botero ya mostró su talante y lo que va a ser su ministerio, al anunciar medidas para restringir y controlar las movilizaciones y protestas, al tiempo que de acuerdo a los deseos de Trump retomó la erradicación obligatoria de cultivos ilícitos. Botero será el ministro de la guerra y la represión contra los pobres y explotados.

Relaciones Exteriores: Carlos Holmes Trujillo fue fórmula presidencial de Óscar Iván Zuluaga. Su tarea será dar continuidad a la agenda internacional del gobierno, como la integración de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), red económica de los países imperialistas, al que nuestro país ingresa como socio menor. Al mismo tiempo deberá sabotear el fallido intento de integración de la Alianza Bolivariana de las Américas, ALBA, promovido por Chávez, con el objetivo de aislar al régimen de Maduro y al gobierno cubano, al servicio de los planes de Trump para el subcontinente.

Lea también  Organizar y unificar la lucha contra las políticas de Duque

Justicia: Gloria María Borrero se pone al frente de la reingeniería de una de las ramas del poder público más desprestigiadas y del accionar de la Justicia Especial para la Paz (JEP), recién castrada por los sectores más reaccionarios del Congreso. Borrero será la encargada de un nuevo intento de reforma de la rama judicial. Su peor recomendación es que viene de adelantar esa misma labor desde la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (más conocida por su sigla en inglés USAID). O sea, una reforma a la justicia a la medida de los intereses imperialistas.

Los antisociales

Si bien los anteriores ministros se ocuparán de lo fundamental para la burguesía, otros afectarán directamente los intereses de los trabajadores. Son los ministerios que administran responsabilidades sociales del Estado, muchas de ellas producto de años de lucha, como el trabajo, la educación o la salud. Es bueno conocerlos para saber a quién nos enfrentamos.

Trabajo: Alicia Arango asumió la dirección del Centro Democrático desde el 2014. Como si esa no fuera la peor presentación también debemos recordar que fue la Secretaria de Uribe durante su presidencia del 2002 al 2010. Fue embajadora de Colombia ante la Organización Internacional del Trabajo con el objetivo de que nuestro país no fuera sancionado por el ser el país donde más se persigue la actividad sindical y se asesina sindicalistas. Será ejecutora de las reformas laborales de Duque, que empiezan por la generalización de la tercerización laboral y el empleo en condiciones de sobreexplotación para los jóvenes.

Salud: la tarea de Juan Pablo Uribe será fortalecer los negocios de las grandes EPS, uno de los rubros más importantes del capital financiero. Viene de ser funcionario del Banco Mundial en el área de la salud y es Director General de la Fundación Santa Fe de Bogotá, una de las IPS privadas más importantes del país. Es un buen ejemplo de cómo se viene aplicando la “puerta giratoria” en la que los ministros vienen de gerenciar los intereses privados y pasan a protegerlos desde los cargos públicos.

Lea también  Colombia: ¡Presupuesto para la educación! ¡No más armas y dinero para la represión!

Educación: María Victoria Angulo acaba de ser la Secretaria de Educación en Bogotá, al servicio de la reaccionaria alcaldía de Enrique Peñalosa. Ha sido directora ejecutiva de la Fundación de Empresarios por la Educación, y directora de Fomento de la Educación Superior del Ministerio de Educación. Desde esos cargos ha promovido la política de subsidio a la demanda, como Ser Pilo Paga, con la que se desfinancia a la educación superior pública.

Estos nombres y su prontuario antisocial no agotan el listado de los hombres y mujeres del Presidente, pero reflejan de cuerpo entero el carácter pro imperialista, represivo y antisocial de su gabinete. Preparémonos para la lucha contra ellos.