Compartir

A 100 años de la fundación de la Internacional Comunista de Lenin y Trotsky…a propósito de la posibilidad del “colapso socioecológico” capitalista, hacemos un llamado público revolucionario urgente a los trabajadores de a pie, organizados o no, industriales y de los servicios, jubilados y desempleados, de los países imperialistas y países semicoloniales, América del Sur, del Centro y el Norte, África, Asia, Oceanía y Europa; también a los activistas y dirigentes de los partidos de izquierda; corrientes internacionales, centrales obreras, sindicatos, movimientos sociales y asociaciones; científicos, intelectuales y artistas; mujeres, negros e inmigrantes, indígenas y campesinos; estudiantes, jóvenes y niños; lgbti’s, presos políticos y parias, personas con discapacidad y oprimidos en general.

Hay que matar al imperialismo para que el género humano pueda continuar subsistiendo[1], LEÓN TROTSKY.

En su agonía, el capitalismo amenaza llevar junto con él la humanidad a la tumba”[2]NAHUEL MORENO.

Por Juana Ceballos

El capitalismo imperialista decadente en estas primeras tres décadas del siglo XXI es un infierno real para billones de animales domésticos y salvajes y la naturaleza, al igual que para los miles de millones de trabajadores y sectores populares y oprimidos. Este sistema nos está llevando al simple y llano pero complejo “colapso civilizatorio”.

El calentamiento climático en aumento y aceleración promete sobrepasar más de 1.5 y 2°C grados en una espiral catastrófica respecto a la era preindustrial en las próximas décadas[3], las emisiones récord actuales de dióxido de carbono (CO2) en más de 415 pmm y gases de efecto invernadero, como hace 3 millones de años no se veía, están afectando los ecosistemas, la agricultura, la salud pública y la vida material humana[4].

Hay proceso en curso e hipotético de lo que algunos científicos llaman la 6ta extinción masiva de especies, al menos 1 millón en peligro actual y descenso real de un 60% de fauna silvestre en los últimos 40 años. El aumento del maltrato animal estructural y la cría industrial intensiva de ganado, la deforestación y algunos agroquímicos dañinos y OMG, con costes negativos para ellos y las plantas, para la naturaleza y para los propios trabajadores y consumidores.

La perspectiva desigual y combinada de agotamiento y finitud del petróleo en las próximas décadas[5], el gas y en mucha menor medida el carbón contaminante. El boom y declive de las commodities, su impacto en los precios internacionales y las regalías nacionales, las dificultades de transición y “plan B” para una nueva e inédita matriz energética material “renovable” después de 2 siglos de capitalismo industrial y siendo más de 7.6 mil millones de humanos con perspectiva de crecer 2 o 3 mil millones más, después del 2050 y a finales del siglo.

La ausencia de medidas efectivas (¿Geoingeniería sola…? ¿Tratado de París y Protocolo de Kioto…? ¿Objetivos del Milenio y Desarrollo Sostenible…?) y el carácter suicida de los gobiernos capitalistas de la ONU y el empresariado mundial para lidiar con el cambio climático crónico y multidimensional que ya está afectando de decenas de miles de personas y trabajadores en urbes, zonas costeras y campos por doquier.

Todos estos procesos complejos, desiguales y combinados, están relacionados íntimamente con la sobreproducción capitalista, la explotación irracional de la naturaleza y su destrucción antiecológica para la tasa de ganancia y la acumulación del capital como fin en sí en toda la sociedad mundial. La crisis ambiental y ecológica se conjuga e interrelaciona con una serie de crisis cíclicas económicas de corte comercial y financiero, locales, regionales y globales (2007-2008, la más reciente y de magnitud de la del 29; hipótesis de una nueva recesión mundial en los prox. 5 años o década), planes de ajuste y privatización de los servicios sociales (agua, luz, gas, electricidad, salud, vivienda, educación, pensiones, etc), las guerras imperialistas y capitalistas por los recursos naturales y sociales.

Las secuelas de todo esto y afectación a nuestra clase social son la fractura neocolonial del Norte-Sur; la desnutrición, el hambre y la sed; el desempleo, los salarios precarios, carestía material y desigualdades sociales multimodales; éxodos migratorios colosales y afecciones a la salud pública; destrucción de territorios y hábitats, deudas hipotecarias y déficit de vivienda popular; asesinatos y torturas, violencias multimodales y opresiones (género, sexual, racial, etc); corrupción institucionalizada; etc. Los padecimientos de ansiedad climática, estrés laboral y síndrome burnout, trastornos mentales y psicológicos, enfermedades ocupacionales y físicas, suicidios y adicciones, etc, son la muestra de esta decadencia y barbarie capitalista, profundizada como nunca antes.

Todo esto pone en serio riesgo civilizatorio, como nunca antes y de modo inédito, la liberación social integral y necesidades materiales de los trabajadores y sus aliados populares, la especie humana y el resto de especies animales y vegetales del planeta. En aras de abordar los problemas más urgentes e inmediatos de la humanidad, los «materiales», es menester que los trabajadores y sus vanguardias estudien, conozcan y analicen críticamente, toda una serie de teorías socionaturales y evidencias empíricas sobre riesgos civilizatorios y peligros globales, colapsos socio ecológicos, tipos de crisis sistémicas, transiciones de sistemas complejos y posibilidades de extinción, escenarios de gestión de recursos y entropías, crisis capitalista y transiciones post-capitalistas, de autores tales como:

Paul Crutzen, Will Steffen y James Hansen, Mark Lynas; Jared Diamond, Joseph Tainter y Luke Kemp; McAnany Patricia y Norman Yoffee; Pablo Servigne y Raphaël Stevens, Raphael Stevens, Carlos Taibo, Manuel Casal Lodeiro, Renaud Marcovaldo;  Antonio Turiel Martínez, Ferran Puig Vilar, Richard Heinberg, Antonio García-Olivares, Dmitry Orlov; Jorgen Randers, Dennis Meadows y William Behrens, Giorgos Kallis;  Emilio Santiago Muiño, Jorge Reichmann, Ramón Fernández Durán, Alberto Matarán y Oscar Carpintero; Ramon Sans Rovira y Elisa Pulla Escobar; Richard Wolff, Michael Roberts, David Harvey, Wolfgang Streeck; Miguel Fuentes y Manuel Baquedano Muñoz; Eric A. Schutz, Michael Löwy, John Foster, Christian Stache, Andreas Malm, Fred Magdoff, Daniel Tanuro, etcétera.

El imperialismo decadente, a veces llamado neoliberalismo, ha hecho aparecer, como nunca antes en la historia pero semejantes a otros tiempos de transición, versiones de socialismos utópicos por doquier (v.g. decrecentistas; ecosocialistas; neoanarquistas, primitivistas, indigenistas y comunitaristas; posmodernistas, etc) y también no pocos capitalismos utópicos y distópicos (v.g. tecnolátricos verdes neoliberales; colapsistas; ecofascistas; neomalthusianistas y neodarwinistas, escatologías religiosas y apocalípticas, etc). Ese menester que el socialismo científico en reconstrucción, el marxismo revolucionario disipe la apariencia de la realidad, conozca, reabsorba los contenidos materialistas y critique estas ideologías, pero sobre todo, ofrezca una alternativa de transición anticapitalista a la clase obrera mundial y los pueblos oprimidos.

Todas estas teorías socionaturales interdisciplinares con distintos sesgos e intereses de clase, pronósticos, evidencias empíricas y modelos de sociedad, estudian las transiciones y magnitudes de las crisis sistemáticas. El marxismo, patrimonio cultural de la clase obrera mundial, es el pionero de estos estudios materialistas y el único que está a la altura del análisis científico y la política revolucionaria, al indagar las causas materiales y subjetivas, desiguales y combinadas, de la transición de un modo de producción a otro en determinadas zonas geográficas y sistemas, períodos históricos y épocas, por distintos factores concretos, particularidades y generalidades, inclusive cambios de regímenes políticos, caídas de gobiernos y las revoluciones en la naturaleza, las ciencias y la sociedad. El rol de la lucha de clases y las contradicciones de las relaciones sociales de las fuerzas productivas (naturaleza, seres humanos y técnica) en todos estos procesos como una totalidad viva y compleja.

El marxismo revolucionario fue la primera corriente sociopolítica y científica que mostró una teoría del colapso del capitalismo verificable basado en el desarrollo objetivo de las fuerzas productivas del capital, los límites históricos[6] de sus fuerzas destructivas y las relaciones sociales entre las clases actuantes y sus condiciones materiales de existencia. Las crisis cíclicas de valorización catastróficas de sobreproducción y sobreacumulación, el factor subjetivo social y político crucial de las revoluciones proletarias y populares con partidos organizados de clase y masas movilizadas en una guerra social prolongada (ahora estamos llegando a las «últimas batallas»). El trabajo como sepulturero activo del capital y el capital mismo en factor objetivo de crisis social (y ahora de crisis natural: «cambio climático antropogénico») en la lucha de clases económico-política de guerras, crisis y revoluciones.

Lea también  Colombia | #12S Libertad para Daniel Ruiz

No en vano nos llamaron ‘catastrofistas’[7] y otros epítetos por señalar con objetividad la crisis estructural capitalista y sus estragos, pero estamos dejando de ser un demodé y algunos sectores de opinión pública empiezan a hablar del colapso civilizatorio de la civilización industrial contemporánea, del sistema capitalista existente, incluso a representar y consumir en las artes estos escenarios, dados los desastres ambientales y tragedias sociales que a diario se ven en los medios, se viven y se estudian sus causas. Pero las derrotas, errores sectarios y rezagos programáticos, nuestra ceguera ignorante y negacionismo, ya tienen un costo político inmenso y también un beneficio, según la ley del desarrollo desigual y combinado, si abrimos los ojos de una vez por todas y reconocemos nuestros errores y los corregimos, a pesar de la tardanza.

Si los trabajadores no luchan con más tesón y se rebelan lo más pronto antes, durante y después del posible proceso de colapso socioecológico del capitalismo, su crisis civilizatoria…estamos re-jodidos. El retraso contrarrevolucionario que supuso el stalinismo en el siglo XX y la derrota del proletariado mundial con la restauración capitalista en Europa del Este, el Sudeste Asiático y el Caribe, tiene costes históricos. Vamos a la profundización (ya la estamos viviendo) de la barbarie contra la clase obrera y los sectores populares, sobre todo en los países semicoloniales pero también en los imperialistas. Vamos a holocaustos masivos de pobres y la posibilidad real de la auto-extinción humana o una supervivencia de unos pocos, en su mayoría capas ricas y sectas ecofascistas.  Si el proletariado y su vanguardia de clase no conquistan el poder político en algún país en las próximas décadas y este siglo, abriendo un nuevo Octubre rojo global, es probable que, por mor de la crisis socioecológica, la civilización humana colapse, se degrade y finalmente se extinga. El triunfo de la barbarie.

Esta es la nueva magnitud del «peligro inminente» (dice el científico de la NASA, Joseph Hansen) y queda poco tiempo, muy poco tiempo, en términos históricos (contrarreloj, contratiempos). Cada año, quinquenio y década que pasa sin un cambio revolucionario, sin una Revolución de Octubre y la tardanza, postergación, conjuración o desviación desde la segunda posguerra de numerosos procesos revolucionarios, es más y más catastrófica en términos sociales y ambientales: “Los pueblos del mundo tendrán que pagar con nuevas guerras y revoluciones los crímenes históricos del reformismo” (Trotsky, La revolución traicionada, 1936). Tengamos absoluta consciencia de ello y del peligro inminente, preparémonos para lo que venga, sea lo que sea. Vivimos en tiempos en que no hay ya nada que perder y sí todo que dar. Ningún momento en la historia fue tan necesario y urgente el instrumento partidario (la Internacional) y las organizaciones de masas combativas (movimientos) por la resistencia, la revolución social y las condiciones materiales de existencia básicas. Nuestra última oportunidad de vencer.

Nahuel Moreno advertía ya en 1982 con literalidad materialista en una conferencia internacional de dirigentes revolucionarios de más de 15 países en la ciudad de Bogotá, Colombia: “En su agonía, el capitalismo amenaza llevar junto con él la humanidad a la tumba. O, en el mejor de los casos, hundir a la gran mayoría de ella en un abismo sin fondo, de barbarie, miseria y degradación…sólo es posible formular los más negros pronósticos [objetivos], si la revolución socialista mundial no logra revertir este proceso [destructivo]” (Véase, Tesis de Fundación de la LIT-CI, #11982)[8].

Pese a la urgencia e impaciencia sensata, no hay que dejarse llevar por el nihilismo y derrotismo, el pesimismo e irracionalismo, tan característico de las fracciones pequeñoburguesas y burguesas degeneradas. Sobre todo, sucumbir y capitular a la ceguera y retraso ideológico de las direcciones tradicionales y emergentes del movimiento de masas y la izquierda. Su anticientifismo idealista y desprecio por la teoría revolucionaria, electoralismo e inmediatismo gremialista, su programa mínimo democratizante y de acción a corto plazo, nos lleva a derrotas estratégicas. Estas direcciones traidoras, negacionistas e ignorantes (tanto reformistas como centristas; tanto pequeñoburguesas como obreras[9]) constituyen un serio obstáculo en la lucha contra los gobiernos del capital y la burguesía en tanto que clase, la lucha por el poder obrero-popular y la preparación para enfrentar el colapso capitalista en un periodo de transición tortuoso e impredecible.

Siguiendo a León Trotsky, hoy es más que necesario y urgente una revolución antiburocrática al interior de las organizaciones sociales y políticas de los trabajadores. Un programa obrero revolucionario de transición actualizado y de combate, una nueva internacional proletaria de partidos antisistema y movimientos –como la III Internacional fundada hace un siglo, en 1919– para la revolución socialista mundial en el siglo XXI y el enfrentamiento del colapso socio ecológico (o bien sistémico) del imperialismo, la fase superior y final del capitalismo. La era viva de las crisis, guerras y revoluciones. Hoy más que nunca es verdadero el postulado en su magnitud extrema de que “la crisis de la humanidad se reduce a la crisis de su dirección revolucionaria” (León Trotsky, Programa de transición, 1938).

Las Primaveras Árabes, las huelgas laborales y las huelgas climáticas de la juventud, las movilizaciones masivas y resistencias a los planes de ajuste en los cuatro continentes, las rebeliones a dictaduras y las más de 10 revoluciones en este siglo (la más reciente: Sudán y Argelia), muchas de ellas armadas. Las caídas de gobiernos, gabinetes ministeriales y renuncias de presidentes y tensiones (Puerto Rico, Corea del Sur y Hong Kong), marcan el camino de lucha ante un enemigo descomunal que viene ganando y asestándonos duros golpes. ¡Reina un caos debajo de los cielos, la situación es excelente! Aprovechemos las pocas o muchas oportunidades que nos quedan.

Solo la revolución socialista integral de los trabajadores y sus aliados populares, la conquista del poder urgente, la instauración de nuevos gobiernos revolucionarios con organizaciones democráticas de doble poder de masas y economías planificadas ecológicas, podrán salvarnos. Es decir, una serie insurrecciones de masas dirigidas por partidos socialistas de combate, rememorando al genio político de Lenin y la revolución permanente de Trotsky, pueden librarnos de la profundización de la barbarie existente –al parecer, ya estamos en las fases iniciales de ella o desarrollada desde el siglo XX, véase entre otras, la hecatombe de Siria, Palestina, Irak y Afganistán; desastres ambientales y sociales, etc–. Un panorama cualitativo mucho más dantesco que el que imaginó Rosa Luxemburgo durante la primera guerra mundial y su analogía con el colapso decadente del Imperio Romano. Mucho más trágico que el que tuvieron que vivir Lenin y Trotsky, y los revolucionarios de la segunda posguerra con las bombas nucleares, las invasiones imperialistas y las guerras revolucionarias, mucho más trágico que el de Marx y Engels con la miseria fabril decimonónica.

Es probable que el empeoramiento de la crisis civilizatoria capitalista, traiga consigo un efecto doble. Por un lado, el efecto positivo del colapso progresivo del sistema de los últimos 500 años por las luchas de resistencia y revolucionarias de los pueblos y el proletariado favorecido con el factor desestabilizador socio-ecológico. Los obreros y oprimidos no tienen nada que perder con el fin y derrumbe de este putrefacto sistema y deben contribuir a sepultarlo lo más pronto, aprovechando los factores objetivos de crisis socionaturales, porque el capitalismo no morirá de muerte natural automática, como creen los reaccionarios colapsistas. Por el otro, el efecto negativo del contragolpe regresivo y brutal de la contrarrevolución. El severo deterioro, escasez y socavamiento de las fuerzas productivas, la naturaleza, el trabajo vivo y la técnica, diría Marx. Toda una lucha de clases viva y una infraestructura económica y producción material en transición y bifurcación.

Lea también  Ante las amenazas contra FECODE, hagamos un septiembre de luchas

Una devastación del planeta nos lega el capitalismo moribundo, con una clase que se niega a perecer y amenaza con agudizar la crisis climática y social de manera barbárica, a toda costa, con tibias reformas para conjurar el monstruo que ha creado, todo un aprendiz de brujo, al estilo de Goethe. Para parafrasear un famoso guerrillero proletario antifranquista, la burguesía puede echar en pedazos regiones considerables y la tierra entera antes de abandonar el escenario de la historia, pero los obreros no debemos temer miedo a las ruinas porque llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones y somos constructores innatos y mejores. Ese mundo socialista está creciendo a cada instante, en el cascarón del viejo mundo. Todo un parto civilizatorio, que puede ser abortado o no. El capitalismo puede perecer y dar origen a un orden social nuevo de múltiples contradicciones o simplemente ser el último modo de producción de la historia humana, ambas posibilidades históricas están abiertas.

Salvar nuestro hábitat, el planeta, y nuestras vidas materiales. Este es el real derrotero estratégico de nuestro siglo y de los trabajadores, el socialismo, un parto contingente doloroso en que puede nacer una vida, deformada o no, o morir el niño y su madre y padre. La lucha por una nueva sociedad mundial sostenible sin capitalistas en el poder es nuestro derrotero. Parafraseando a Moreno, podemos vencer, no hay ley determinista de la historia, ni dios, ni factor climático-energético ni científico ni político que diga que no podamos triunfar. Las leyes objetivas de la naturaleza y la sociedad las usaremos a nuestro beneficio en la intensificación de la lucha de clases por muy adversas que sean las condiciones materiales de existencia, solo el derrotismo colapsista nos condena de antemano, al igual que el imperialismo. No tenemos fe religiosa en la clase obrera ni confianza metafísica  en la entelequia de la revolución pero sí confianza formativa de esta, criticidad y autocriticidad (sus errores organizativos, etc) voluntad de cambio en que, tras una serie compleja y dialéctica de las derrotas y victorias, nuestra clase y su vanguardia revolucionaria en construcción se reponga y no sea tan limitada y tan estúpida como para no despojarse y sepultar a una clases dominantes minoritarias parasitarias (entre el 1% y el 30% de la población gran burguesa, medio burguesa y pequeñoburguesa de estratos superiores) y crear una nueva sociedad de transición, al vivir en sus carnes los efectos devastadores del capitalismo moribundo y estar en sus fauces…será un placer hacer tragar todas sus heces a los colapsólogos y capitalistas, tanto de derecha…como de izquierda.

Para ellos es más fácil pensar en el fin del mundo que en el colapso del capitalismo, diría Fredric Jameson y Joel Kovel, y también es más fácil lograr una “comunidad resiliente” en una transición facilista (i.e. socialista utópica) de sus modelos post-capitalistas, luego del susodicho colapso penitente y sanador, que sería una tragedia social de proporciones históricas. Sus salidas son francamente utópicas y “realistas” contrarrevolucionarias, sin perder de vista el éxtasis autoritario por las distopías y su tufillo eco-fascista por el colapso (v.g. Miguel Fuentes, entre otros): “Su autoalienación ha alcanzado un grado que le permite vivir su propia destrucción como un goce estético de primer orden. Este es el esteticismo de la política que el fascismo propugna” (W. Benjamin, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, 1936).

Aun si hipotéticamente estuviésemos ya, desde los 90’s (o antes, desde los 70’s) y en los próximos 15, 30 o 50 y 80 años en punto de no retorno e irreversible en términos de degradación ambiental y social en el 2050 y el 2070, luego de la segunda mitad del siglo XXI u otra fecha pesimista, optimista o realista, la cual varía según los pronósticos científicos y políticos materialistas, al igual que las profecías religiosas y predicciones pseudocientíficas idealistas y supersticiosas populares.

Así fuese lamentablemente inevitable el colapso socio ecológico (o socio – natural) sin ninguna revolución triunfante y por una serie de derrotas tras de sí, una forma en que el fin del capitalismo se conjugara con el fin de la civilización. Aun en ese escenario desfavorable hipotético, el peor que podamos imaginarnos y posible, con el doble de fuerza y convicción habría que luchar por el imperativo de la supervivencia material de los explotados y oprimidos, para enfrentar la contrarrevolución imperialista y fascista. Colapsar mejor, mal ineludible menor, luchar por la minimización de los daños a nuestra clase, pues no todo está perdido y la lucha de clases no acaba.

La revolución permanente y el método del programa de transición no dejan de tener vigencia en un escenario pre colapso, colapso del capitalismo y transición post-colapso, a menos que triunfe la extinción humana y la crisis socioecológica degrade la vida humana, tan solo deben actualizarse y adecuarse al contexto de la lucha de clases final y los peligros civilizatorios socioecológicos del imperialismo senil. La dictadura transicional revolucionaria del proletariado, su terror rojo, es más necesaria que nunca. El armamento militar de los trabajadores y las insurrecciones sociales armadas, la economía planificada radical de todos los aspectos de la vida social (e.g. natalidad, etc) y sustentable con planes de choque y de emergencia. La internacional de partidos centralizados de trabajadores y movimientos, la democracia obrera de nuevos estados socialistas federados entre sí. La guerra civil a muerte, obrera y popular, contras los capitalistas y las sectas ecofascistas de derecha e izquierda, son la única salvación realista terrenal y no metafísica que nos queda a los mortales. Salvo el poder, todo es ilusión.

Tras un escenario de luchas contingentes decisivas, ojalá triunfantes en la estrategia, la apuesta sería construir y arar en una nueva base ecológico-económica degradada totalmente inédita, contrario a lo que creyeron nuestros maestros pensadores socialistas clásicos del siglo XIX y XX, para la construcción contingente pero necesaria de una sociedad socialista y sus fuerzas productivas menguadas en un escenario de escasez (hipótesis materialista) y quizás para dar las últimas batallas obreras y populares antes que todo perezca o en el menos peor de los casos para que todo renazca (por-venir). Luchar, luchar y luchar con rabia hasta la muerte. Voluntad proletaria de vivir, instinto de clase de conservación, supervivencia a toda costa en la tierra y de ser posible en otro planeta, cuando dejen de existir las condiciones de habitabilidad humana y podamos preservar y mejorar nuestros nichos tecnológicos. Un acto de dignidad humana de los de abajo o al menos una franja masiva no lumpenizada de ella ante el escenario de la crisis civilizatoria capitalista a todo nivel.

Lea también  Colombia | Ni una guerrilla, ni un partido de rodillas

Como diría nuestro Gabo, en una suprema actitud humanista y anti-nihilista, ante la espada de Damocles del peligro termonuclear de su corto siglo y rememorando a su maestro Faulkner: “¡Me rehúso a aceptar el fin del hombre…!” (La Soledad de América Latina, Discurso Nobel ante la Academia Sueca, 1982).

Pues bien, trabajadores de todo el mundo y revolucionarios, si la gran familia humana desea tener una segunda oportunidad sobre la Tierra, afrontemos pues el peligro civilizatorio de nuestro siglo XXI, rehusándonos a perecer, es decir, a ser derrotados no por la “naturaleza” sino por el frente contrarrevolucionario de la burguesía moribunda y la pequeña burguesía nihilista en la lucha de clases en ciernes y final.

Fuente: https://blogsocialist21.wordpress.com/2019/08/01/llamado-urgente-la-clase-trabajadora-y-la-izquierda-ante-el-colapso-social-y-ecologico-del-capitalismo/?fbclid=IwAR1IcigT6ihHLxJxE-VhOhdnjKImM42J1eq13n9WlfAoZpWa5ifVjliemmM

Notas

[1] Trotsky, L. Los cinco primeros años de la Internacional Comunista, Edicions Internationals Sedovs, 1921/2017, pág. 162.

[2] Moreno, N. Tesis de Fundación de la Liga Internacional de los Trabajadores, #1, 1982.

[3] Wilke, Carolyn. CO2 emissions are on track to take us beyond 1.5. degrees of global warming. Disponible en Science News: https://www.sciencenews.org/article/co2-emissions-global-warming?fbclid=IwAR2FEak3juSfrjL8jFcE-WVM4ctk20pScOfoeSIc1zW22kjdtx3mc0Uop18

[4] Martins, Alejandra. Qué consecuencias tiene que hayamos superado el récord de CO2 en tres millones de años. Disponible en BBC News Mundo:  https://www.bbc.com/mundo/noticias-48283274

[5] Iturbe, Alejandro. ¿El fin del petróleo? Disponible en Marxismo Vivo – Revista Teórica de la LIT: http://marxismovivo.org/wp-content/uploads/2018/12/Primera-Epoca/ESP/MV12/mv12/mv12esp.pdf

[6] Algunas de las contradicciones sistémicas del capital que generarían su crisis estructural según el método marxista son: la ley de la caída tendencial de la tasa de la ganancia, la ley de la concentración-acumulación del capital y la miseria relativa creciente de la clase obrera y las masas; la tendencia a la socialización de la producción (el trabajo social) frente a la apropiación de la propiedad privada; el peso superior de las fuerzas destructivas sobre las fuerzas productivas en una fase desarrollada del capital (vg. capital financiero); la atadura del desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción; el aumento desigual y combinado del nivel conciencia de clase y organización social y política del proletariado frente a las fuerzas del capital; etc.

En 17 contradicciones del capitalismo y fin del capitalismo (2014, Cap. III), desde una teoría económica marxista del valor-trabajo y financierista («capitalcéntrico»), David Harvey niega o al menos es escéptico a una hipótesis colapsista o catastrofista del capital por factores ambientales por las oportunidades de inversión, adecuación tecnológica y acumulación del capital en medio de desastres, tal vez por su postura como geógrafo y su reformismo de izquierda. No obstante el autor sí señala las “contradicciones peligrosas” del crecimiento exponencial del capital en relación con la expoliación de la naturaleza y los límites acumulativos (por desposesión), cruciales para una transición anticapitalista.

Sobre las relaciones de crisis entre capital – naturaleza, en los últimos veinte años, los marxistas han venido planteado: el quiebre metabólico de la sociedad y la naturaleza en la producción inmanente capitalista; la contradicción entre las condiciones de producción material y las condiciones de reproducción ecológica; la ecología del capital y los límites de la biosfera; la unión de la crisis social y la crisis ecológica desde un vector de clase y de los valores de uso y de cambio, etcétera.

[7] En Reforma y revolución (1899), capítulo IV de la parte II (a veces aparece como epílogo), Rosa Luxemburgo, ya hablaba sobre la teoría marxista ortodoxa sobre la crisis capitalista (más allá de su carácter “cíclico” y “plural”) en los términos del “colapso del capitalismo” (Der Zusammenbruch), traducida erróneamente al español como hundimiento.

En La doctrina socialista (1899), Capítulo II, a), el primer Karl Kautsky polemiza con el revisionista Bernstein al hablar de la teoría marxista del derrumbamiento del capital, uniendo los factores objetivos y subjetivos, contra la burda crítica sobre la supuesta teoría objetivista-fatalista de la necesidad del socialismo por causas económicas de Marx y Engels.

El Manifiesto de Zimmerwald (1915), escrito por Trotsky en nombre de socialistas antiimperialistas de once países, también habló del “colapso de la civilización” en la plena carnicería de la Primera Guerra Mundial.

Los debates energéticos, ecológicos contemporáneos y sistémicos, vienen a enriquecer la teoría materialista sobre la crisis estructural (o colapso) del capital como sistema y la transición socialista, ergo, la teoría de la revolución permanente y el comunismo. Es menester que el marxismo ortodoxo, es decir, el materialismo histórico dialéctico, actualice estos dos polos sociedad – naturaleza de una misma realidad procesual y a la par critique tanto el colapsismo pequeñoburgués y burgués como el revisionismo anticatastrofista (Rolando Astarita, etc). Es hora de abordar seriamente la economía, la política y las ciencias (naturales y sociales) como un todo complejo.

[8] Mahecha, Eduardo (2019). Nahuel Moreno sobre la ecología y la crisis del capitalismo mundial (2019). Disponible en Blog Socialist XXI: https://blogsocialist21.wordpress.com/2019/04/21/nahuel-moreno-sobre-la-ecologia-y-la-crisis-del-capitalismo-mundial/

[9] Hechos recientes de la ‘crisis de la izquierda’ mundial: división fraccional interna del Partido Obrero (PO) de la Argentina por el régimen interno, el electoralismo del FIT (en especial, del PTS), la adaptación al régimen democrático burgués y modo de luchar contra el ajuste de Macri, 2019; la ruptura fraccional del Committee for International Workers (CIW) en Europa por cuestiones políticas y metodológicas, 2019; disolución de la International Socialist Organization (ISO) en USA, 2019, por vicios oportunistas frente al Partido Demócrata (corriente SDA, Ocasio-Sanders, sectores oprimidos) y atentados a la moral revolucionaria (violación sexual encubierta por la dirección, etc); ruptura 2016 del PSTU Brasil, donde un sector vira al oportunismo del PSOL; expulsión del Secretariado Unificado europeo (FI, ecosocialista) a un sector centrista que está en contra de la política de los partidos amplios y por la dictadura del proletario, salida del MST Argentino del SU y creación de la LIS, 2018-2019; debacle electoral de Podemos, Syriza y el NPA, crisis del neoreformismo y corto auge del mismo en los países; ascenso de Trump y la nueva derecha, crisis y degeneración del nacionalismo burgués en Venezuela (dictadura madurista), Nicaragua (la rata de Ortega), Honduras, etc; ruptura del partido FARC Colombia, integración al régimen y fragmentación del stalinismo mundial, en especial, en la India y Nepal, etcétera.