Compartir

El 28 de abril se cumplieron 7 años de la desaparición de nuestra compañera Carolina Garzón Ardila. Su desaparición ocurrió en extrañas circunstancias en la ciudad de Quito, Ecuador, en 2012. Hasta el momento no ha sido posible encontrar ninguna pista de su desaparición.

A 7 años de su desaparición, exigimos respuesta de los gobiernos de Colombia y Ecuador.

Por PST-Colombia

Carolina se encontraba estudiando en la Universidad Distrital y planeaba pasar una temporada en Ecuador para luego regresar a continuar sus estudios. Lamentablemente, y como suele ocurrir de un momento a otro, desapareció. Carolina Garzón es recordada por ser una joven luchadora, que participó activamente en muchos procesos de movilización y lucha estudiantil en Colombia.

El tema de la desaparición de Carolina, ha sido replicado en muchos países con el fin de presionar a los gobiernos de Colombia y Ecuador, para que realicen una búsqueda seria y permanente de nuestra compañera, que permita dar luces de su paradero y de los responsables de su desaparición. Sin embargo, esto no ha sido suficiente y ambos gobiernos han querido archivar el caso, como el de muchos otros desaparecidos. Ambos gobiernos han evadido la responsabilidad y desde el inicio se han cometido toda clase de irregularidades e inconsistencias durante su búsqueda e investigación.

No descansaremos hasta encontrar a Carolina, no aceptamos que su desaparición siga siendo estigmatizada por el hecho de ser mujer o por viajar sola. El Estado debe responder por su desaparición y por todas las demás. Las desapariciones son un claro ejemplo de las diferencias de clase. Es por eso cuando un trabajador, o el hijo de un trabajador, desaparece, no hay ninguna voluntad política para encontrarlo. Seguiremos en la búsqueda de nuestra compañera cueste lo cueste, acompañando a su familia y reivindicando su aparición con vida.

Lea también  ¿Salir o no salir a las calles? Protestar para exigir una cuarentena con garantías

¡Si luchamos como hermanos, a Carolina la encontramos!
¡Que aparezca con vida, Carolina Garzón!