Compartir

Nuevamente el magisterio sale a las calles para luchar contra las nefastas políticas del gobierno, ahora contenidas en el Plan Nacional de Desarrollo de Iván Duque. En el plan se configura la contra reforma educativa que viene en curso desde el gobierno Pastrana, y la contra reforma laboral iniciada al amparo de la constitución del 91 y las leyes de la llamada apertura económica. En síntesis, medidas en contra de los trabajadores y los pobres, para favorecer a los empresarios y a los ricos. Desarrollo para la burguesía y miseria para los trabajadores.

Por Unidad Docente – Partido Socialista De Los Trabajadores, 19/03/2019.

El plan de desarrollo muestra la catadura de este gobierno, que pretende profundizar la desigualdad, descargando la crisis económica recurrente sobre los hombros de trabajadores y pobres, atendiendo juiciosamente los mandatos de la OCDE, BM, el FMI para “recuperar la economía”, e impulsar el “desarrollo”. Es decir para recuperar la tasa de ganancia, recortando salarios y prestaciones.

Dicho plan desfinancia la educación pública y le da más cabida a la inversión privada a través de las APP, mediante un modelo de escuela correspondiente con las necesidades del mercado, fortaleciendo la educación como negocio de particulares. Así, entonces, no se garantiza el preescolar de 3 grados, ni la educación media, a cargo del estado, mucho menos la educación superior.

El paro del Magisterio, es convocado en medio de la recién iniciada negociación de los pliegos de peticiones, de Fecode, ADE y sindicatos regionales de maestros, así como de los sectores estatales, en el marco de la falaz normatividad nacional para la negociación de pliegos y de las múltiples normas internacionales sistemáticamente desconocidas por los gobiernos burgueses. En medio también, de la ofensiva del gobierno contra la JEP, contra la estabilidad laboral, contra los salarios y las pensiones, con la feroz represión a las protestas de los indígenas del Cauca, por salir a defender sus derechos, tales como la vida, la Tierra y los recursos naturales.

Lea también  Saludo de la CSP-Conlulas a la Asamblea de los chalecos amarillos en Francia

El Centro Democrático y Uribe han desarrollado una ofensiva contra la libertad de cátedra de los docentes en la educación pública, denunciando un supuesto adoctrinamiento en “ideas de izquierda”. Esto se potenció este año con el proyecto de ley (ya retirado) con que pretendían cercenar la libertad de cátedra en la educación pública y el reciente tweet de Uribe pidiendo financiación pública para que estudiantes de bajos recursos vayan a colegios privados, donde supuestamente no hay adoctrinamiento.

El pliego

El pliego de Fecode y el “plan de lucha” no se corresponden con la realidad descrita. Es un pliego lleno de generalidades y planteando como eje un concepto ambiguo: La dignidad. “Dignificación de la profesión docente”, condiciones dignas para los docentes provisionales, Salario digno, salud digna, condiciones dignas de ascenso, condiciones dignas para la jornada única, pero que no se refiere a las exigencias concretas.

El magisterio y la educación pública requieren del planteamiento de exigencias tales como: Nombramiento en propiedad de los maestros provisionales, y de las maestras de apoyo, hoy tercerizadas, duplicación del número de orientadores, nombramiento de docentes de artes, idiomas, educación física, informática, tecnología, para preescolar y básica primaria, duplicación del presupuesto para las instituciones educativas y devolución de los dineros recortados, recuperación de las instituciones educativas especializadas en atención de estudiantes con necesidades educativas especiales y discapacidades, reducción del número de estudiantes por curso y duplicación del número de aulas escolares.

Desde el magisterio exigimos, que el problema presupuestal no esté amarrado al SGP el cual es una herramienta del estado para reducir el presupuesto de salud, educación y saneamiento , una reforma es insuficiente, lo que se necesita es que el estado gire directamente el presupuesto y que sea por lo menos el doble de lo que hoy se gira.

El pliego se limita a exigir mejores condiciones en evaluación y jornada única, mientras la base del magisterio rechaza estas políticas que impiden el derecho al ascenso y traen flexibilización laboral.
Levanta la exigencia de continuar con la comisión tripartita sobre la base de una nefasta propuesta de estatuto docente de la dirección de Fecode y se abandona la lucha por la derogatoria del estatuto 1278, de la evaluación de desempeño y la ECDF.

Lea también  Plenario Nacional Sindical y Popular fortalece la preparación de la huelga general por la base

En cuanto a salud el pliego se limita al cumplimiento y vigilancia de los términos de referencia, cuando el problema de fondo nunca se trata, en cada negociación se exige lo mismo en salud, mientras los maestros mueren en trámites para acceder al servicio y recorren el “paseo de la muerte”. Exigimos que el estado responda directamente por la prestación de los servicios médico asistenciales. Recuperación de la red hospitalaria pública.

Exigimos democracia sindical, de elección democrática de los negociadores del pliego, negociación ad referéndum y que sean las bases quienes decidan los objetivos, las acciones y las negociaciones en asambleas deliberativas.

Las actividades de movilización deben ser parte de un plan de lucha y preparación con las bases, del paro nacional del 25 de abril, donde el magisterio y Fecode deben liderar y poner al servicio del paro toda la capacidad organizativa, ya que somos el mayor sindicato, el sector de trabajadores más organizado y quienes podemos conducir un plan de lucha contra el gobierno, desde cada rincón del país. Hay que echarle cebo al candil. Recuperemos la movilización callejera como método de lucha para derrotar la explotación, no para concertarla. Unifiquemos la lucha y el pliego con los trabajadores estatales.

En defensa del derecho a huelga, rechazamos lo firmado en 2017, donde se acuerda que la educación es un servicio público esencial. En los acuerdos debe quedar claro que no habrá reposición de tiempo y que la definición del manejo académico y pedagógico no estará al arbitrio de las administraciones regionales.

Exigimos que regresen las asambleas deliberativas, y decisorias, el debate político, y la libertad de crítica al sindicato en concordancia con la libertad de cátedra, porque no somos borregos ni nos queremos dejar adoctrinar de la burocracia sindical.

  • Contra el PND, en defensa de la educación pública, y de la libertad de cátedra, abajo el gobierno autoritario de Duque
  • Recuperación de la democracia sindical: “Todo el poder a las bases” ¡No a las asambleas de montonera en “jornada única! ¡Presupuesto para la educación pública!
  • Abajo los convenios y concesiones con la empresa privada!
  • ¡Abajo la Jornada única! ¡Respeto por la jornada laboral de los maestros(as)!
  • ¡Abajo la ECDF! Ascenso por estudios y experiencia!
  • ¡Sistema único nacional de salud a cargo del Estado! No más intermediación!
  • Exigimos disolución del ESMAD
  • Apoyemos la justa lucha de los indígenas del Cauca
Lea también  Siete años de la desaparición de Carolina Garzón

¡Vamos al paro nacional del 25 de abril, preparado por las bases!