Compartir

A dos meses de la posesión del presidente Iván Duque Márquez ya ha dado suficientes muestras del talante antidemocrático de su gobierno. Él, junto a su reaccionario gabinete de ministros, anunciaron un recorte presupuestal para la ciencia y la cultura, mientras refuerzan el presupuesto militar de defensa, usando la crisis venezolana como excusa. Esto se traduce en una profundización de la crisis financiera de las Universidades públicas, la cual asciende exponencialmente desde 1992, hoy la deuda y desfinanciación asciende a más de 16 billones de pesos.

Autor: Unidad Estudiantil UNES – Unidad Docente PST

Afortunadamente, la respuesta de la comunidad universitaria, en especial de los estudiantes, no se ha hecho esperar: en las últimas semanas, recogiendo el impulso tomado por el ENEES (Encuentro Nacional de Estudiantes de la Educación Superior), ha habido procesos de movilización y asamblearios locales en muchas universidades del país, donde la crisis financiera de las universidades públicas y todos los problemas que derivan de aquella, se han puesto en boca de todos. A su vez, los profesores y trabajadores han manifestado preocupación por la situación crítica y simpatía con el proceso que empieza a forjarse.

El ENEES, consciente de la grave situación que atraviesan las universidades públicas, convoca a una movilización nacional en su defensa para este 10 de octubre. La discusión en las distintas universidades ha fortalecido la convocatoria, a tal punto que la reunión de la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior (UNEES) ha definido un paro nacional de la educación superior a partir del 11 de octubre. Llamamos a participar masivamente a nivel nacional de esta movilización, y a que todas las universidades confluyan en la convocatoria al paro, en unidad triestamentaria.

Lea también  Caravana de inmigrantes hondureños hacia EE.UU: “No nos vamos porque queremos, nos expulsa la violencia y la pobreza”

Recordemos que Duque proviene del sector burgués uribista agrupado en el Centro Democrático, así que, para que triunfe la lucha estudiantil, para que el pliego de exigencias de 10 puntos levantado en el ENEES sea por lo menos escuchado, se hace imperativo no ceder un milímetro en la movilización, la cual debemos mantener después del 10 de octubre. Debemos ser conscientes que este gobierno, al igual que los anteriores, quiere desmantelar la educación pública, aislarla del pensamiento crítico y mercantilizarla al mejor postor, sujeta a la capacidad de pago.

Igualmente, es necesario fortalecer el proceso de organización democrática y de base, para que el propio movimiento se nutra diariamente de la más amplia participación: que la recién fundada UNEES se convierta en la organización gremial de los estudiantes con capacidad decisoria democrática, y construya, al calor de la lucha, consejos estudiantiles en cada uno de los programas a nivel nacional, reconocida por el Estado y con congresos-asambleas periódicas.

Debido a la importancia y la envergadura de la lucha estudiantil universitaria, existe la oportunidad de que esta se convierta en la vanguardia de una lucha unificada del sector educativo contra Duque. Llamamos a que el magisterio a través de FECODE, el SENA, las universidades privadas y los estudiantes de secundaria, confluyan sus reivindicaciones con las de los universitarios y se sumen cuanto antes a un Paro Nacional de la Educación votado democráticamente en un encuentro del sector.

Los planes de Duque no se hacen esperar, en cualquier momento iniciará la aplicación de la reforma pensional, la reforma tributaria, etc. Estos planes, sumados a los atropellos a la financiación de la educación pública, son ataques contra el conjunto de la población, que afectan especialmente a la clase trabajadora, su familia y sus hijos. Frenar estos ataques y la oleada de asesinatos de líderes sociales, que no cesan, requiere de la más amplia unidad para la lucha. Para esto se hace necesario convocar, de parte de todas las organizaciones sindicales, sociales, populares y centrales obreras, un encuentro obrero y popular de emergencia, apoyado en el movimiento estudiantil, que no desaproveche la oportunidad de la coyuntura, le ponga fecha a un Paro Cívico Nacional y vote un plan de lucha, sin darle un día de tregua a Duque.

Lea también  Organizar y unificar la lucha contra las políticas de Duque

¡Por la educación como derecho!
¡Financiación total e inmediata para la universidad pública!
¡Reliquidación y condonación de todas las deudas con el ICETEX!
¡No más presupuesto para la guerra!
¡Paro Nacional, contra Duque y su plan!