Compartir

El Sindicato de Trabajadores de Tenaris Tubos del Caribe, Sintratucar, fundado en 2009 y afiliado a la CUT, no pudo elegir delegados –a pesar de tener más de 250 afiliados y de poder unirse con otros sindicatos del sector metalúrgico para cumplir en antidemocrático requisito de los 300 delegados– porque no está al día con las cuotas a la central.

Por Jairo del Río, dirigente Sintratucar

Sucede que desde hace dos años el sindicato se encuentra en conflicto, que el presidente y el vice-presidente del sindicato se encuentran despedidos y con una demanda de levantamiento del fuero y que la empresa, al no poder echar a los miembros del sindicato, ha desatado una campaña de sanciones de hasta 20 días cada mes a los dirigentes por hacer mítines o distribuir volantes.

Para enfrentar esta arremetida, en julio de 2018 varios dirigentes adelantaron una huelga de hambre, con el apoyo de la Coordinadora de Sindical de Cartagena. En todo este período, hemos recibido de la Central Unitaria de Trabajadores una que otra visita de respaldo, pero hemos tenido que gastar los escasos fondos del sindicato en la solidaridad y la lucha, por lo cual no hemos podido pagar las cuotas a la CUT.

Mientras los sindicatos mayoritarios y los sindicatos de papel sostienen con facilidad sus cuotas, los sindicatos del sector industrial, los sindicatos pequeños, los sindicatos que enfrentamos conflictos, padecemos de una crisis financiera sin recibir el más mínimo apoyo de la central.

Por eso, sigue siendo urgente una reforma estatutaria que democratice a la CUT, que acabe con los sindicatos de papel, que garantice la participación política de los sindicatos pequeños, que bastante tenemos enfrentando a la patronal y al gobierno, para tener que ser también excluídos de las decisiones de la Central Unitaria de Trabajadores cuya relación con los sindicatos se limita a cobrar sus cuotas y que no respalda las luchas de la clase trabajadora.