Compartir

Con una curva forzosa o artificialmente aplanada, el Gobierno de Duque ha anunciado con bombos y platillos que la cuarentena obligatoria debe dar paso a un “aislamiento inteligente”, que no es más que el levantamiento de la cuarentena nacional que ya de por sí era incompleta.

Por PST-Colombia

Plan de emergencia y no pago de la deuda externa

El Gobierno está aplanando la curva artificialmente con un mecanismo muy simple, no hacer pruebas masivas, hacer pocas, hacerlas mal y hacerlas despacio. Para lograrlo se valen de varias estrategias. En primer lugar, la prueba sigue siendo centralizada por el Instituto Nacional de Salud, no es posible que se realice por sencilla orden médica o del hospital, etc. Solo se toman las que el Estado autoriza y se procesan donde ellos digan. Y a pesar de que las universidades públicas han puesto sus laboratorios al servicio de la práctica de pruebas, sigue centralizada la certificación de las mismas, por lo que hace varios días las cifras de muertes y casos sospechosos de coronavirus aumenta, pero no las cifras oficiales porque las pruebas llevan una semana o dos de retraso como el mismo Ministro de Salud lo reconoció.

En segundo lugar, a pesar de que el gobierno ha aceptado la circulación comunitaria del virus y declarado la fase de mitigación, no ha hecho nada diferente a la fase de contención que era la anterior, es decir, la fase en que todos los casos eran importados o relacionados con los importados.

Cínicamente en el nuevo lineamiento han puesto “Colombia pasó a fase de mitigación, pero dada la situación de aislamiento preventivo obligatorio (decreto 457 de 2020), se mantienen estas definiciones de caso”, es decir, mantienen la definición de caso como si el virus no circulara y por esa vía impiden que se realicen pruebas a la población general, casos que los médicos sospechen sin relación con viajes o casos confirmados, etc. Literalmente hace falta que el paciente muera para que se le tome la prueba. Se excusan en la cuarentena como si esto tuviera alguna relación y como si miles de personas no se aglomeraran en Transmilenio, en las filas de almacenes, de programas del gobierno, etc. como si las 34 excepciones no fueran obra de ellos mismos.

Lea también  La esperanza en la revolución traerá un nuevo mañana

La realidad actual es que nadie sabe cuántos casos tenemos, no hay forma de saberlo si no se masifican las pruebas, el aplanamiento de la curva es una criminal mentira que no se sostiene ante el más sencillo análisis. Es solo una excusa para justificar su política criminal, Duque presionado por la ANDI, Fenalco y los banqueros quiere levantar la cuarentena antes que siquiera se presente el pico epidemiológico, solo por preservar las ganancias capitalistas.

Aislamiento Inteligente: sálvese quien pueda

El llamado Aislamiento Inteligente equivale a enfrentar con tapabocas una pandemia, en un país sin ventiladores ni unidades de cuidados intensivos suficientes para enfrentar el coronavirus. Cuando debería estar intensificando la cuarentena (dejando de las 34 solo 4 o 5 excepciones), deteniendo el transporte masivo, decretando el NO pago de servicios públicos domiciliarios y de arriendos, llevando a cabo un plan alimentario de emergencia y parando la producción no esencial, Duque está pensando en ‘reactivar’ la producción, el transporte aéreo y terrestre y garantizar las ganancias por encima de la salud.

La pretensión de Duque es “dejar a los adultos mayores, que son los potencialmente más afectados, en cuarentena un tiempo más prolongado; que los niños y jóvenes se mantengan por fuera de colegios y universidades un tiempo más extenso, que no tengamos bares, discotecas ni grandes eventos, y que en el resto de sectores tengamos todas las prácticas establecidas para evitar la propagación exponencial del virus”.

Esto significa un “sálvese quien pueda”, quienes tengan los medios para hacerlo se quedarán en casa mediante el teletrabajo o los ahorros, quienes no, tendrán que salir al rebusque o serán obligados por sus patrones a hacinarse en los medios masivos de transporte para llegar a fábricas, call centers y otros lugares igualmente atestados. Los muertos se contarán por miles y ya no se podrán esconder como pasa actualmente en la atribulada Guayaquil. Nunca una cuestión había sido tan de vida o muerte.

Lea también  Ecuador | Frente a las políticas antipopulares del gobierno de Lenín Moreno Garcés…¡Octubre volverá!

Supuestamente esta propuesta del acordeón o de cuarentena inteligente se basa en la experiencia exitosa de Corea del Sur, pero a Duque y su ministro, pero se les olvidó dar un datico: Colombia practica 400 pruebas covid19 por cada millón de habitantes, mientras Corea practica cerca de 8000 pruebas covid19 por cada millón.

Por otro lado, es falso que haya que escoger entre economía y salud, es falso que el país se vaya a quebrar si se continúa en cuarentena. No nos engañemos, Duque y sus ministros no están preocupados por los vendedores ambulantes ni por los informales, tampoco por las pequeñas empresas, sino por los grandes negocios, y en ese sentido han ido todos sus planes.

El Estado puede perfectamente funcionar si se deja de pagar la deuda, si se pone un impuesto a las grandes fortunas y si se expropian los corruptos. Es perfectamente posible adecuar la economía, para funcionar. Los grandes empresarios cuando hablan de perder se refieren a dejar de ganar miles de millones, muchos están haciéndose ricos con la especulación de productos necesarios. A los pequeños empresarios hay que subsidiarlos desde el Estado, pero lo que se ha hecho es destinar las ayudas 60% a bancos y empresas, 40% entre sistema de salud y colombianos pobres.

Que siga la lucha en medio de la Cuarentena

La intención del llamado Aislamiento Inteligente debe ser rechazada de manera inmediata y contundente por todas las organizaciones sindicales y sociales del país, por los alcaldes y gobernadores, por los trabajadores de la salud, por la bancada de oposición y el pueblo en general a través de las formas de protesta a las que estamos restringidos pero que han demostrado su efectividad, igual que se hizo cuando Duque rechazó los toques de queda, el Cacerolazo hizo que al día siguiente decretara la Cuarentena Nacional. Los trabajadores y el pueblo, seguimos esperando que el Comité Nacional de Paro rechace enérgicamente este atentado contra la vida de miles de colombianos.

Lea también  ¡Abajo el pico y género! No queremos más transfobia ni discriminación!

Desde el Partido Socialista de los Trabajadores rechazamos el Aislamiento Inteligente y que exigimos una intensificación de la Cuarentena Nacional, así como el plan social de emergencia que debe ser financiado con los 38 de billones de pesos que están destinados al pago de la deuda externa. Nos unimos a las voces que exigen la salida del ministro de salud.

Desde ya manifestamos nuestro respaldo a la lucha decidida de los trabajadores de la salud, apoyamos los cacerolazos que han anunciado y nos uniremos a las protestas virtuales con:

#CuarentenaPermanenteYa #BioseguridadYFormalizaciónParaLaSalud