Compartir

Desde el Partido Socialista de los trabajadores hemos sido los más entusiastas impulsores del paro del 25 de marzo y de la preparación del paro indefinido, ahora tenemos el reto de mantener la lucha en medio de la declaración de pandemia y de la emergencia sanitaria por el coronavirus. Para la clase trabajadora, lo importante es que el virus es real y que pone en riesgo la vida de los más pobres y que el capitalismo es responsable de que haya llegado a ser pandemia al expandirlo irresponsablemente por el mundo, por no haber tomado medidas como cancelación de vuelos y cruceros cuando se estaba iniciando hace un mes, sino hasta ahora, solo por proteger el bolsillo de las aerolíneas y la industria del turismo.

Por PST-Colombia

El COVID-19 aparece cuando los gobiernos capitalistas en todo el mundo aplican las mismas medidas de recorte de los presupuestos de la salud pública y haber privatizado parte de la atención. El capitalismo es responsable porque en el capitalismo la economía se mueve en función del lucro de una minoría y no de los intereses de la humanidad. A los muertos y enfermos se suman también los miles de despedidos alrededor del mundo y los miles de trabajadores informales que deben salir a buscar a diario su sustento poniendo en riesgo su salud y la de sus familias, como el caso de los vendedores ambulantes, los taxistas y mototaxistas.

Exijamos al gobierno medidas reales y contundentes

Por eso además de las medidas que ya habíamos propuesto desde el PST (lea nuestra propuesta completa en: http://www.magazine.pstcolombia.org/2020/03/coronavirus-en-colombia-que-hacer-desde-la-clase-trabajadora/), debemos añadir que es necesario un plan urgente para paliar la desesperada situación de millones de trabajadores informales, vendedores ambulantes, que dependen de un ingreso diario; se necesita de inmediato que el Estado les provea un ingreso de emergencia equivalente al menos al salario mínimo, que se entreguen mercados y alimentos, suspensión inmediata del cobro de servicios públicos, arriendos y cuotas hipotecarias. Tenemos información de que es crítica la situación de las mujeres en situación de prostitución muchas de ellas migrantes y madres cabeza de familia, es urgente que los gobiernos nacional y local les provean alimentación y subsidio para poder sobrevivir. Plan para que las personas habitantes de calle pasen la cuarentena en condiciones dignas, adecuando espacios para ellos y los recursos necesarios. Para poder llevar a cabo estas y las demás medidas, es necesario que se suspenda de inmediato el pago de la deuda externa, recordemos que se come la mitad del presupuesto anual. Todas estas medidas debe tomarlas con urgencia y hacerlas suyas el Comité de Paro.

Lea también  Defender la vida de los pueblos negros y pobres

Al contrario de hacer esto Duque ha anunciado subsidios para los explotadores, suspensión de pago de impuestos para las empresas, y en varios países han tomado medidas para salvar a los bancos de la quiebra. El dinero destinado a la emergencia debe canalizarse en las personas más vulnerables, no en proteger las ganancias de quienes siempre han estado privilegiados.

Rechazamos y consideramos inaceptable la autorización del ministerio de Trabajo para que los empresarios nos saquen a vacaciones colectivas o anticipadas, la cuarentena no son vacaciones porque no podemos disponer del tiempo para viajar, compartir con nuestra familia y demás. Esta medida es una más de aquellas que pretenden descargar en nuestros hombros el peso de la crisis y sus repercusiones económicas.

El 25M Paro Nacional por la salud pública y contra el Capital

Esta crisis humanitaria y sanitaria ha sido aprovechada por el Gobierno de Duque para aplicar su paquetazo a través de la aplicación de sus propuestas de flexibilización laboral como el trabajo por horas y el teletrabajo. De igual manera, y de la manera más irresponsable, se niega a dialogar con el Gobierno de Maduro para hacer un plan de contención del virus en la frontera, prefiriendo esperar un documento de Guaidó que no tendrá ningún efecto real, abriendo así un nuevo foco de expansión del virus, pues el cierre de la frontera solo estimula el tránsito ilegal entre los dos países. Exigimos al gobierno de Duque cesar de inmediato esta actitud irresponsable y criminal y ponerse en contacto de inmediato con Maduro, poniendo el bien común por encima de las diferencias políticas.

La pandemia también cayó como anillo al dedo a un sector de la burocracia de las centrales sindicales, que desde principios de año ha intervenido en el movimiento de masas tratando de diluir la movilización. De igual manera, los gobiernos locales que se presentan como alternativos muestran sus verdaderos intereses cuando toman medidas insuficientes, dejando a la voluntad de los empresarios la cuarentena y manteniendo el hacinamiento en el sistema de transporte masivo.

Lea también  Colombia | Por un 1 de mayo de lucha: confinados pero no callados. Por una cuarentena sin hambre

Actualmente, el Comité Nacional de Paro se ha dividido entre quienes desde las direcciones de las centrales sindicales han llamado a hacer el Paro del 25M desde las casas, sin ningún plan y con una vaga orientación; hasta quienes de manera irresponsable llaman a salir a la movilización desafiando las medidas sanitarias. Nosotros habíamos propuesto realizar mítines de menos de 500 personas usando medidas de protección, sin embargo, los últimos acontecimientos dificultan la realización de esta tarea, por un lado la restricción de reuniones y concentraciones se ha bajado a 50 personas, y por otro lado el aumento de los casos y el avance de la epidemia cambian las condiciones objetivas.

Llamamos al Comité Nacional de Paro, y los dirigentes de las centrales obreras a que busquemos las formas creativas pero contundentes de realizar la jornada, a los 13 puntos ya existentes del pliego debemos añadir las medidas necesarias para el control del COVID 19, teniendo en cuenta que nos debemos concentrar en preparar y lograr la parálisis de la producción y los servicios al máximo sin realizar concentraciones, es decir, que la mayoría de trabajadores no salgan de sus casas, incluso reportarse enfermos si es necesario. Es necesario exigir al gobierno que tome medidas reales para proteger la vida de los trabajadores, si se cancelan los conciertos y las marchas, no vemos razón para que sigan operando las plantas, universidades y colegios, mucho menos el transporte público. NO queremos un 25M en que los activistas estemos haciendo cacerolazo en casa mientras que miles de trabajadores se hacinan en el transporte masivo, call centers y plantas de producción. Tomemos el ejemplo de los obreros de Italia que se han declarado en huelga ante la irresponsabilidad de los explotadores. Así, se podría lograr un paro por la vida, al tiempo que ayudamos a disminuir la propagación del virus y nos protegemos ante la actitud indolente del Gobierno y de los empresarios.