Compartir

El pasado 3 de septiembre, las Águilas Negras amenazó con asesinar a los dirigentes de FECODE y en general a los sindicatos regionales, al magisterio y a varias organizaciones de izquierda, debido a la caravana por la vida que se realizaría los días 6, 7 y 8 de septiembre que terminaría en el Cauca, como protesta a los asesinatos de luchadores sociales y en particular al del docente Orlando Gómez en el municipio de Caloto. La caravana fue cancelada por FECODE y fue convocado un paro nacional de 24 horas el día 12 de septiembre.

Por: Unidad Docente PST. 

Desde la corriente sindical Unidad Docente expresamos nuestro total rechazo y condena a estas amenazas a los directivos del Comité Ejecutivo de FECODE y ofrecemos nuestro apoyo decidido para defender la organización sindical ante este ataque que no solo representa una arremetida contra la dirigencia del magisterio, sino contra el conjunto de la clase trabajadora y contra todo aquel que represente un pensamiento distinto o levante su voz para exigir derechos y reivindicaciones sociales.

Comunicados intimidantes como los que circulan, demuestran que las amenazas no son contra los Acuerdos de Paz de La Habana, sino la continuidad de la política asesina que durante décadas han usado gobernantes, empresarios, terratenientes y narcotraficantes a través de sus grupos paramilitares contra la movilización de los trabajadores y los luchadores sociales en general, porque hay una guerra social contra el salario, contra la vida, contra la defensa de los recursos naturales, contra la lucha por la tierra y contra todos aquellos movimientos y personas que entendemos que solo a través de la lucha alcanzamos nuestros derechos.

Responsabilizamos políticamente al gobierno de Duque y su partido, el Centro Democrático, por ser protectores de la acción violenta y criminal que se ha profundizado durante su primer año de mandato. Exigimos la renuncia del ministro de defensa, Guillermo Botero, de la ministra del interior, Nancy Patricia Gutiérrez, y del presidente Iván Duque por el asesinato sistemático de luchadores sociales, de las amenazas contra dirigentes sindicales y por la impunidad que reina ante estos hechos. Las instituciones del Estado poseen los mecanismos para identificar a los autores de los comunicados, para desarticular los grupos paramilitares y Bacrim, pero los millones del presupuesto de guerra son usados para fortalecer la represión contra la protesta social, y para defender los intereses de los empresarios, las multinacionales y los terratenientes. Por eso los trabajadores debemos organizarnos democráticamente y usar las armas que tenemos: la lucha callejera masiva, la organización sindical, social y política y la movilización permanente contra el Estado capitalista y sus gobiernos. EL gobierno ha mostrado su incapacidad política para garantizar la actividad sindical y la vida de los sindicalistas y luchadores sociales, por lo que las organizaciones de nuestra clase deben propender por estas garantías.

Lea también  Perú | ¿Qué hacer? Un debate con la "izquierda" en la coyuntura actual

Ante esta ofensiva reaccionaria, la represión y el terrorismo de Estado es hora que las organizaciones sociales y centrales obreras con sus sindicatos de base, en especial la CUT lideren la preparación de asambleas de base para discutir la grave situación de ausencia de democracia en el país y organizar un plan de defensa de los dirigentes y de los maestros, para votar un plan de lucha contra la política educativa y económica hambreadora y asesina del gobierno Duque, incluyendo jornadas de movilización anormalidad académica y laboral, paros escalonados y un gran paro nacional.

La única política efectiva contra los asesinatos y amenazas es parar inmediatamente ante cada asesinato y responder con la más amplia solidaridad de clase ante las amenazas. El paro convocado por Fecode para el 12 de septiembre tiene que tener continuidad y convertirse en una acción nacional de masas. La respuesta a la intimidación tiene que ser un septiembre de luchas. A los candidatos de UP, Polo, Colombia Humana, Alianza Verde y MAIS amenazados en el panfleto, los llamamos a declinar sus aspiraciones, a llamar a Votar en Blanco y organizar la lucha contra el régimen, ante la falta de garantías

¡Ante cada asesinato, Paro Nacional inmediato!
¡Abajo el Plan de Duque!
¡Votar en Blanco y organizar la lucha!
¡Unidad en la lucha para enfrentar a Duque y su plan!