Compartir

A seguir con la organización de las y los trabajadores independiente de las autoridades

Hace un par de días el Gobierno publicó un protocolo para ser llenado por instancias como ollas comunes o centros de acopio, con el supuesto fin de solicitar permisos para las acciones en medio de las medidas represivas impuestas con la falsa cuarentena de Piñera.

Por MIT-Chile

El protocolo reconoce el surgimiento de estas instancias “solidarias” debido a los despidos, así el gobierno se desentiende de estos despidos que el mismo Piñera como representante del empresariado aplica en conjunto con las suspensiones laborales.

Debido a lo anterior y a la política genocida de Piñera en el marco de esta pandemia, que la clase trabajadora se ha organizado independientemente para responder al problema del hambre tras las protestas iniciadas en El Bosque, tras el lema “solo el pueblo ayuda al pueblo”. Muchos activistas vienen de la revolución iniciada el año pasado que exigìa como demanda central la salida de Piñera. Es por eso que hay un esfuerzo para hacer ver a estas instancias de organización de la clase trabajadora como independientes de todo tipo de autoridad gubernamental y de los municipios, que también son responsables del problema de la hambruna.

El gobierno ha intentado de reprimirlas y/o eliminar esa independencia intentando cooptarlas. Lo hace porque les asusta la autoorganización y solidaridad de clase del pueblo trabajador que aún no ha dado por finalizada la revolución. Y es por eso que intenta vincularlas a la Junaeb y ahora a los municipios con el protocolo que hay que entregarles.

En un escenario de represión generalizada en donde culpan a los trabajadores de incumplir medidas, amenazando con càrcel a quienes se ven obligados a salir a buscar sustento para comer, cuando los principales criminales son quienes despiden, mantienen el negocio en la salud y priorizan las ganancias de los Luksic, Matte, Angelini, Piñera, los dueños de Fruna, por sobre la vida de los trabajadores.

Lea también  La crisis mundial y los desafíos de los trabajadores mineros

El protocolo es un intento más de controlar al movimiento para tener registro de activistas a quienes luego puedan reprimir: esto es así, ya que para llenar el formulario del municipio hay que poner los datos de todos los participantes de la instancia de autoorganización.

El PC con un discurso “solidario” entrega a los activistas

La iniciativa del protocolo fue del Partido Comunista a través de su aparato “Organicemos Dignidad”. Es por eso que la diputada Karol Cariola (PC) valoró el protocolo. A través de “Organicemos Dignidad”, enviaron una carta dirigida a Piñera y luego un proyecto de ley “solicitando la extensión de permisos virtuales a estas iniciativas sociales, con el objetivo de evitar las multas o sanciones para quienes se ven en la obligación de salir de sus hogares, tanto para colaborar como para recibir alimentación”.

Por su parte, Camilo Sánchez, dirigente de las Juventudes Comunistas, señaló que “este es un avance de la primera línea que lucha contra el hambre, la cual exigió reconocimiento y seguridad al Estado mientras desempeñaba labores fundamentales sin ningún permiso”. Pero la verdad es que muchos activistas de estos espacios repudian este Estado, si bien exigimos medidas para que la crisis la paguen los ricos, sabemos que dentro de este Estado burgués que vela en primer lugar por el lucro patronal no se podrá conseguir tales conquistas, a lo más será muy parcial como ya lo ha dejado claro el gobierno.

Es así, que el PC con este protocolo municipal para las ollas y acopios, busca eliminar esa independencia de clase impulsada por varias organizaciones, a través de promesas y discursos busca vincularlas al régimen y en definitiva a este Estado Burgués para que no podamos tener una actuación independiente y de lucha en el marco de una pandemia que se agudiza y que obligará a la clase trabajadora a salir a las calles como lo hicimos tras el 18 de Octubre. Pero además, al solicitar los datos de todos los representantes de las ollas comunes o acopios, buscan tener un mayor control que puede llevar a una posterior represión, nuevamente dejando bien claro de qué lado está el PC: es solo el pie izquierdo del empresariado con su apuesta de “humanizar” un capitalismo ya putrefacto.

Lea también  Ante el cambio de Ministerio de Salud: ¡Fuera Piñera! ¡Cárcel para él y Mañalich!

A seguir la organización de nuestra clase de manera independiente y preparando la autodefensa frente a la represión

Varias ollas y acopios han llamado a desacatar, otras han puesto los datos sólo de las figuras más conocidas para evitar el control del Estado de nuestra información. Creemos que las dos opciones son válidas, siempre buscando el mayor resguardo para los participantes de estas instancias.

Pero también creemos que es necesario que estas ollas, centros de acopio, etc, se empiecen a coordinar y trabajar en conjunto a otras instancias como las asambleas territoriales, comités de cesantes, etc, pues es un deber de todos enfrentar la represión y las medidas criminales de despidos y hambre del gobierno en esta pandemia. Se debe avanzar a un Encuentro amplio de representantes de estas organizaciones, para preparar una respuesta de conjunto con un pliego de exigencias y lucha.

  • Exigimos del gobierno, carabineros y fuerzas armadas que respeten el espacio de las ollas comunes y centros de acopio ¡Por el respeto de la autonomía de nuestras organizaciones de clase!
  • ¡Saquen sus manos de nuestras ollas comunes y centros de acopio!
  • Avanzar en la unificación de las organizaciones independientes de gobiernos y autoridades locales en una campaña por la defensa frente a la represión
  • Por comités de autodefensa en los barrios vinculados a las ollas y acopios para enfrentar la represión
  • Fin al toque de queda
  • Ingreso del 600 mil pesos garantizado para una cuarentena total, sin hambre y sin represión. ¡No se puede encarcelar el hambre!. Que se garantice este ingreso mediante un impuesto progresivo a las grandes fortunas y a las grandes empresas.
  • Estatizar la salud privada bajo control de los trabajadores para garantizar un sistema único de salud público que responda a la pandemia ¡Fin al negocio en la salud!
  • Debemos seguir organizándonos y dar una lucha recuperar todo el patrimonio que los grandes grupos económicos nos han saqueado: expropiar las riquezas de Luksic, Piñera, y otros para ponerlas al servicio de resolver el problema del hambre y la pandemia
  • Fuera Piñera! Por un Gobierno Obrero y Popular que garantice todas estas medidas!