Compartir

El gobierno de Sebastián Piñera tiene una brutal criminalización y represión contra las y los luchadores, ésto se profundizó claramente tras el estallido social.

Por MIT-Chile

En ese marco de polarización aparecen grupos de ultraderecha o conservadores que amedrentan directamente a quienes luchan. Los blancos de estos amedrentamientos son quienes están directamente enfrentando la represión de las FFEE, son dirigentes sindicales, sociales, y también las y los defensores jurídicos de las y los que luchan, sabemos que si se es mujer, las amenazas y riesgos son peores.

Es el caso de María Rivera, quien hoy está amenazada de muerte en reiteradas ocasiones, ya que como defensora de los derechos humanos se ha dedicado a defender activistas en las distintas luchas sociales que ha habido en Chile en las dos últimas décadas, tales como: la Revolución Pingüina del 2006, la lucha estudiantil del año 2011, la defensa del movimiento Ocupa, defensa de deudores habitacionales, huelguistas del movimiento obrero y sindical. Además, ha sido querellante contra la policial civil y fuerzas especiales que han aplicado tortura. En el actual estallido social defiende a varios presos acusados por participar en la primera línea, jóvenes acusados de diversos crímenes, pero que en realidad están encarcelados por luchar por una sociedad más justa e igualitaria. María es además querellante contra el presidente Sebastián Piñera, por crímenes de Lesa Humanidad.

Producto de toda esta trayectoria y sus posiciones políticas en defensa de la revolución chilena, por exigir la salida de Piñera del poder y defender una Revolución Socialista para Chile ha sido amenazada de muerte en varias ocasiones por grupos fascistas a través de llamadas de teléfono. Otras amenazas vía mensaje incluyen expresiones como: “que anday defendiendo delincuentes ZURDA RE CULIA / Se te vienen los militares / Sin llorar Hoy / Saludos maricones de la patria / Saldré hacerlos mierda a todos”.

Tales amenazas fueran reconocidas por la Amnistía Internacional y por el Tribunal de Garantías de Santiago de Chile que las encamino para providencias para que la Fiscalía Especial se encargara de Medidas de Seguridad especiales.

Lea también  ¿Quién tiene miedo de Chile?: los desafíos de 2020

No queremos más compañeras/os amenazadas/os ni perseguidas/os, hoy somos cientos de miles quienes estamos en las calles dibujando el camino de esta revolución, y no queremos volver a ver casos como los de Macarena Valdés, Berta Cáceres y tantas otras luchadoras que han sido asesinadas por solo querer una sociedad más justa. Es por eso que solidarizamos totalmente con María Rivera y les advertimos a los de arriba y a los grupos neofacistas que sus amenazas no detendrán la lucha de las mujeres ni este estallido social.

Llamamos a expresar una amplia solidaridad con María, ¡no permitiremos ninguna amenaza más! ¡Arriba las que luchan!