Compartir

Llevamos más de un mes en las calles con este hermoso despertar chileno, el movimiento popular, la juventud y los trabajadores hemos dado un lindo ejemplo de cómo se lucha, contagiamos el ánimo de lucha a nuestros hermanos de otros países: los carteles de las protestas en Colombia decían que ahora sí Chile es un ejemplo a seguir.

Por MIT-Chile

Los empresarios, sus partidos políticos y su gobierno se han visto atemorizados y erráticos: primero se saca a los militares a las calles y declaran la guerra; luego piden perdón; luego hacen un acuerdo por la Paz y una nueva constitución mientras siguen reprimiéndonos, torturándonos e incluso asesinandonos; y en ese marco tratan de dar una serie de concesiones que antes siempre se negaron a dar (rebaja de sueldo a parlamentarios, aumento de pensiones, etc), pero que hoy sabemos que son insuficientes y vamos por mucho más.

En ese marco, la revolución sigue, ni los chalecos amarillos, ni los discursos criminalizadores de Kast, ni la criminal represión, ni el intento de desviar el proceso por parte de la directiva del Frente Amplio, nos ha sacado de las calles. La movilización se logra defender gracias a los miles de valientes de la “primera línea”. Estamos más unidos que nunca, y lo que nos une es el hastío de un sistema neoliberal que no da abasto, nos une el querer sacarnos de encima décadas de abuso, y nos une por sobre todo el querer sacar a Piñera del gobierno, quien ya tiene un bajísimo 12% de aprobación.

Pero vemos que pese a los distintos movimientos de las autoridades y sus instituciones, aún no cae Piñera ¿por qué?. Creemos que inicialmente se debe a múltiples factores que se combinan para que el asesino de Piñera no caiga, entre los que se encuentran:

  • Los partidos del régimen, sean de “derecha o izquierda”, lo han sostenido de alguna forma: Es así, si bien sus principales defensores, lo de derecha lo hacen con un discurso más claro, también los partidos de la ex concertación y en alguna medida del FA y PC lo sostienen. Esto último queda claro en frases como la de Isabel Allende del PS “los presidentes, como son elegidos democráticamente, deben terminar sus períodos”. Pero no es solo eso, pues si bien hoy algunos partidos de oposición que por la presión de las calles pusieron una Acusación Constitucional contra Piñera, no dicen que esa Acusación Constitucional puede no llegar a buen puerto, pues es realizada dentro de los marcos de las mismas instituciones empresariales corruptas y repudiadas como el parlamento y los partidos tradicionales, por ejemplo para la Comisión que verá la Acusación hay 5 miembros: 2 de derecha, 1 PC, 1 PS y el Presidente de Comisión que es DC, ¡el mismo partido que acaba de respaldar que Piñera vuelva a sacar a militares a las calles sin Estado de Excepción!. ¿Acaso confiamos que los mismos partidos responsables por décadas de saqueo van a sacar a Piñera de la Presidencia?, NO.
  • Piñera es un directo representante del empresariado de Chile: Piñera no es como cualquier otro Presidente, Piñera es un empresario, está dentro de las 10 familias más ricas de Chile, es el sexto, con 2800 millones de dólares en su fortuna, lograda -como todos los empresarios- a costa del saqueo de nuestros recursos naturales, fraudes al Estado y a costa de la explotación de trabajadores. Si bien Piñera es de los nuevos empresarios -post dictadura-, es evidente que refleja de algún modo lo que son las 10 familias que han saqueado Chile, por eso si cae él, cae directamente uno de ellos, y así también se pone más en jaque todo su poderío durante este tiempo.
  • Las FFAA y represivas han estado unificadas: Las fuerzas represivas se han visto sobrepasadas con la revolución, por eso Piñera pide de nuevo sacar a militares porque con las FFEE no logra contener. Sin embargo, que estén al límite no es suficiente, falta conseguir que los sectores de base de las fuerzas represivas, que vienen de familias trabajadoras, dejen de defender a este gobierno y se pasen al lado de la defensa de su gente, su pueblo. Necesitamos más David Velosos. Este gobierno no se preocupa por el bienestar de los bajos mandos de las fuerzas represivas, solo quieren mantener sus privilegios. Por eso deben dar vuelta a sus instrumentos de represión, defender a su clase y apuntar a sus verdaderos enemigos: Piñera, todos los de arriba y sus instituciones.
  • El movimiento obrero si bien está en el proceso, no entra de lleno de forma organizada: Dentro del movimiento obrero, los portuarios organizados han sido la vanguardia del proceso, entrando en todos los llamados a Huelga, sin embargo falta avanzar en que el conjunto del movimiento obrero se sume a esta revolución, con su capacidad de paralizar la producción y sus métodos de defensa de la protesta.
  • Falta un espacio de organización de la lucha que a nivel nacional tome la pelea por sacar a Piñera: En las calles espontáneamente todos exigimos que caiga Piñera, las paredes hablan solas a través de los rayados que lo dejan claro: renuncia Piñera. La gran mayoría trabajadora de Chile lo quiere. Sin embargo, nos falta dar el paso desde esta lucha espontánea para organizarnos con el objetivo de preparar un plan de lucha que ponga el Fuera Piñera como tarea clave, donde se discuta cómo podemos movilizarnos y qué pasos seguir para lograr esta demanda. Las Asambleas populares, los comités, y distintas instancias donde nos organizamos los de abajo, debemos en esos espacios ver cómo planificar la lucha para que caiga Piñera y cómo avanzar en seguir coordinándonos a nivel nacional.
Lea también  Chile | 19 de Octubre: breve crónica de un despertar

A seguir con la revolución en las calles y que se sume una Huelga General hasta que caiga Piñera

Debemos seguir en las calles hasta que caiga Piñera, hasta que se vayan todos y hasta que logremos cambios reales en nuestra vida. Para impulsar esa revolución y darle un respaldo fuerte, necesitamos que se sume una huelga general indefinida, es un avance tener huelgas de 48 horas, pero aún insuficiente para nuestro objetivo. Esta lucha por el Fuera Piñera y por todas nuestras exigencias se debe planificar desde los distintos organismos de los de abajo: asambleas populares, comités, cabildos, etc, y que tengan una expresión a nivel nacional para articularse.

También se deben sumar a esta lucha los sectores de base de las fuerzas represivas, deben dar vuelta sus fusiles, escopetas antidisturbios, y defender a su clase de los verdaderos violentos: el Gobierno, los empresarios saqueadores, y todos los de arriba.

¡A seguir con las calles hasta que caiga Piñera, hasta que se vayan todos, hasta que acabemos con las AFPs y recuperemos todo lo que nos han saqueado las grandes familias! ¡Por una Asamblea Constituyente libre y soberana! ¡ Por un gobierno de los de abajo, un gobierno obrero y popular conquistado mediante una revolución socialista!