Compartir

Piñera, en su último discurso, hizo un llamado a la paz. Entre ayer y hoy, varias de las principales instituciones empresariales también emitieron comunicados pidiendo paz y justicia.

Por MIT-Chile

Es el caso de la CPC (Confederación para la Producción y Comercio), la SOFOFA (Sociedad de Fomento Fabril), el Icare (Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas), la Cámara Chilena de la Construcción y la Asociación de Bancos.

El discurso de Piñera y de los empresarios es muy distinto de hace algunas semanas, cuando el presidente llamó a la guerra contra la población desarmada.

¿Pero de qué paz están hablando ahora? ¿De la paz de los cementerios? ¿Hasta dónde quieren llegar los empresarios para mantener sus privilegios?

En las últimas semanas el Ejército y las Fuerzas Especiales mataron a 22 personas. Hay casi 200 personas que perdieron la visión de un ojo y Gustavo Gatica la de ambos ojos, son decenas las denuncias de violaciones y torturas. Las Fuerzas Especiales siguen disparando a los ojos de los manifestantes, golpeando a ancianos y secuestrando niños en las poblaciones. Ahora Piñera dice que va a ampliar la represión utilizando la Ley de Seguridad Interior del Estado contra los que «inciten la violencia», o sea, cualquiera que comparta un video de una barricada podrá pasar años en la cárcel.

¿De qué paz está hablando la burguesía? De la paz que necesitan para el crecimiento económico, para el crecimiento de sus ganancias, para mantener el saqueo de nuestras riquezas y de nuestro trabajo. Necesitan un pueblo pacífico, que no alce la voz, que no proteste, que no tome las calles. Hablan de paz cuando tienen la dictadura dentro de las faenas, minas y empresas. Hablan de paz cuando no quieren abrir mano ni de 1% de sus privilegios.

Lea también  Fuera Piñera y su trampa de la zanahoria y el garrote. Después de 30 años de saqueo, ¡No queremos bonos!

Y a los diputados del Frente Amplio y Partido Comunista, como Boric y Camila Vallejos, que llaman a la paz, les preguntamos: ¿de qué paz están hablando ustedes? Mientras la juventud sigue entregando sus vidas en las calles, ¡ustedes se sientan a negociar con un gobierno asesino!

Nosotros no somos idiotas. Nos defenderemos. Ya no creemos en su paz de los cementerios. La juventud chilena muestra el camino para conquistar nuestras demandas. Seguiremos más organizados que nunca. ¡Fuera Piñera! ¡Que se vayan todos!¡Ninguna confianza en la paz de los que nos saquean! ¡A seguir en las calles hasta que caiga Piñera!