Compartir

El aumento de las tarifas del metro en Chile desató rápidamente una ola de protestas. Las movilizaciones que se iniciaron en Santiago se propagaron rápidamente por todo el país y lejos de detenerse con la anulación del tarifazo se han profundizado.

Por PSTU-Argentina

Lo que ocurre es que en el país se ha ido gestando a lo largo de los años una situación de súper explotación de los trabajadores, con salarios y pensiones de miseria, privatización del sistema educativo, previsional y de salud, persecución a las y los luchadores y entrega de los recursos naturales.

El «modelo chileno» que siempre es mencionado como ejemplo a seguir por los políticos liberales, desde Macri hasta Espert, se basa en el crecimiento sostenido de la ganancia de las grandes empresas sobre la base del esfuerzo y pérdida de las condiciones de vida de las y los trabajadores y el pueblo.

Piñera repite el terror de la Dictadura Pinochetista

El presidente Piñera tuvo que militarizar el país y decretar el toque de queda, demostrando que aún quedan resabios del regimen Pinochetista incluso en democracia. La política de terror lanzada por el gobierno ha sido desafiada con la irrupción de la clase obrera en las movilizaciones declarando la huelga general los días 23 y 24 de Octubre.

Una continuidad de la huelga hasta la renuncia de Piñera y la creación de organismos de base por parte de los sindicatos pondría a discusión el problema de quién tiene la manija, si los empresarios, la cúpula militar y los partidos patronales o el pueblo que está luchando contra ellos.

La represión ya se ha cobrado decenas de víctimas fatales, cientos de heridos y miles de detenidos. Piñera tiene que irse ya mismo del gobierno y los militares tienen que irse de las calles, el pueblo no tiene que pagar con su vida los costos del ajuste llevado adelante por el gobierno y los empresarios.

Lea también  La cruda cara del capitalismo en Chile

La crisis chilena en Argentina

La crisis del país vecino rápidamente generó un sinfín de declaraciones de las fuerzas políticas y sus representantes en la Argentina. Repudiamos enérgicamente los dichos de Patricia Bullrich y Pichetto, que hablan de una guerra entre el gobierno y «grupos terroristas». Sus declaraciones piden más represión contra nuestros hermanos de clase.

Los dichos de Alberto Fernández también deben llamarnos la atención. El seguramente próximo presidente de la Argentina llamó a recomponer la Unasur y comparó la rebelión popular en chile con el voto por el Frente de Todos el domingo como salidas al neoliberalismo. Lo que oculta Fernández es que el Frente de Todos viene a reestructurar la deuda y a aplicar las reformas laborales e impositivas, para lograr esto está llamando a un pacto social entre los empresarios y la burocracia sindical. Quien está planteando un pacto social en Chile justamente es el mismo Piñera junto a los partidos de la oposición, la vía del pacto social es para apagar la llama de las movilizaciones callejeras modificando algunas cosas para que finalmente nada cambie.

La recomposición de la Unasur es una vía muerta para desarrollar cualquier tipo de enfrentamiento con el imperialismo. Mientras funcionó se profundizó el endeudamiento y el saqueo de la región. A este tipo de acuerdos de los gobiernos capitalistas del continente le oponemos la unidad revolucionaria y de clase de los pueblos latinoamericanos.

El gobierno argentino tiene que romper inmediatamente todo tipo de relaciones con el gobierno Chileno hasta que se vaya Piñera. Sino hacen esto serán cómplices de los asesinos y represores.

Solidaridad activa con las y los trabajadores chilenos

Lea también  Argentina: enfrentar los ajustes del FMI

Es por este motivo que hacemos un llamado a la CGT y la CTA, son las centrales que dirigen al movimiento obrero argentino quienes tienen que organizar una campaña inmediata de solidaridad convocando a un paro general en apoyo del pueblo hermano que está siendo asesinado en las calles.

Las y los chilenos en argentina han actuado organizandose y convocando a una serie de acciones en la embajada y el consulado. Apoyamos todas estas acciones que sirvan para generar la solidaridad internacional de los pueblos.

Pero debemos ir por mas. Son varias las empresas chilenas que actúan en el país (Cencosud, LATAM, Falabella,). Esas empresas son las que someten a las y los trabajadores tanto en Chile como en Argentina y son responsables junto a Piñera de los asesinatos. Llamamos a todo el pueblo Argentino a no comprar en esas empresas, organizado el boicot.

Tenemos en nuestras manos la posibilidad de ser solidarios con los trabajadores y el pueblo de Chile siguiendo las tradiciones más profundas del movimiento obrero en su historia. Convocamos a quienes se sienten interpeladxs por este objetivo a que juntos marchemos en función del mismo.

!Huelga general hasta que se vaya Piñera!

Fuera los militares de las calles! Abajo el toque de queda!
Solidaridad con los trabajadores de Chile! Que la CGT y la CTA convoquen a un paro en repudio a los asesinatos!
Ruptura de las relaciones con Chile mientras siga la militarización! Boicot a las empresas chilenas cómplices de la represión y principales beneficiarias de ese modelo!