Compartir

La respuesta sin entrar en el detalle de los 12 puntos del petitorio de los profesores, dice relación con la deuda histórica, la inestabilidad laboral, el doble proceso de evaluación y los cambios curriculares aprobados por el Consejo Nacional de Educación que establecen, entre otras cosas, que las asignaturas de Historia y Educación Física pasarán a ser optativas a partir de 3ero y 4to medio.

Por Victoria Salamanca y José Villarroel

Sin embargo, en el fondo, la lucha que recientemente han dado los profesores es reflejo de la rabia acumulada durante años y que no sólo es de los profesores sino de toda la clase trabajadora: precarias condiciones laborales, extensas jornadas de trabajo e inestabilidad en el empleo.

¿Qué es la deuda histórica de los profesores?

Cuando en el año 1981 se traspasan las escuelas estatales y los docentes a las municipalidades, se intentó compensar el deterioro salarial de los trabajadores de la educación a través de una asignación no imponible que establecía el Decreto Ley 3551. Este decreto otorgaba un reajuste de hasta un 90% del sueldo base para todos los funcionarios públicos. esta asignación debía ser cancelada entre los años 1981 y 1984, sin embargo, ningún docente traspasado recibió íntegramente tal asignación, porque su nuevo empleador eran las municipalidades y ya no más el Estado, entonces el Estado y las municipalidades desconocieron la aplicación de la medida de reparación y los docentes no recibieron este beneficio dañando no sólo sus ingresos mensuales, sino además, sus futuras jubilaciones.

Inestabilidad laboral

Una enorme cantidad de profesores trabajan durante años “a contrata” lo que repercute en que muchos no tengan una situación laboral estable. Los empleadores al negarse a contratar de forma indefinida a un profesor, provocan una serie de problemáticas, por ejemplo, que el docente no tenga beneficios como vacaciones, incluso hay casos de profesores que llevan 20 años en esta condición.

Lea también  El trabajo en el capitalismo: explotación y robo.

Doble proceso de evaluación docente

La doble evaluación docente es un mecanismo que evalúa el trabajo de los profesores y sus resultados tienen consecuencia en la remuneración que reciben. Por tanto, debido al permanente agobio laboral al que se encuentran sometidos, muchas veces la evaluación resulta ser negativa debido a factores que no dicen relación con el proceso en sí mismo.

Cambio curricular

El Consejo Nacional de Educación anunció el cambio curricular para 3ero y 4to medio que afecta a las asignaturas de Historia y Educación Física, las cuales dejan de ser obligatorias para ser electivas, dejándolas al mismo nivel que Religión. Hecho que precariza aún más la situación de los profesores de éstas asignaturas ya que al disminuir la cantidad de horas, los municipios contratarán a menos profesores para impartirlas, provocando un aumento del desempleo.

La educación está en crisis.

Lo que nos dejó la dictadura fue administrado durante los gobiernos de Bachelet y Piñera, y hubo consenso de ambos en mantener el mercado educativo, nunca se pretendió cambiar de raíz el sistema económico. Hoy vemos sus efectos. Los empresarios, banqueros y sus representantes en el parlamento dicen que no hay dinero para financiar la educación. Pero curiosamente, en los mismos años en que se generaba la deuda hacia los profesores los bancos privados cayeron en una crisis. Y el Estado, en cambio, no les dijo a estos bancos que era mucho dinero, al contrario: los bancos fueron subvencionados y salvados de la crisis. Hay estudios que hablan de que el costo total del salvataje de la banca fue del orden del 35% del PIB de la época, es decir el equivalente a 70.000 millones de dólares de la época actual, lo cual es vergonzoso teniendo en cuenta que la deuda histórica de los profesores en la actualidad asciende alrededor de 14 millones de dolares.

Lea también  Chile | crisis del agua en Osorno: voracidad capitalista, no sobreconsumo de clientes

Hay dinero, la enorme corrupción de las Fuerzas Armadas es muestra de eso. El problema es que la riqueza está en las manos de los dueños de las AFP, de las transnacionales que roban nuestros recursos naturales como el cobre. Hay enormes riquezas, y no solo para financiar la educación, sino que también para financiar salud y vivienda. Es tarea no solo de los profesores, sino que de toda la clase trabajadora recuperar esas riquezas robadas, para colocarlas al servicio de nuestras necesidades.

El capitalismo está en crisis

La lucha de los mineros de Chuquicamata y la de los profesores no tienen -en el fondo- grandes diferencias, son reflejo de lo mismo, la situación laboral en que se encuentra la clase trabajadora: sueldos miserables, inestabilidad laboral, largas jornadas de trabajo. Esto es así porque quienes administran las empresas y el Estado son los grandes empresarios y banqueros, cuando la situación económica empeora hacen pagar a las y los trabajadores los platos rotos que ellos mismos rompieron, y lo hacen bajándonos los sueldos, echándonos de nuestras pegas, y quitándonos los pocos derechos que nos van quedando. De esta forma ellos nunca pierden, sino que mantienen sus ganancias. Esto es muestra de lo podrido que esta el sistema capitalista en Chile.

Aumenta la rabia

Cada vez vamos acumulando más rabia, por eso salen a protestar los profesores, mineros y estudiantes. Sin embargo, el reciente paro docente nos va dejando sus primeras lecciones, para conquistar nuestras demandas no sirven las mesas de negociación con el Gobierno, ni menos aún el parlamento, ya que sus respuestas han sido siempre las mismas: migajas para los trabajadores. Hay que colocar en disputa la riqueza de los grandes empresarios y sus representantes en la política, para esto hay que avanzar preparando una gran huelga general, donde paralicen principalmente los sectores productivos del país en conjunto con todos los trabajadores. Solo así conquistaremos nuestras demandas: unificando las luchas de los distintos sectores y no en el callejón sin salida del parlamento.