Compartir

Según datos de la OIM (organización internacional para las migraciones), los migrantes equivalen al 3,5% de la población mundial. La migración en los últimos años ha tenido un crecimiento significativo por diferentes motivos como conflictos, violencia, crisis económica y política.

Por MIT-Chile

El trabajo es el principal motivo de la migración, lo que lleva a muchas personas a arriesgarse a salir de sus países de origen en búsqueda de mejores condiciones de vida, rumbo a países con ingresos más altos. Sin embargo, muchos de los inmigrantes se deparan con una realidad muy distinta a la esperada. En Chile, viven 1.492.522 personas migrantes, cuya gran mayoría trabaja en empleos informales y precarizados. Un reporte de Clapes-UC apunta que solo el 20 % de los inmigrantes trabaja en empleos calificados y según el mismo reporte eso no se debe a la falta calificación o de estudios.

El panorama de los Inmigrantes desde que llegan al país es desfavorable en muchos aspectos; burocracia y desinformación en el momento de solicitar la visa, trabajos informales, sin posibilidad de acceder al seguro de desempleo o a la salud, condiciones habitacionales paupérrimas y de hacinamiento, por no poder pagar los arriendos con precios exorbitantes o simplemente por no tener acceso a mejores opciones de vivienda por su inestabilidad laboral. Viéndose obligados a condiciones de vida que ni siquiera alcanzan a ser las mínimas. Exponiendo su vida la mayoría de las veces, solo con el objetivo de generar un ingreso para sus familias.

De acuerdo a la información entregada por el INE y el DEM, los principales colectivos de las personas extranjeras residentes en Chile provienen de Venezuela (30,5%), Perú (15,8%), Haití (12,5%), Colombia (10,8%) y Bolivia (8,0%).

La pandemia ha agudizado las opresiones a los inmigrantes en los sectores más empobrecidos

La pandemia además de demostrar la cara más cruda de la salud dentro del sistema capitalista, ha agudizado y evidenciado las opresiones y la precarización de la vida de los migrantes en todo el mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos, la mayoría de las hospitalizaciones y muertes han sido de la población negra y latina; en varios países de Europa el coronavirus ha sido utilizado como argumento de los gobiernos para dificultar y hasta impedir que inmigrantes y refugiados entren a estos países, dejando a la deriva cientos de personas que no pueden devolverse a sus países de origen; vimos también la sugerencia racista, hecha por dos médicos franceses, de hacer de África un laboratorio de pruebas para la vacunas del coronavirus.

Lea también  Las muertes por Covid-19 tienen el rostro de los pobres, negros, mujeres, oprimidos...

En Chile este escenario no ha sido distinto, si la situación de los migrantes ya se visualizaba complicada antes del Brote de COVID-19, no es muy difícil vaticinar que esta empeoró. Tal como lo detallamos en un inicio los trabajos que sostienen los migrantes son en su mayoría informales, por ende hoy, no cuentan con ningún resguardo ante la pandemia, pero además no cuentan con ingresos monetarios para subsistir. Hemos visto en las últimas semanas la gran concentración de personas frente a los distintos consulados, esperando por ayuda para devolverse a sus países de origen por ya no tener condiciones de mantenerse acá.

Además de profundizar la precarización de la vida de los inmigrantes también evidencia el racismo y la xenofobia. Presenciamos cómo se pronunció Piñera “Queremos agradecer a las FFAA que han protegido las fronteras para que los inmigrantes no traigan la infección del Covid-19”, cuando sabemos que quienes trajeron el virus no fueron los inmigrantes.

Uno de los ejemplos más claros que deja en evidencia la xenofobia y el racismo situación de los migrantes en el país, es lo sucedido en Quilicura hace unas semanas.

Con una cobertura digna de los “Parlamentarios Bajándose la Dieta”. Fue transmitido en la red de canales Nacionales uno a uno, alentando el racismo y la violencia hacia los inmigrantes, dejando entrever que aún cuando se han suscitado casos de la misma gravedad o peor -como ir en helicóptero a comprar mariscos a San Antonio- , estos no son foco de noticia como el “Confirman brote de COVID-19 en una comunidad haitiana en cité en Quilicura” que solo contribuyen a agudizar el racismo y la discriminación pública y masivamente.

En la pelea entre temores, dolor, prejuicios, necesidades, posibilidades y derechos se abre un conjunto de interrogantes. ¿Cómo creer en las soluciones que proponen las mismas instituciones que los expusieron, divulgando en redes sociales la foto del portón de vivienda? ¿Cómo creer en instituciones que por negligencia y racismo fueron responsables de la muerte de Joane Florvil (quien fue acusada falsamente de abandonar a su hija, detenida y luego falleció en la Posta Central), Rebeka Pierre (muerta en la vía pública, luego que la enviaran a su casa desde el H.Félix Bulnes) y Monise Joseph (muerta esperando atención médica en el H. Barros Luco)?

Lea también  ¿La pandemia era inevitable? Lecciones anticapitalistas sobre las zoonosis

¿Cuáles son las medidas del gobierno en relación a los inmigrantes que no están con sus papeles legalizados? ¿Pueden tener los migrantes el derecho al menos a acceder a los servicios de salud en chile?¿Pueden cumplir los migrantes la Cuarentena Obligatoria, si no poseen ingresos para sobrevivir?

Necesitamos exigir que cada migrante tenga los mismos derechos de ser atendido en el sistema de salud que cualquier otro chileno o chilena, que no se les desaloje si están arrendando y no tienen como pagar el arriendo (como el caso reciente de un migrante haitiano que fue baleado y muerto por no poder pagar a su arrendatario), que aquellos que quieran retornar a su país tengan el libre derecho de hacerlo con las medidas de seguridad y salud adecuadas (como el caso de los venezolanos que ya llevan más de dos semanas acampando fuera de la embajada), y si no pudiesen asegurar las medidas para su retorno que cumplan su cuarentena en hoteles o residencias equipadas para evitar el contagio con un sueldo garantizado,si los dueños no quieren prestar sus instalaciones entonces deben ser expropiadas para garantizar la vida por sobre sus intereses económicos.

Avancemos en una propuesta para luchar contra todo tipo de opresión y explotación

Desde Marx, pasando por otros teóricos se ha hablado acerca del papel que tiene la emigración a los países que “producen más”, las personas se mueven buscando mejores oportunidades para sobrevivir, aunque signifique morir en el trayecto, vivir indocumentados o vivir sin derechos para sustentar muchas veces a sus familias que quedan en el país de origen.

Hoy nos quieren recalcar que los inmigrantes son una minoría al compararlos con la población chilena, que son los que vienen a “robarnos el trabajo”, que son -en dichos de Piñera- los que trajeron el virus. No debemos caer en su juego para dividir a la clase trabajadora.

La única minoría es un puñado de ricos que se apropian del trabajo de la gran mayoría de la población acrecentando sus ganancias, utilizando la xenofobia y el racismo para poder dividir y explotar mejor a la clase trabajadora.

Lea también  Costa Rica | Los obreros nicaragüenses no son los culpables de los contagios

La única posibilidad de avanzar en la lucha contra las opresiones a las personas inmigrantes, a las personas negras, es que esta sea parte de la lucha conjunta de las y los trabajadores contra este puñado de ricos. No existe posibilidad de unificar en esa lucha a los trabajadores inmigrantes con aquellos inmigrantes que hoy son parte de la burguesía.

Necesitamos luchar por la unidad de las y los trabajadores, lo que significa luchar duramente contra las posiciones xenófobas y racistas dentro de los espacios en los que nos vinculamos, luchar contra las direcciones burguesas y reformistas que las colocan como la causa de todos nuestros males, enmascarando la verdadera razón que perpetúa y profundiza estas opresiones : El sistema Capitalista.

Debemos organizarnos partiendo desde la solidaridad de clase, en cada olla común, en cada comité de emergencia para avanzar a que la clase obrera y los sectores explotados y oprimidos se hagan del poder y frenar de una vez la barbarie en la que el sistema capitalista nos tiene inmersos.

Por la salud, por el pan, por el trabajo para garantizar la vida de la clase trabajadora oprimida y explotada ! Cuarentena total ya con sueldo garantizado! Que la crisis la paguen los ricos!

Referencias