Compartir

Los pueblos han comenzado a despertar y tomar conciencia que el origen de sus males lo tiene la economía capitalista y que esta, ha arrastrado globalmente las personas a la miseria, develando con ello que la lucha de la clase trabajadora es internacional, que las fronteras impuestas están al servicio de la explotación, la dominación de los empresarios y la ganancia de los grupos económicos y sus transnacionales.

Por Lara y María José, Asamblea Marimojas // Héctor, Asamblea Plaza el descanso y la Resistencia //Diego, Asamblea Playa Ancha

Los pueblos comienzan a entender que el extractivismo es planetario y que el calentamiento global tiene como origen el saqueo provocado por la economía capitalista. Hoy la pandemia revela las condiciones paupérrimas y se hace más urgente que nunca la organización de nuestra clase trabajadora para lograr la sobrevivencia y luego realizar la revolución socialista más necesaria que nunca ¿cabe duda de aquello?

La necesidad crea el órgano, así afirmaban los teóricos, ciertamente en muchas partes del mundo como en Chile con la revuelta de Octubre nacieron las Asambleas territoriales autoconvocadas, para defenderse de los ataques de las FFAA y luego para organizar el enfrentamiento directo. Con el avance de la lucha estas se fueron hermanando con otras asambleas de luchadores sociales, levantando en concreto Cordones territoriales, estas asambleas siendo en la práctica organismos deliberantes, organizadores de la lucha popular y referente para quienes quieran sumarse comienzan a ser germen de una organización paralela a todo lo existente, su necesidad: el poder popular, para dar respuesta a los derechos conculcados, su objetivo: aportar a la construcción de una nueva sociedad ; algo que no es nuevo ya el año 1972 se crearon los Comandos populares y Los Cordones Industriales para responder a los ataques de los empresarios y la burguesía yankee. Así se entendió en Octubre y así se estaba hasta la llegada de la pandemia. Más toda esa experiencia, dada las precarias condiciones del servicio de salud y la economía capitalista, comienza gradualmente en los barrios, a ponerse al servicio del combate al coronavirus. Ejemplo de ello es la Asamblea Marimonjas, La Asamblea de Playa Ancha o en el centro de Valparaíso La Asamblea Plaza el Descanso y la Resistencia, esta última teniendo a su haber una red de comunicaciones, activistas y conocimiento del territorio pone su potencial en la lucha contra la pandemia, veamos cómo es esto:

Lea también  Libertad para los presos políticos en Chile. No más presos por luchar.

A principio de marzo se discute la crisis sanitaria, el abandono del pueblo y la necesidad de una respuesta inmediata. La Comisión de comunicaciones y la Comisión de salud creada en la revuelta, con sus voluntarios de centros de atención y socorro a los heridos en la lucha contra el estado, ahora se ponen al servicio de la comunidad, definiendo los siguientes criterios:

Fortalecer el sistema inmunológico mediante un instructivo de alimentación saludable, lo que se debe complementar con la obtención oportuna de dichos alimentos.

Como prevenir desde la higiene y Contención emocional ante la pandemia.

Con estos principios se dan las siguientes tareas:

Dividir el territorio con encargados y número de teléfono (que hacer en caso de emergencia, centros de atención y horario, informaciones y coordinación)

Elaboración de un catastro de ancianos y mujeres en riesgo, se levanta una brigada de salud que lo desarrolla y voluntarios para aplicarlo en terreno. Se indaga sobre su estado de salud, vacuna, atención medica, familiar más cercano, si cuentan con servicios básicos, alimentación, número de teléfono, etc

Entre los miembros de la asamblea se creó en Noviembre una organización de cooperativismo para el abastecimiento en periodo de lucha , con la idea de la economía social en resistencia; esta iniciativa pone ahora su experiencia en el abastecimiento a la comunidad, organizando compras colectivas de granos, harinas, legumbres, avena, frutas y verduras, estableciendo lugares de acopio, centralizando las transferencias y voluntarios para las compras, transporte y distribución. Agrupados en micro círculos con un representante, se realiza la compra solidaria generando un fondo común para las familias que no tengan los medios y requieran de abastecimiento, a partir de cupos de 5000 pesos, se pueden pedir varios cupos (10, 15 o 20 mil pesos) aportando voluntariamente 1000 pesos, de la misma cuota (5000) para el fondo común, más los aportes anónimos que se recibidos.

Lea también  Paraguay | No existe capacidad para flexibilización inteligente

La comisión de comunicaciones elabora he imprime el protocolo comunitario, el catastro y se da la tarea de crear un boletín con el objeto de mantener informados a los vecinxs.

Como vemos la experiencia en concreto da cuenta de una organización de clase para enfrentar la adversidad, el pueblo se articula y crea sus organismos, la Asamblea autoconvocada de Marimonjas por ejemplo, denunciando el abandono del estado y la precaria atención del sistema de salud crearon su Brigada de Sanitización, adquiriendo bombas pulverizadoras, buzos protectores, mascarillas y desinfectantes con aportes de los vecinos . Esta asamblea también trabaja el catastro de la tercera edad con la campaña “Tu me cuidaste yo te cuido” y la autogestión de la plataforma de mapeo de emprendimientos y oficios para hacer frente a la cesantía.

La Asamblea territorial Playa Ancha se ha dado una serie de tareas y acciones, tales como:

Generar una red de apoyo solidario a los adultos mayores

Puntos de acopio de alimentos

Afiches e informativos de acciones comunitarias

Se articulan sectores con acciones solidarias, como el de Quebrada Verde con el centro el Hormiguero, El sector de Puertas Negras coordinado con el Centro del adulto mayor CEDAM y el ex jardín Campanita. Se busca replicar esta acción solidaria en otros sectores recabando información de dirigentes y actores sociales relevantes.

Para el abastecimiento se proponen instalar Canastas Solidarias en los diversos almacenes, a partir de las donaciones de clientes al salir del local. A la vez se intencionará la creación de huertas en las juntas de vecinos, desde el mes de junio se realizarán sesiones de huerto domiciliario, que en perspectiva permita a las personas otra forma de abastecimiento.

Para la agitación se generarán consignas a instalar en las casas, dando continuidad a la protesta social.

Lea también  ¿Realmente hay que optar entre “salvar vidas” o salvar a la economía mundial?

Como vemos el pueblo organizado continúa acumulando experiencia para las luchas venideras, creando organización y deliberando sobre el futuro de la sociedad.

Las Asambleas territoriales que continúan en pie tras el reflujo del proceso revolucionario, se robustecen como formas organizativas paralelas al poder institucional. En estos momentos en que sufrimos el embate de la barbarie capitalista y en que el ilegítimo gobierno empresarial de Piñera y el parlamento corrupto avanzan dando tumbos sin saber que hacer, se nos vuelve imperioso resolver los aspectos más apremiantes de esta crisis a través de nuestra propia organización. Llamamos a multiplicar las organizaciones populares: asambleas territoriales, ollas comunes, comprando juntos, comités de fábricas, de salud y de cesantes para hacer confluir nuestras banderas en una organización poderosa, para cuando suene la hora decisiva.

¡Fuera Piñera y fuera el Intendente Martínez!

¡Si ellos no cierran las carreteras para protegernos del contagio las cerraremos nosotros!

¡ Cuarentena total para Valparaíso, con sueldo garantizado!!

¡Libertad a tod@s los presos políticos!