Compartir

Hoy en día suben los precios de los alimentos, del transporte, de los remedios. Vivir es cada día más caro. También sube la tasa de cesantía. Lo único que no sube es el sueldo. Ahora el gobierno y los empresarios nos quieren rebajar la indemnización por años de servicios. Y si nos manifestamos en contra de esto, recibimos una brutal represión. ¿Será que estos son los tiempos mejores? Al contrario de todo lo que prometió Piñera en su campaña, no vemos cambios para mejor.

Por MIT-Chile

Alza de precios

Fácilmente podemos ver reflejado el alza de los precios, tanto de los alimentos como de los servicios. El índice oficial de inflación, el IPC, según datos oficiales, no debe pasar de los 3,1%. Sin embargo, lo que vemos al fin parece ser mucho más que eso.

Pongamos unos ejemplos. En Santiago hoy en día el pasaje de la micro vale $ 680, mientras que el metro en horario punta está en $780. Y pensar que en el año 2009 la micro costaba 400 y el metro 460. El valor del pasaje está lejos de la capacidad monetaria de todo trabajador, es cosa de andar en el metro cercana a las 18h, cuando se anuncia el cambio de tarifa, de inmediato se ve un mar de personas corriendo para poder ahorrar algo que sea. Ante esta situación los parlamentarios y los políticos muestran su total desconocimiento, como lo demostró un reportaje de TVN en el cual se entrevista a diputados sobre el valor del pasaje del metro, y hay diputados que responden que sale 290 pesos, otro 350, se nota que son una casta de privilegiados que en su vida no han usado el transporte público.

La bencina que cada vez está más cara y ya pasó los 800 pesos. Las universidades no paran de subir sus aranceles. La Universidad de Chile, por ejemplo, ¡subirá en casi 10% los aranceles en varias carreras!

Un reportaje de El Mercurio de septiembre de 2018 mostraba como subieron los precios de los remedios más vendidos en hasta 89% desde 2014, o sea, casi doblaron su valor. Antes una persona diabética gastaba, en promedio, $9.599 por una caja de 30 píldoras de 750mg de Glafornil. Cuatro años después, la misma persona tiene que gastar más $17.995.

Lea también  Chile | La situación de la clase trabajadora y la juventud

Sueldo y la farsa de nuevos empleos

Y el sueldo, ¿ha subido en la misma proporción? ¡El sueldo mínimo ha subido en 12 mil pesos! Casi una broma para los trabajadores.

La consecuencia de eso es que millones de trabajadores tienen que endeudarse para sobrevivir. Hoy ya son más de 11 millones de personas endeudadas, de las cuales más de 4 millones son deudores morosos.

La cesantía sigue y sigue aumentando. Los empleos prometidos nunca se hicieron realidad.

Reformas para empeorar nuestra vida

Ahora el gobierno propone aprobar una nueva reforma de pensiones y otra laboral.

En el caso de la reforma previsional, el gobierno quiere que las AFPs sigan administrando nuestras pensiones y ahora va a poner más empresas para lucrar con nuestra jubilación. Mientras millones de trabajadores dicen NO + AFP el gobierno propone MÁS AFP. (Para más informaciones ver artículo: “Reforma de Pensiones de Piñera: negocio para los empresarios, gran burla para los trabajadores en el link a continuación…)

Y, ojo! los cambios en la ley laboral prometen ser aún peores. El gobierno ya anunció que quiere cambiar las indemnizaciones por años de servicios. Hoy un trabajador que trabajó con contrato puede, si es despedido, recibir hasta 11 sueldos por cada año trabajado. Lo que quieren hacer los empresarios y el gobierno es disminuir eso a 4 o 5 sueldos como máximo. Dicen que hoy los empresarios no generan empleo porque es muy caro contratar y despedir trabajadores. Eso es una burla. ¡Como si la cesantía, los bajos sueldos y el empleo precario fuese culpa de los trabajadores!

Otros puntos que probablemente serán tratados en la reforma vendrán a dificultar aún más la organización de los trabajadores, la efectividad de las huelgas, etc.

El gobierno está anunciando que la reforma laboral sería presentada en los próximos meses.

Los trabajadores no aceptamos esta situación

En todo el país hay luchas y huelgas. Mientras escribimos este artículo se desarrolla la combativa huelga de los portuarios en Valparaíso. También hay huelgas en Fundación Integra, en sectores del retail, en la fábrica CIC de Maipú y varias otras. Eso es así porque los patrones no quieren dar ni un décimo de su ganancia en aumentos de sueldo, bonos y otros beneficios. Los trabajadores no vamos a aceptar retrocesos.

Lea también  Chile | ¿Por qué los profesores se movilizan?

Es fundamental que las centrales sindicales, federaciones y confederaciones discutan un plan de luchas para unificar a los trabajadores del norte al sur del país para defender nuestros derechos y arrancar conquistas.

No podemos aceptar callados los ataques al derecho de huelga, la disminución de las indemnizaciones por años de servicios y que nuestra plata siga en manos de las AFPs. Como trabajadoras y trabajadores tenemos que organizarnos en las empresas, en el sector público y en los barrios. Debemos exigir a los dirigentes sindicales y sociales que se pongan a la cabeza de esa lucha. Si no lo hacen, ¡deben ser cambiados!

La única respuesta del gobierno: Represión

La única respuesta que da el gobierno hoy es represión. ¿La propuesta del gobierno para la educación? Carabineros. ¿La respuesta del gobierno para los trabajadores? Carabineros. ¿La propuesta del gobierno para el pueblo mapuche? Carabineros.

El “suicidio” realizado por el gobierno de Alejandro Castro en Valparaíso, la muerte del joven Camilo Catrillanca, ahora otro “suicidio” más de un dirigente sindical forestal en Concepción. No podemos aceptar esa política. Exigimos investigación de los asesinatos y la condena a todos los involucrados – de los mandantes hasta los que cometieron los crímenes.

¡No podemos aceptar que invadan los colegios y liceos para detener a estudiantes! Basta de esa política represora. Tenemos que unificar la lucha de los trabajadores en huelga, de los estudiantes y apoderados para decir basta a este gobierno y a los empresarios.

Piñera, ex Nueva Mayoría y empresarios se han tomado de la mano

La política de Piñera es continuación de la política del gobierno de la ex Nueva Mayoría. En el gobierno anterior también fueron asesinados dirigentes sociales y líderes mapuche. Las reformas de Bachelet también empeoraron la organización de los trabajadores. Nada se hizo para acabar con el robo de las AFP. Los que hoy se dicen oposición en verdad son más de lo mismo. Podemos confiar solamente en la fuerza de la clase trabajadora organizada.

Lea también  Chile | Los trabajadores necesitamos un partido para la revolución

Organizar la lucha para mejorar nuestra vida

¡No aceptaremos ningún derecho menos!

Tenemos que luchar para acabar con el Código Laboral que no sirve a los trabajadores. La lucha en defensa de nuestros derechos tiene que ser también para mejorar nuestras condiciones de vida.

Exijamos aumento del sueldo mínimo a $ 500.000 y que las 100 empresas con mayores ganancias financien ese aumento.

¡Disminución de la jornada laboral sin disminución de sueldos para que los trabajadores y trabajadoras tengan vida y para que haya más empleos!

¡Basta de alza de precios, que los empresarios paguen con sus ganancias la carestía de vida!

¡Hagamos como los “chalecos amarillos” en Francia!

Ni Piñera ni el parlamento solucionaran nuestros problemas

¡Unificar las luchas para conquistar nuestras demandas!

¡Fortalecer la organización de la clase trabajadora para caminar hacia un gobierno de las y los trabajadores sin patrones ni empresarios!