Compartir

El gobierno de Jair Bolsonaro (PSL) determinó la interrupción de la compra y demarcación de tierras para fines de la Reforma Agraria. De acuerdo con el reportaje de Repórter Brasil, este martes 8, la Superintendencia del INCRA (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria) recibió documentos con esa orientación el pasado jueves 3.

Escribe CSP-Conlutas

De esta forma, por lo menos 250 procesos están suspendidos. Señala el reporte de la Repórter Brasil, que la intención del nuevo gobierno es acabar con la Reforma Agraria. Otra alerta es que la suspensión “sería un modo de ganar tiempo, hasta que sean editadas las medidas que favorezcan a los grandes propietarios de tierras”.

No es algo nuevo que la Reforma sea dejada de lado por los gobernantes. Desde el 2015, el presupuesto ha sido reducido.

El programa de Reforma Agraria, en el gobierno de Bolsonaro, tiene como responsable al presidente de la UDR (Unión Democrática Ruralista), Luiz Antônio Nabhan Garcia, que obviamente defiende los intereses de los latifundistas.

Según el abogado de la CSP-Conlutas, Waldemir Soares Junior, quien también integra el sector del campo de la Central, dijo que “Nabhan es conocido por los movimientos sociales, por supuesto favorecimiento de milicias contra esas organizaciones, además de haber sido investigado en la CPI Mixta de la Tierra”.

Waldemir resalta que Nabhan tiene como interés defender el agronegocio, el latifundio y la concentración de tierras en Brasil. “No asombra esta medida de suspensión del proceso de Reforma Agraria, como tampoco no será ninguna sorpresa el congelamiento total de la creación de reservas indígenas, extractivistas y la titulación de quilombos [ocupaciones de negros]”, señala.

Lea también  Para Israel, bombardear Gaza es propaganda electoral

“Este es un ataque más contra los trabajadores, que luchan por tierra y que se está intensificando con el nombramiento de Tereza Cristina, también ruralista, para el Ministerio de Agricultura y de Nabhan Garcia para la secretaría de asuntos fundiarios”, concluyó el abogado.

La decisión del gobierno de Bolsonaro alcanza a los campamentos apoyados por la CSP-Conlutas, vía sectorial del campo. Son ellos, Meren (Socorro/SE), Monte Alegre y Belém ((Itaporanga d’ajuda/SE), Zulmira Gonçalves (Barretos/SP), Cachoeirinha (Boa Esperança do sul /SP), Didi Travesso (São José dos Campos/SP), Capão das Antas (São Carlos/SP) y Maria Petit (Duartina/SP).

Traducción Laura Sánchez