Compartir

El PSTU lanza candidatura a la Presidencia del obrero metalúrgico, luchador y socialista, para presentar una alternativa socialista en las elecciones de 2014.

En momentos en que el gobierno y la oposición conservadora no son capaces de satisfacer las demandas de las calles y persiguen y criminalizan  los movimientos sociales, es necesario construir una alternativa socialista de trabajo. La precandidatura de  Zé Maria es una expresión de las luchas y demandas de las calles con la confianza de  que siempre ha estado del lado de los trabajadores y de la juventud.

Zé Maria comenzó su activismo en medio de las huelgas industriales de finales de los años 70 en la región del ABC paulista, junto con Lula, junto con quien fue arrestado en 1980. Sin embargo, si el destino de la mayoría de los sindicalistas de este período fueron los palacios de gobierno y las posiciones del Estado, Zé María sigue siendo parte de la lucha obrera. José Maria de Almeida es actualmente dirigente de la CSP / Conlutas.

En junio, los jóvenes y el pueblo salieron a las calles, acorralaron a los gobiernos  y lograron reducir el precio de los pasajes. Desde entonces, los trabajadores realizaron numerosas huelgas  y consiguieron algunas victorias. Movimientos por la vivienda popular  hicieron varias ocupaciones en las ciudades. Pero por desgracia, poco ha cambiado en el país porque los gobiernos no han oído la voz de las calles, no cumplieron con las exigencias y la insatisfacción es enorme.

La gente quiere cambiar, pero no quiere el retorno de la vieja derecha. Es necesario dar voz a las calles y luchar contra todo el sistema. Es preciso una candidatura que cumpla con las luchas de los trabajadores y jóvenes en torno a un programa obrero, anticapitalista y una agenda anti -imperialista que abogue por una transformación radical de la sociedad hacia el socialismo. Por lo tanto, el PSTU presenta la precandidatura de Zé María a la presidencia.

A pesar de que faltan muchos meses para las elecciones, el debate electoral ya está abierto. Las élites, el gobierno y la oposición conservadora buscan restringir el debate a sus candidatos. Con algunas diferencias, todos defienden el mismo modelo económico que favorece a los bancos, las grandes corporaciones y el agronegocio, a costa de las necesidades y demandas de los trabajadores, los pobres y los jóvenes.

El PSDB de Aecio Neves [oposición de derecha] es la vieja derecha que traerá más miseria para el pueblo trabajador. El PSB de Eduardo Campos y Marina Silva [partido burgués que fue aliado del PT] no está dispuesto a cambiar el país, es otra “promesa” que dará lugar a una nueva decepción. Desafortunadamente, el gobierno de Dilma no cumplió con las altas expectativas de los trabajadores, ya que gobierna para los ricos y poderosos.

Los gobiernos gastan dinero con la Copa Mundial de la FIFA pero carecen de escuelas y hospitales en todo el país. La educación pública sigue siendo un desastre porque los gobiernos se niegan a invertir el 10 % del PIB en la educación pública, lo mínimo necesario para mejorar las escuelas y dar a los maestros un salario decente. La situación de la salud pública no es diferente. Se necesita más dinero, más equipo, más hospitales. Al mismo tiempo, la inflación de nuevo vuelve  a preocupar a todos los interesados ​​y el Gobierno prepara nuevas medidas que atacan los derechos de los trabajadores y sus conquistas.

El gobierno de Dilma está privatizando nuestro petróleo. Con la subasta del campo Libra entregado un bien público que vale un billón de dólares por  unos míseros 15 mil millones. Además, el dinero del el pre-sal  [petróleo submarino] que se podría utilizar para cambiar realmente la salud y la educación públicas va a los bolsillos de las multinacionales y los banqueros. Es sólo una pequeña parte que quedará en el país (las regalías) cuando tendríamos todo el dinero del petróleo, que es nuestro. Fue la mayor privatización del PT, similar a la privatización de la Vale [do Rio Doce, minera] y Telebrás [telefónica] hecha por el PSDB. ¡Basta de entregar nuestra riqueza! ¡Exigimos la renacionalización de las empresas privatizadas y un 100 % de propiedad estatal Petrobras!

Como si esto no fuera suficiente, somos testigos  de la corrupción que azota el Congreso, las legislaturas y los gobiernos de todo el país. En este sentido, no hay diferencias: la corrupción del PSDB es tan grande con el escándalo del metro de São Paulo como el “mensalao” del PT. Requiere, entre otras medidas, la detención de todos los corruptos, la cancelación de la reforma de las jubilaciones que se compró con el “mensalao”, la revocabilidad de los mandatos de los parlamentarios y que sus salarios sean iguales a un maestro o un obrero.

Las mujeres que se encontraban en la primera línea de las manifestaciones de junio no ven  respuesta del gobierno a sus problemas. Guarderías que faltan, casas de acogida  para las mujeres agredidas. Y lo peor es que la violencia contra la mujer y contra los negros y los homosexuales se ha incrementado. Incluso con la Ley Maria da Penha , el número de asesinatos de mujeres no ha disminuido . Para empeorar las cosas, el PT hace un acuerdo y Feliciano [diputado evangelista machista y homofóbico] es el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados.

Los gobiernos tratan de recuperar el control de las calles y se desencadenó una violenta represión y criminalización de los movimientos  El gobierno de Sergio Cabral (PMDB de Río de Janeiro) con el apoyo de PT y Dilma Rousseff , reprimió con dureza a los maestros en huelga . La misma Policía Militar que reprime las luchas, ha torturado y asesinado a Amarildo [albañil negro, habitante de la favela  Rocinha]. El PSTU exige el fin del genocidio contra los negros en los barrios pobres de todo el país. ¡Exigimos la desmilitarización de la policía y terminar con la PM! Y gritamos, junto con la mayoría de la gente de Río: ¡Fuera Cabral! ¡Dictadura nunca más!

En 2014, tenemos que volver a las calles. Sabemos que el verdadero cambio no vendrá de las elecciones. Sólo a través de la organización y movilización de los trabajadores y la juventud impondremos un plan económico alternativo que garantice a los trabajadores el aumento general de salarios, actualizable de acuerdo a la inflación, el congelamiento de precios y tarifas, la salud, la educación , la vivienda y el transporte para todos y de calidad, el no pago de la deuda interna y externa, el fin de la privatización y la renacionalización de las empresas privatizadas, entre otros puntos.

Pero no sólo eso: es muy importante  la construcción y la presentación de una alternativa en las próximas elecciones que se ponga al servicio de las luchas de los trabajadores y la juventud. Por lo tanto, llamamos a la constitución de un Frente de Izquierda con el PSOL y el PCB, en torno a un programa clasista y socialista, y presentamos la candidatura de Zé María a la presidencia.

Para ser verdaderamente un Frente de Izquierda que sea una alternativa, es necesario establecer un programa derivado de las luchas y reivindicaciones de la clase, pero no se detiene ahí. Es necesario apuntar a un cambio radical en la sociedad, un cambio de sistema, hacia el socialismo. Tampoco se pueden repetir los errores del PT de hacer acuerdos y alianzas con los partidos burgueses y la burguesía o recibir fondos para el financiamiento de campaña. En este sentido, es preocupante la configuración de la candidatura del senador del PSOL Randolph que ha actuado y de ha posicionado políticamente de manera diferente, a veces en la esquina opuesta, de la mayor parte de los postulados anteriores. Por último, tenemos que velar por el cumplimiento y la representación de los partidos en toda la discusión programática, la composición de las listas a cargos ejecutivos y la proporcionalidad en los cargos parlamentarios, el plan de campaña, el uyso de los tiempos de TV y otros aspectos .

¡Volvamos a las calles! Vamos a unificar a la juventud, los movimientos populares y los sindicatos para hacer una gran lucha unificada durante la Copa Mundial de la FIFA y por la demanda que se deje de dar dinero a los banqueros y contratistas. No estamos solos. Los trabajadores y la juventud de Europa, Norte de África y Medio Oriente, Argentina y Chile muestran que es posible enfrentar y derrotar al gobierno y sus planes de austeridad. ¡Tenemos que luchar, se puede ganar!

 

¡2013 fue sólo el comienzo, mañana será más grande!

¡Tenemos que cambiar el sistema!

¡Apoye la candidatura de Zé María a presidente!

Lea también  En la nueva masacre a Gaza, la primera víctima es la verdad