Compartir

No debemos “tragar” esa reforma. Precisamos ir para encima de ellos. Vamos a las calles el 6 de agosto, como está convocando la CSP-Conlutas. Vamos a explicar el gran ataque que significa la reforma, ayudar a extender la indignación, y organizar la reacción.

De: Editorial Opinião Socialista n.° 574, PSTU – Brasil

Banqueros, empresarios, Bolsonaro-Guedes-Rodrigo Maia y este Congreso de canallas ganaron una batalla: votaron la reforma de la previsión en la Cámara en el primer turno. Pero todavía no ganaron la guerra. Para aprobar la reforma definitiva, precisan votar en segundo turno en la Cámara y después en el Senado.

A pesar de que los de arriba están unidos para avanzar la explotación y el quite de derechos de los trabajadores y del pueblo pobre, ellos continúan teniendo crisis y disputas políticas. Está ahí Bolsonaro queriendo colocar al hijo, especialista en hamburguesas, como embajador en los Estados Unidos, generando tumulto entre los de arriba. Él también parece haber tomado gusto por el toma-lá-da-cá [algo así como tú me das, yo te doy, o dar para recibir] después de dar R$ 4,5 mil millones a los diputados. Ahora quiere disputar el centrão [centrón, partidos de centro] con Rodrigo Maia, de ojo en las elecciones de 2022. No está descartada la posibilidad de nuevas crisis en las alturas.

No debemos “tragar” esta reforma. Precisamos ir para encima de ellos. Vamos a las calles el 6 de agosto, como está convocando la CSP-Conlutas. Vamos a explicar al gran ataque que significa la reforma, ayudar a extender la indignación, y organizar la reacción.

Nuestro problema ha sido la ociosidad de las cúpulas de las centrales, con excepción de la CSP-Conlutas, y la postura de las direcciones de los partidos de oposición parlamentaria de privilegiar la acción en el parlamento en lugar de la movilización en las calles.

Lea también  Huelga minera en medio de la rebelión social chilena

Vamos a organizar la lucha por la base, pegar la cara de los diputados en los postes en todos los Estados. A partir de la base, vamos a llamar a los sindicatos, los movimientos y las cúpulas de las centrales para que ellos dejen de no hacer nada. Es preciso llamar a los trabajadores a las calles en la votación del segundo turno, y organizar una nueva y más fuerte huelga general.

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.