Compartir

Mientras cerrábamos esta edición de Opinião Socialista, la Cámara de Diputados se preparaba para enterrar una denuncia más contra Temer y su cuadrilla. El gobierno no economizó para comprar diputados, agradar a ruralistas, banqueros y empresarios.

Por: PSTU – Brasil (editorial Opinião Socialista 545, 25/10/2017)

Se estima que en esa movida fueron quemados más de 12.000 millones de reales (U$S 3.702 millones), además de la liberación de otros R$ 800 millones por enmiendas [alteraciones a la propuesta] a los diputados.

Para que la banca ruralista [hacendados] continuase fiel al gobierno, Temer lanzó un decreto que acaba con la fiscalización sobre el trabajo esclavo, además de liberar multas ambientales, que fueron convertidas en prestación de servicios. Según el Ibama [Instituto Brasileño de Medio Ambiente], existen R$ 4,6 mil millones en multas no pagas, especialmente por ruralistas. Un poco más y Temer va a revocar la Ley Áurea [que abolió la esclavitud en el país en 1888].

Pero el gobierno no va a caer. No porque sea fuerte, sino porque la burguesía y también los principales partidos de oposición no quieren derribarlo. Hay un gran acuerdo para mantener a Temer, que va desde PMDB, DEM y PSDB hasta el PT y el PCdoB. El PSOL, en la oposición, no va más allá del juego parlamentario. Solo piensa en ganar votos.

Temer y el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (DEM-RJ), de la base del gobierno y gran amigo de la oposición, disputan quién puede garantizar más reformas liberales contra el pueblo. Ya la supuesta oposición, hace juego de escena. Finge estar en contra, pero no mueve un dedo para movilizar a quienes efectivamente pueden derrotar las reformas. Como si no bastase, culpan al pueblo, que, supuestamente, no tendría disposición de lucha.

Lea también  Brasil: PSTU realiza seminario “Marxismo y opresiones” en todo el país

Maté al Presidente

Hay mucha indignación, hambre, huelgas, desobediencia civil y de todo un poco. Las cúpulas de las mayores centrales [sindicales], también movimientos sociales como el MST y el MTST [sin tierra y sin techo], y los partidos que interactúan con esas entidades y organizaciones, como el PT, Solidariedade y el PCdoB, actúan en pro de las elecciones de 2018. Hacen muy poco o prácticamente nada para movilizar a sus bases de manera unificada.

El nuevo rap de Gabriel, el Pensador, “Tô Feliz (matei o Presidente 2)”, reeditando y adaptando el “Fuera Temer”, una música hecha para el “Fuera Collor”, tuvo más de 1,5 millones de accesos en tres días. En la música y en el video, el pueblo unido (los 97% que está contra Temer y el Congreso) quieren tirar abajo todo eso que está ahí.

Las huelgas obreras, como la de Mitsubishi, en Catalão (Goiás), o la de la Unilever, en Vinhedo (San Pablo), son fuertes, llenas de valentía, e impiden por abajo la barbarie total, a pesar de las cúpulas y los partidos electoralistas. Las huelgas de profesores y empleados públicos no tienen fin, defendiendo los servicios públicos.

Los integrantes del Ministerio Público y de los magistrados del Trabajo, así como del Sindicato de los Auditores Fiscales del Trabajo, declararon que la reforma laboral es inconstitucional y, por lo tanto, no van a aplicarla, en actitud de desobediencia civil. Los auditores fiscales de la Receita Federal [Administración de los impuestos de la Unión], por su parte, ya están haciendo huelgas y van a la huelga por tiempo indeterminado el 1 de noviembre.

El día 10 tiene que ser de paro total

El 1 de noviembre será un día de paralización y manifestaciones que, si las centrales quisiesen, puede convertirse en un día de huelga general, tal como fue el 28 de abril, que impidió, en el inicio del año, la reforma de la previsión. Recordemos que la “echada para atrás” de las cúpulas de las centrales, impidiendo la huelga general del 30 de junio de este año, le permitió al gobierno aprobar la reforma laboral.

Lea también  Compra de diputados: Bolsonaro saca R$ 1.000 millones de la Educación por reforma de la Previsión

Ahora, Temer, empresarios, banqueros, agencias de riesgo (consultoras de especuladores), Rodrigo Maia, el ministro banquero de Hacienda, Henrique Meirelles, y todos los medios, están diciendo que van a poner en votación, todavía este año, la reforma de la previsión. Quieren aprobar la edad mínima de 65 años, reventando la única y verdadera política social existente en el país.

Hablan de que será una reforma enjuta. No es verdad. Si aprueban la edad mínima y el nuevo cálculo, harán con que todo el mundo se jubile a los 70 años con la mitad del salario.

No hay silencio inocente

Lo impresionante es el silencio de las cúpulas de las centrales sindicales y de los dichos partidos de oposición sobre el asunto (incluyendo el PSOL). Al mismo tiempo, el día 10, votado como día de paralización y lucha por el Brasil Metalúrgico y anulado por las mayores centrales, no se está construyendo por ellos en la base. Si hacen como el 30 de junio, cuando desmontaron la huelga y ayudaron a aprobar la reforma laboral, las cúpulas de esas centrales estarán una vez más clavando el cuchillo en las espaldas de los trabajadores.

Lula y el PT dicen que harían un referendo para ver si el pueblo aprueba o no esas reformas. ¡Charlatanería! Quien puede derribar esa reforma es el pueblo en las calles y una huelga general. No se necesita ningún referendo para saber que 97% de la población está contra ese ataque a la jubilación. No hay ninguna garantía de que el PT revoque reforma alguna si fuera gobierno. Ahora es la hora. ¡Es hora de ir a la lucha!

Lea también  SITRANDE debe estar en la mesa negociadora de Itaipú

Preparar el día 10 por la base

Los activistas deben llamar a los sindicatos de todas las centrales a organizar por la base un gran día de paralización y manifestaciones de masas, el día 10, contra las reformas de la previsión y laboral, el desempleo, las tercerizaciones, las privatizaciones, y en defensa de los servicios públicos.

Exija asamblea en su sindicato. Exija que las centrales rompan el silencio. Ponga la boca en el trombón contra la reforma de la previsión, y construya el día 10. ¡Vamos a parar el Brasil!

Traducción: Natalia Estrada.