Compartir

La epidemia de coronavirus se agrava cada día en el Brasil. Son más de 1,4 millones de infectados y 58.000 muertes, sin contar las subnotificaciones. El Brasil debería estar en cuarentena para salvar vidas. Esta situación calamitosa solamente refuerza la necesidad de defensa del aislamiento social como principal medida en este momento.

Por: CSP-Conlutas

Frente a tal situación, sin una política coherente del gobierno Bolsonaro y tampoco de los gobiernos estaduales y municipales, además del alto índice de contaminación en el país, que puede empeorar, tenemos una profundización de la crisis económica. La previsión de caída del PIB de hasta 10% y el aumento del desempleo pueden llevar a más de cinco millones de trabajadores y trabajadoras a juntarse a los actuales doce millones que ya conviven con ese sufrimiento.

En lugar de buscar soluciones, el gobierno Bolsonaro aplicó medidas que permitieron la ruptura de contratos de trabajo, reducción de derechos, despidos, sin siquiera haber garantizado una renta digna para que todos puedan enfrentar la pandemia. Muchos viven frente a la opción entre morir de Covid-19 o de hambre. Bolsonaro, Mourão y el ministro de Economía Paulo Guedes, están preocupados en agradar a banqueros y grandes empresarios.

Con las medidas agresivas contra la clase trabajadores y los más pobres y la desatención con las vidas, asistimos también a las tentativas de militarización del país. ¡Estamos bajo un gobierno genocida! Pero la indignación del pueblo aumenta, y entidades, movimientos, organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos decidieron lanzar un amplia campaña nacional: la jornada por el “Fuera Bolsonaro; Impeachment ya”, que señala un día nacional de luchas para el próximo 10 de julio, un plenario popular el día 11, e indica el apoyo a las manifestaciones callejeras previstas para el 12 de julio.

Lea también  Hugo Blanco, Río Profundo: un filme necesario para los trotskistas latinoamericanos

CSP-Conlutas y el empeño en la preparación del calendario unitario

La CSP-Conlutas participa de ese frente amplio. La Central participará de las iniciativas virtuales, así como de las presenciales, garantizando el uso de máscaras y de alcohol en gel y el distanciamiento necesario. Serán protegidos los activistas y militantes encuadrados en los grupos de riesgo.

La Central actuará simultáneamente con la campaña nacional, pero también mantendrá las banderas centrales que viene defendiendo en este período de pandemia, manteniendo la independencia y la autonomía con la política aprobada en sus instancias: “En defensa de la vida, cuarentena general con garantía de empleo y renta digna para todos. Fuera Bolsonaro y Mourão, ya”. Mantendremos también la lucha contra el racismo y el genocidio del pueblo pobre, la defensa de las banderas de los trabajadores en servicio esencial por garantía de EPIs (equipamiento de protección individual) y condiciones de trabajo.

 

Día 10: será el gran día de la jornada de luchas

El 10 de julio quedará marcado como un gran día de movilización. La intención es iniciar por la mañana con asambleas en el mayor número de lugares de trabajo posibles, incluso promoviendo atrasos [en la entrada] donde haya condiciones.

La CSP-Conlutas también buscará organizar actos simbólicos en los centros de las ciudades y/o, especialmente, en las periferias, ocupaciones, sectores campesinos, indígenas o quilombolas donde actúa en lo cotidiano.

La participación de la Central tiene la intención de fortalecer nuestra lucha para derrotar el gobierno de ultraderecha y sacar a Bolsonaro y Mourão, pero no está al servicio de la vuelta de las alternativas de conciliación de clases del PT, PCdoB, PDT, Rede, y otros partidos.

Lea también  El imperialismo alemán y la Volkswagen: los juegos sucios continúan

Frente a la política del gobierno genocida, es posible que hasta allá la Central apunte la necesidad de la preparación de una huelga general en el país.

Además de esas acciones, desde la madrugada, en las estructuras, debemos:

a- Vestir de negro y orientar a que todas las personas lo hagan, que pongan una toalla o paño negro en las ventanas ese día, como forma de protesta;

b- Integrarnos activamente en las iniciativas de las redes sociales (Twitazo, dando likes a los posteos de la CSP-Conlutas), que ocurrirán durante todo ese día;

c- Hacer esfuerzos prácticos para que tengamos un gran cacerolazo nacional a las 20.30 horas;

d- Lanzar videos, audios o cards de dirigentes y activistas reforzando los ejes de lucha en ese día por las redes sociales. Serán divulgados videos de dirigentes de los gremios y movimientos de las regionales, por eso es urgente garantizar el envío de videos para Nacional.

Día 11 – Plenario Popular Nacional por el ¡Fuera Bolsonaro. Impeachment ya!

Debemos participar activamente de esa iniciativa, en nombre de la CSP-Conlutas, sindicatos, entidades y movimientos en general.

Día 12 – Actos callejeros

La CSP-Conlutas apoyará esos actos y organizará, en cada lugar donde estén convocados, la participación en bloque de los activistas de la CSP-Conlutas con nuestras banderas, máscaras, pasacalles y agitación política de nuestras reivindicaciones políticas. Vamos a actuar de forma organizada, como una columna, visando amplificar y dar más visibilidad a nuestra política.

Nuestra preparación

Es muy importante que desde ya iniciemos la preparación para la Jornada de Luchas de los días 10, 11 y 12 de julio. Eso significa que las iniciativas comienzan a ser implementadas a partir de ahora.

Lea también  CSP-Conlutas | Resolución Internacional

Es hora de ir a la lucha unificados, una vez más. Es necesario derrotar este gobierno genocida para proteger vidas, a la clase trabajadora y a los más pobres!

Traducción: Natalia Estrada.