Compartir

Los ataques de Bolsonaro a la Educación no paran, pero la lucha para enfrentar los absurdos de este gobierno de ultraderecha tampoco. Estudiantes y profesores se preparan para volver a las calles el próximo 13 de agosto, y están convocando a un día de paralización nacional.

Por: CSP-Conlutas

La movilización es convocada por entidades de los profesores y trabajadores de la educación y organizaciones estudiantiles, como CNTE (Confederación Nacional de los Trabajadores de la Educación), Andes-SN, UNE, Ubes, entre otras.

La reunión de la Coordinación Nacional de la CSP-Conlutas, realizada del 5 al 7 de julio, aprobó el apoyo y la participación de sus entidades en este día de lucha y defiende que la fecha sea incorporada por todas las centrales sindicales para transformar la movilización en un día de huelga general en el país, en defensa de la educación así como contra todos los ataques del gobierno al conjunto de la clase trabajadora, como es la Reforma de la Previsión.

Bolsonaro va a destruir la Educación Pública

La situación de la educación en el país es cada vez más preocupante. En lugar de resolver los problemas históricos del sector, cuya realidad es de escuelas desmanteladas, mala calidad de enseñanza, profesores mal remunerados, y bajo acceso a la enseñanza superior, la postura de Bolsonaro y de su ministro Abraham Weintraub es de desprecio total por la Educación.

En seis meses de gobierno, la política adoptada hasta ahora es de destrucción de la educación pública, sea con ataques a la Educación Básica (escuela primaria y secundaria), sea a las universidades.

Como si no bastasen los cortes anunciados a inicios del año por valor de R$ 5,7 mil millones, la prensa informó este lunes (15/7), con base en datos oficiales del gobierno, que Bolsonaro paralizó las acciones volcadas para la Educación Básica en el primer semestre de este año. El corte en el repaso de dinero afectó áreas como educación integral, guarderías, escuelas rurales, alfabetización y enseñanza técnica.

Lea también  Bolsonaro y el asesinato de Marielle Franco y de Anderson: ¡investigación ya!

Por una nueva huelga general

El 13 de agosto será, por lo tanto, un día de tomar las calles y realizar un nuevo “tsunami” contra los ataques de este gobierno de ultraderecha, a ejemplo de las manifestaciones que tomaron las calles del país los días 15 y 30 de mayo.

Pero, más allá de la pauta de la educación, tenemos aún la lucha contra la Reforma de la Previsión. El proyecto de reforma fue aprobado en primer turno por la Cámara de los Diputados, pero todavía tendrá que pasar por una segunda votación en la Cámara antes de ir al Senado, donde también tendrá que ser votada en dos turnos. Por lo tanto, la lucha para impedir que esa reforma sea aprobada aún no acabó. Es hora de poner presión sobre los 379 canallas que votaron por el fin de las jubilaciones.

“El 13 de agosto debe ser la referencia para la construcción de una paralización nacional en todos los sectores. Para eso, es preciso que las Centrales abran mano de priorizar las negociaciones en el parlamento e intensifiquen la lucha contra esta reforma en las calles”, defendió el integrante de la Secretaría Ejecutiva Nacional de la CSP-Conlutas Paulo Barela.

Lea también: Bolsonaro quiere acabar con universidades públicas y gratuitas, Andes-SN lanza manifiesto y defiende huelga el 13 de agosto, disponible en: cspconlutas.org.br

Artículo publicado en: cspconlutas.org.br

Traducción: Natalia Estrada.