Compartir

La Cámara de los Diputados bajo el comando de Rodrigo Maia (DEM-Rio de Janeiro) aprobó en primer turno, en la noche del miércoles 10 de julio, la reforma de la previsión del gobierno Bolsonaro, por 379 votos contra 131. Fueron 71 votos más que los necesarios. Aún precisa ir a la votación en segundo turno en la propia Cámara antes de seguir hacia el Senado, donde también precisa ver votada en dos turnos.

Por: Redacción PSTU – Brasil

Este proyecto de reforma de la previsión de Bolsonaro, Paulo Guedes, Rodrigo Maia y el Congreso Nacional representa un ataque brutal a las jubilaciones de los trabajadores más pobres. Además de establecer edad mínima (65 años para hombres y 62 años para mujeres), y de acabar con la jubilación por tiempo de contribución, ella cambia las reglas de cálculo de los beneficios tirando para abajo las jubilaciones. Más de 80% de lo que va a “economizar” vendrá del Régimen General de Previsión, o sea, de quien paga el INSS y cuya jubilación difícilmente pasa de los R$ 2.000.

Existe la posibilidad de que esa reforma sea todavía empeorada en el Senado, con la inclusión de Estados y municipios.

Mercenarios contra su jubilación

Para aprobar la reforma, el gobierno Bolsonaro prometió R$ 40 millones en enmiendas a cada parlamentario que votase “sí” por el fin de las jubilaciones. Mitad ahora, la otra parte luego de la aprobación. Solo en vísperas de la votación, fueron comprometidos mil millones de reales.

Fue tanto dinero que el gobierno va a tener que enviar un proyecto de ley para tener “crédito suplementario” a fin de pagar a los diputados, una “bicicleteada” de Bolsonaro para cubrir la compra de diputados. Una verdadera liquidación de saldos donde predominó el viejo “toma-lá-da-cá” [“yo te doy, tú me das”] entre el Congreso y Bolsonaro, además del lobbie de empresarios y banqueros, los verdaderos patrocinadores de esta reforma.

Lea también  Solidaridad de la CSP-Conlutas con la lucha del pueblo paraguayo por su soberanía energética
Brasília- DF. 10-07-2019-Sesión que aprobó la reforma de la previsión. Foto Lula Marques

Prensa cómplice

Además de la compra de diputados, el gobierno invirtió pesado en una campaña de desinformación y fake news, a fin de pasar la idea de que la reforma no afecta a los pobres, combate desigualdades y todavía va a generar empleo y crecimiento. Justamente lo que decían de la reforma laboral, y cuyo resultado fue el exacto opuesto.

Los grandes medios, por su parte, dieron su valiosa contribución a la campaña de Bolsonaro con una cobertura masiva y manipuladora. Quien acompaña la red Globo, por ejemplo, solo puede llegar a la conclusión de que la reforma es buena. El punto sobre la reducción drástica de las jubilaciones de los más pobres del INSS es simplemente omitida. Es como si el único cambio de la Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) fuese la edad mínima. Además, ayudaron a propagar el chantaje de que sin la reforma el Brasil quebraría, y ganaron a parte de la población para ese mito.

La compra de votos, por su parte, no solo fue normalizada como reclamada por los grandes vehículos de comunicación a fin de garantizar la aprobación de la reforma. Muestra que “bandido bueno”, para la gran prensa y la burguesía, es bandido que trabaja para ellos, y que la lucha contra la corrupción es tan selectiva como la practicada por Sérgio Moro.

Brasilia DF 10 07 2019 Rodrigo Maia presidente de la Cámara de los Diputados llora al final de la votación de la reforma de la previsión. Foto Lula Marques

La lucha no terminó

El resultado de este miércoles muestra aún que el camino de la negociación y del gran acuerdo por dentro del Congreso, estrategia adoptada por las direcciones de las grandes centrales sindicales, es el camino para la derrota. Ya habíamos visto eso en 2017, con la aprobación de la reforma laboral en el gobierno Temer, y ahora la historia se repite.

Lea también  Brasil | ¡Basta de la política asesina de Witzel!

Muestra también que, al contrario de lo que intentan hacer creer los partidos dichos de oposición, la derrota de un ataque de este tipo no puede conseguirse por dentro del parlamento. Además del PDT y el PSB, que entregaron 19 votos a Maia y Bolsonaro, los gobernadores del PT y del PCdoB actuaron durante todo el año por la reforma, y todavía trabajan activamente para que Estados y municipios sean incluidos en la PEC.

Vea el video de Zé Maria, en: https://www.pstu.org.br/com-compra-de-deputados-e-fake-news-reforma-passa-em-1o-turno-na-camara/

La lucha no terminó. La reforma aún precisa recorrer un trámite antes de llegar a la mesa de Bolsonaro. Pero ya vimos que de este Congreso solo podemos esperar más ataques y crueldad contra el pueblo y los trabajadores. Es hora de ir a las calles, y de movilizarse para derrotar este proyecto.

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.