Compartir

El 11 de julio, el Senado aprobó la reforma laboral. Dos días después, Temer sancionó el proyecto que cambia en más de 100 puntos la Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT), quitando derechos históricos. Los cambios entran en vigencia 120 días después de la sanción. El punto principal es el que establece el principio de “lo negociado sobre lo legislado”, o sea, acuerdos colectivos entre trabajadores y patrones pueden sobreponerse a la CLT, como en los casos siguientes.

Por: Redacción Opinião Socialista

Jornada de trabajo

Hoy

La jornada es de ocho horas, pudiendo haber dos horas extras. La jornada máxima semanal es de 44 horas.

Con la reforma

La jornada podrá ser de 12 horas por día (ocho horas de jornada normal más cuatro horas extras), con límite de 48 horas semanales (44 de jornada normal más cuatro horas extras). O, incluso 12 horas de jornada diaria en algunos días de la semana, manteniendo el límite de 48 horas semanales.

Jornada parcial

Hoy

La ley prevé jornada máxima de 25 horas semanales para ese tipo de contrato, sin horas extras.

Con la reforma

Crea el contrato de 30 horas, sin horas extras, o de 26 horas con hasta seis horas extras manteniendo 48 horas semanales.

No se genera empleo

El aumento de la jornada de trabajo es la principal prueba de que esta reforma no va a generar empleo. El motivo es simple: al trabajar más, el empleado cobra el servicio que podría estar haciendo otro trabajador.

Intervalo para almuerzo

Hoy

El tiempo mínimo de almuerzo es de una hora para jornadas arriba de las seis horas.

Lea también  Para derrotar a Duque y su gobierno autoritario: Paro nacional del magisterio y de los demás trabajadores, preparado por las bases.

Con la reforma

El intervalo podrá ser de apenas 30 minutos.

Vacaciones

La reforma permite la división de las vacaciones en hasta tres veces, desde que cada período sea mayor que cinco días y que uno de ellos sea mayor de 14 días.

Banco de horas

Hoy

Solo es permitido el banco de horas para contar como horas extras mediante acuerdo o convención colectiva.

Con la reforma

Se permite que la empresa haga eso en acuerdos individuales.

Salario

Beneficios como auxilios, premios y abonos dejan de ser considerados parte de la remuneración, o sea, no serán más contados para el pago de encargos laborales y previsionales. Con eso, el trabajador va a perder parte de su jubilación en el futuro, y la propia Previsión va a perder presupuesto, a pesar de la quiebra que tanto se dice que existe y que todos sabemos que es mentira.

Trabajo intermitente

La reforma laboral crea el “trabajo intermitente”, o sea, sin jornada u horario fijo de trabajo. El trabajador solo gana lo que trabaja. Con eso, él puede recibir, a fin de mes, un salario menor que el salario mínimo. Eso deja el tiempo de trabajador totalmente a disposición del patrón, no pudiendo, por ejemplo, organizar o combinar estudio, recreación, tiempo con la familia, etc., sin decir que es inconstitucional un salario menor que un salario mínimo, como recuerdan asociaciones ligadas al trabajo, como la Asociación Nacional de los Magistrados de la Justicia del Trabajo (Anamatra).

Embarazadas en trabajos insalubres

La reforma permite que gestantes o lactantes trabajen en condiciones insalubres, o sea, condiciones de trabajo que pueden afectar la salud, mediante presentación de certificado médico.

Lea también  Danilo Moreira: por qué adherí a Em Luta y a la Liga Internacional de los Trabajadores

Tiempo de desplazamiento

La empresa que dispone transporte no va a pagar más por el tiempo que el trabajador viaja para su trabajo, como ocurre hoy.

Negociación

Sustituye el sindicato en las negociaciones por empresa por trabajadores elegidos en los lugares con más de 200 empleados.

Despidos en masa

No va a necesitar más pasar por negociación con el sindicato.

Restricción a la justicia de trabajo

Con la reforma, el trabajador que entra con una acción laboral va a tener que pagar los costos caso pierda. O sea, va a tener que pagar los honorarios de la pericia del Instituto Nacional de Seguro Social (INSS), por ejemplo.

Establece, además, multa de 10% del valor de la causa en caso de “mala fe”, o sea, usar el proceso para obtener alguna ventaja ilícita, y queda a criterio de la Justicia decir qué es o qué no es “mala fe”.

Además, el trabajador que adhiera a un programa de despido voluntario no podrá reclamar en la Justicia por violaciones a derechos laborales.

Esas medidas tienen un sentido evidente: intimidar al trabajador para que no entre en la Justicia contra su patrón.

Recisión de contrato

La reforma establece que cuando hay despido “de común acuerdo”, el patrón paga solo la mitad de la multa de 40% del fondo de garantía del trabajador (FGTS). El trabajador, por su parte, va a recibir solo la mitad del aviso previo y podrá sacar hasta 80% del FGTS, y no todo el fondo como es hoy. También queda sin derecho al seguro de desempleo.

Impuesto sindical

Acaba con el impuesto sindical, que equivale a un día de trabajo de los empleados registrados. La CSP-Conlutas siempre fue contraria a este impuesto.

Lea también  Escarnio: gobierno Bolsonaro divulga video que enaltece el golpe de 1964 y la dictadura

Traducción: Natalia Estrada.

Lea más en www.pstu.org.br