Compartir

Para impedir las reformas es preciso derribar a Temer. Esta es la tarea fundamental planteada para los trabajadores. El gobierno está cada día más suspendido en el aire y el régimen democrático burgués se va mostrando cada vez más cuestionado por los trabajadores.

Por: Júlio Anselmo e Israel Luz, de la Juventud del PSTU – Brasil

Con este escenario se abrió una discusión en la sociedad sobre la sucesión de Temer. Gran parte de la burguesía defiende elegir un nuevo presidente por el Congreso, variando cual sería el nombre propuesto. Pero el hecho es que hay probabilidades de que Rodrigo Maia (DEM-RJ) asuma la presidencia en un escenario de caída de Temer.

Precisamos rechazar cualquier tentativa de elección por el Congreso corrupto, o de que Maia asuma cuando Temer caiga. Pero queremos aquí fundamentar nuestra polémica con la política de una parte de la izquierda que está llamando “directas ya” y presentar la propuesta de “elecciones generales”.

CUT y CTB, PT y PCdoB, dicen que están por el Fuera Temer, pero en la práctica no es tan así. Obsérvese la dificultad para que las grandes centrales sindicales marcasen una fecha para la Huelga General e incluso hiciesen de ella un fecha de resistencia activa de la clase. Y también las declaraciones de dirigentes del PT y del PCdoB a favor de negociar con el PSDB y otros una “salida” para la crisis.

Temer hoy, como Dilma ayer, no tiene apoyo de la población por una simple razón: los quites de derechos y la crisis económica son una combinación cada vez más brutal para quien vive del trabajo. Al mismo tiempo, las denuncias de corrupción involucrando al presidente, así como el descontrol de la Lava Jato, suman elementos imponderables en ese cuadro.

En este sentido, la crisis política ya se tornó un problema para las propias instituciones de nuestro país. En otras palabras, el sistema político de los ricos está en su mayor crisis desde la redemocratización.

Lea también  ¡Por un 1° de Mayo clasista, de lucha contra los gobiernos y sus agentes!¡En defensa de la Revolución Socialista!

Para el campo formado por PT, PCdoB, MTST y PSOL eso es un problema a ser resuelto. Como ellos mismos han declarado, es preciso dar nueva legitimidad a la democracia. Naturalmente, nadie cree que existe hoy una democracia que no sea la burguesa, de la Odebrecht y los bancos. Por lo tanto, lo esencial para ellos es estabilizar el país.

La salida obrera y popular para la crisis

Además de derrocar a Temer, hemos defendido hacer lo mismo con el Congreso corrupto. Y más: buscamos impulsar en los barrios y lugares de trabajo comités de lucha y movilización. Al mismo tiempo, queremos debatir con cada activista que es necesario un poder de los trabajadores, opuesto al poder de la minoría rica y blanca del país. Y que los comités pueden ser el embrión de eso: de una democracia de base, popular y obrera, construida en la vida real de la clase.

Para nosotros, solo los trabajadores en el poder, sin patrones y corruptos, y que supere esta democracia de los ricos, puede garantizar el fin de los ataques a nuestros derechos, salarios dignos, empleo, vivienda, tierra, transporte decente, educación y salud públicas de calidad. A través de medidas como la expropiación, estatización, y poniendo bajo control de sus trabajadores las empresas corruptas (JBS, Odebrecht, etc.), y también la prisión y la confiscación de todos los bienes de corruptos y corruptores y la suspensión del pago de la deuda a los banqueros.

Brasilia – El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia y el presidente Michel Temer durante reunión de dirigentes de la base aliada en la Cámara y Senado (Antonio Cruz/Agência Brasil)

¿Al servicio de cuál estrategia están las “Directas ya”?

La salida estratégica, para nosotros, es a través de las movilizaciones, por fuera de la democracia de los ricos, sin alianzas con la burguesía y con un programa socialista de ruptura con el capitalismo. PT, PCdoB y MTST no tienen acuerdo con esta estrategia. El PSOL tampoco; caso haya duda basta recordar que este partido ya hizo innumerables veces la apuesta en la democracia burguesa, siendo el último caso el apoyo dado al gobierno de Syriza, que hoy aplica en Grecia una política económica que no tiene nada que envidiar a la de Temer.

Lea también  Nota de Rebeldía sobre el movimiento estudiantil universitario

Por eso, intentan transformar la lucha por el Fuera Temer en una lucha por la regeneración de la democracia, por la defensa del Estado Democrático de Derecho, y se limitan a presentar un nuevo gobierno de “izquierda” electo en la democracia de los ricos como solución. Gobierno este que deberá invariablemente aliarse con sectores de la burguesía y que no hay ninguna garantía de que no atacará a los trabajadores.

Es evidente que un gobierno del PT, PMDB o PSDB no puede atender las necesidades populares, como las que apuntamos arriba. Por eso es un crimen político apostar en la estabilización por la vía de las elecciones.

Entonces, la cuestión fundamental de la polémica con las “Directas ya” está inserta en este contexto. Esta consigna, como la están utilizando, está al servicio de la estrategia del PT de mantención de la democracia burguesa cuando este régimen está deshaciéndose. Nada tiene que ver con el papel de la movilización por elecciones directas en el escenario de la caída de la dictadura que, aun cuando fuese una bandera democrática, era consecuencia natural del proceso político de caída del régimen.

Es obvio que, frente a la caída de Temer y de la inminencia de que este Congreso corrupto elija un nuevo presidente, y con los trabajadores aún no suficientemente organizados para tomar el poder, defendemos las elecciones generales con nuevas reglas. Pero aquí hay dos diferencias.

Primero, hacemos eso sin depositar ninguna expectativa de que esto vaya a cambiar algo. Incluso defendiendo elecciones generales denunciamos el régimen democrático burgués, afirmando que el voto en las urnas no cambia nada, al mismo tiempo que apuntamos sin parar que esta democracia existente es contra los trabajadores, los negros, las mujeres y LGBTs.

Segundo, hacemos eso, por lo tanto, con el objetivo de profundizar la crisis del régimen democrático burgués. Para dejar a la burguesía más atónita, para profundizar el desgaste de la democracia burguesa en la conciencia de los trabajadores, para profundizar las movilizaciones y no para aprisionarlas en las urnas.

Lea también  Quien trabaja no es descartable: efectivización de todos los trabajadores de la Autoeuropa

O sea, frente a la posibilidad de elección por el congreso, el problema no es exigir que el pueblo vote, sino sí con cuál política hacemos eso, al servicio de qué presentamos esta táctica.

Hoy, defender “Directas Ya” sin denunciar el régimen, presentando la elección burguesa como solución de nuestros problemas, retomando el derrotado proyecto petista de alianza con la burguesía y el programa burgués es engañar a los trabajadores, equivale a una traición.

El resumen de la polémica sobre la salida para el país es: ¿auxiliar al PT a formar un nuevo campo de conciliación de clases que sostenga el sistema político o luchar desde ya para que los trabajadores se libren de una vez de las direcciones tradicionales y anden su camino rumbo a un gobierno propio?

Traducción: Natalia Estrada.