Compartir

El convocatoria a una manifestación en marzo apunta a fortalecer a Bolsonaro y su ofensiva contra las libertades democráticas, para servir mejor a los banqueros, grandes empresarios, compañías mineras y a su jefe, Trump.

Por PSTU-Brasil

Una serie de mensajes difundidas en las redes sociales insta a una manifestación para marzo con banderas que van desde un genérico apoyo incondicional a Bolsonaro, hasta medidas para atacar las libertades democráticas, como la exclusión de la ilegalidad [carta blanca para agentes de la ley] y el simple «cierre» del Congreso Nacional y la Supremo Tribunal Federal (STF). Varios parlamentarios de bolsonaristas difunden la fecha, así como el propio presidente Jair Bolsonaro, que incluso envió videos convocando a los actos a través de su Whatsapp, como revelaron los diarios Estado de S. Paulo y Folha.

Las convocatorias se desencadenaron después de que los discursos del general Heleno, ministro de la Oficina de Seguridad Institucional (GSI) y principal oficial militar del restricto círculo de poder de Bolsonaro, se “filtraron” en medio de un evento del propio gobierno. En ellos, Heleno defiende que Bolsonaro no ceda ante el «chantaje» del gobierno y ordena al presidente que «convoque al pueblo a las calles». “No podemos aceptar que estos tipos nos chantajeen todo el tiempo. Que se jodan”, dijo.

La irritación de Heleno ocurre en un contexto de crisis y disputa entre el Gobierno Federal y el Congreso Nacional por el control del Presupuesto. Un iceberg, de hecho, de una crisis mucho más profunda que involucra una grave crisis política, la ausencia de una base de apoyo del gobierno, una economía que patina sin alentar perspectivas, la profundización del caos en el sector público y el avance del descontento en relación con Bolsonaro en innumerables sectores, como se expresó en la huelga de los petroleros y en la huelga de servicio público general convocada para el 18 de marzo.

Lea también  ¿El pequeño empresario y el pequeño comerciante deben estar al lado de los trabajadores o de los grandes empresarios?

En este sentido, la convocatoria de actos pro-Bolsonaro tiene la función de mantener cohesionada su base de apoyo «dura», que ronda 30%, lo que en teoría garantizaría su presencia en la segunda ronda en 2022. También serviría como cortina de humo para futuras revelaciones de su participación espuria con las milicias [organizaciones criminales], especialmente con el miliciano Adriano da Nóbrega, ejecutado por la policía en Bahía. Todavía tiene el objetivo de fortalecer a Bolsonaro, su ala militar en el gobierno y los ataques a las libertades democráticas. Ataques como la persecución de pueblos indígenas en beneficio de las empresas mineras, la persecución de científicos y ambientalistas, el oscurantismo en la educación y el ataque sistemático contra la prensa, los periodistas y la libertad de expresión en general. Es decir, los actos convocados por Bolsonaro, Heleno y su pandilla defienden un proyecto autoritario, de dictadura para el país.

No es casualidad que la mayoría de las convocatorias se apoyen en figuras como Heleno, Mourão, personalidades y símbolos militares, o el propio Bolsonaro, con mensajes abiertamente golpistas.

El Congreso Nacional y el STF, junto con el gobierno de Bolsonaro, han impuesto varios ataques contra los trabajadores y los pobres. Pero cuando Bolsonaro y sus seguidores amenazan con clausurar el Congreso, lo que quieren es imponer una dictadura para amplificar estos ataques.

Todo esto es para encubrir los casos de corrupción en los que el presidente y sus hijos están involucrados. Es para silenciar cualquier tipo de oposición y libertad de organización y expresión, para servir aún más a los intereses de los banqueros, los grandes empresarios y su jefe, Trump.

Lea también  María Rivera: "Todos juntos vamos a poder sacar a Piñera del gobierno"

Se necesita una amplia unidad de acción en las calles para derrotar este proyecto de dictadura. Tomar las calles de este país para derrocar a Bolsonaro, Mourão y su pandilla, ya que esta es la única forma de poner fin a la destrucción del país que este gobierno promueve.