Compartir

Entre los embrollos y las declaraciones estrambóticas dadas por el gobierno en los últimos días, una noticia en el inicio de la semana pasó prácticamente inadvertida. Días después de que las escenas de la kilométrica fila de desempleados en San Pablo recorrieron el país demostrando el drama del desempleo, un relevamiento realizado por el periódico Valor Económico mostró que el lucro de las empresas prácticamente se duplicó.

Por: Redacción PSTU – Brasil

El relevamiento del periódico entre las empresas de capital abierto muestra que el lucro líquido (los ingresos menos los costos) fue de R$ 144.000 millones en 2018, el doble de lo registrado el año anterior. Ese resultado ocurre en gran parte por cuenta de tres gigantes: Petrobrás, Eletrobrás (que el gobierno quiere privatizar), y la ex estatal Vale, que, incluso con las tragedias criminales como las de Mariana y Brumadinho, sigue ganando miles de millones. La minera lucró R$ 25.700 millones en el período, beneficiada principalmente por la recuperación del precio del mineral de hierro en el mercado internacional.

Sacando esas tres empresas que aumentaron sus ganancias debido al mercado externo o a la venta de distribuidoras y operaciones financieras como la Eletrobrás, el crecimiento de las ganancias de las empresas no es menos impresionante. Sin considerar esas empresas, las demás sumaron ganancias de R$79.000 millones, un aumento de 41% en relación con 2017. Del total, tres de cada cuatro empresas ganaron en 2018.

El crecimiento anémico del PIB (el Producto Interno Bruto, la suma de las riquezas producidas por el país) de 1,1% en 2018 no explica el crecimiento de las ganancias de las empresas. Otra mejor explicación está en lo que Valor Económico llama “mejoras operacionales puestas en práctica a partir del inicio de la recesión económica”. En buen portugués, “mejoras operacionales” puede ser traducido como despidos, rebaja de salarios y precarización. Y para 2019, en medio de sucesivas rebajas en la expectativa de crecimiento económico, el pronóstico es de continuidad en el aumento de las ganancias.

Lea también  Plenario Nacional Sindical y Popular fortalece la preparación de la huelga general por la base

Lo que nos lleva al reciente dato divulgado por el IBGE [Instituto Brasileño de Geografía y Estadística] sobre el desempleo en el final de marzo, ilustrado por las imágenes de la fila de desempleados en la capital paulista. El levantamiento del Instituto muestra que el desempleo creció de 11,6% a 12,4% entre el trimestre diciembre-febrero último, totalizando 13,1 millones de personas desocupadas, según el criterio del órgano.

Sin embargo, un número más próximo al real de personas sin empleo en el Brasil es el de “población subutilizada”, aquellos que no tienen empleo, o que trabajan menos de 40 horas semanales, además de los que quieren trabajar pero no consiguen salir a buscar empleo. Desde que el IBGE comenzó a hacer ese relevamiento en 2012, febrero último fue el mes que registró el mayor índice: son 27,9 millones de personas. Solo para efecto de comparación, Venezuela tiene una población de 32 millones. Por su parte, el número de personas desalentadas, aquellas que simplemente desistieron de buscar empleo, también tuvo récord: 4,9 millones de personas.

Eso muestra la mentira de la reforma laboral, que generaría millones de empleos según sus defensores, y cómo la guerra social contra los trabajadores, con despidos y desempleo en masa, viene sosteniendo las ganancias de los patrones. La misma mentira repetida con la reforma de la Previsión, vendida como la gran solución para la crisis económica y el desempleo, pero que generará más pobreza, miseria y desempleo para garantizar las ganancias de los bancos.

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.