Compartir

El sábado por la tarde, el 4º Congreso CSP-Conlutas, que tiene lugar en Vinhedo (SP), aprobó un plan de lucha para el próximo período, destacando el llamado a una base nacional de luchadores y luchadoras para armar a la clase trabajadora de cara a los enfrentamientos contra los ataques del gobierno de Bolsonaro-Mourão.

Por PSTU-Brasil

Fue el resultado de un amplio proceso de debate que comenzó en los grupos del viernes y se extendió a la plenaria el sábado en la «deliberación plenaria sobre los desafíos del movimiento sindical y popular», cuando se presentaron y votaron ocho resoluciones. La discusión expresó los diferentes puntos de vista que coexisten dentro de la central, así como acuerdos importantes, como la necesidad de incorporar fuertemente el tema de la opresión en las luchas y la vida cotidiana de la CSP-Conlutas, y el llamado a la unificación de las luchas.

«Es crucial que la CSP-Conlutas tenga los ojos bien abiertos y los brazos en alto junto con la población negra, que se está levantando en las favelas [barrios pobres] de todo el país», defendió Nina Ramos, de la corriente Mover y militante del MES, corriente interna del PSOL. También enfatizó la importancia de la lucha contra el genocidio de jóvenes negros y, en esta perspectiva, contra el paquete “anticrimen” de Moro, que da carta blanca a la policía para asesinar a jóvenes pobres y negros.

Debates

A partir de estos puntos en común, se opusieron diferentes propuestas y planes de acción, como el presentó el director de Sintusp (Sindicato de Trabajadores de la USP) y activista de la Transición Socialista, João Borghi, de campañas salariales unificadas con el requisito de indexación salarial, de acuerdo con la inflación y la división de las horas de trabajo.

Lea también  Discurso de Bolsonaro en la ONU muestra la necesidad de derrotarlo

Ya el director del Sindicato de Metalúrgicos de Itaúna (MG), Marcelo, militante de MRS, defendió que la toma central lleve a la base, incluida a la de la CUT, el llamado a una huelga general indefinida. El MRT, por otro lado, defendió, a través de la maestra del Estado de São Paulo, Maíra Machado, la propuesta de una “asamblea constituyente libre y soberana” como salida de clase para las luchas contra las reformas.

Los delegados del Congreso aprobaron por gran mayoría las propuestas presentadas por el Bloque Obrero y Popular, a través de Luiz Carlos Prates, Mancha, de la Secretaría Nacional de la CSP-Conlutas y del PSTU, y Wellington Cabral, del Sindicato de Productos Químicos de São José dos Campos y de la corriente Unidos para Luchar, del PSOL.

Según el texto aprobado, “la tarea de nuestra clase y de todas sus organizaciones es organizar la lucha unificada, en defensa de nuestros reclamos, la soberanía del país, el medio ambiente, las libertades democráticas para derrotar al gobierno autoritario de Bolsonaro y su proyecto ya, en las calles, en movilizaciones y con huelgas”. Aún de acuerdo con la resolución, “la forma de derrotar a Bolsonaro no es desmantelando las luchas; aceptando negociar la eliminación de los derechos y la privatización en el Congreso, concretando frentes electorales amplios de colaboración de clases con la burguesía para 2020 y 2022. La unificación de los sectores que luchan y las luchas en general es fundamental. La construcción de la huelga general sigue siendo una necesidad”.

Vea el debate:

Cabral destacó la importancia de la lucha para derrotar al gobierno. «Es en la lucha que venceremos al gobierno de Bolsonaro y no con base en el calendario electoral», defendió. A su turno, Mancha propuso realizar una reunión nacional en la base. “Hoy sería mucho más que necesario, para enfrentar al gobierno de Bolsonaro, que la clase trabajadora y todas sus organizaciones se unan en un gran encuentro nacional, unitario y de base, porque no es a través del proceso electoral, las negociaciones en el Congreso Nacional o vía acuerdos con los patrones, como vienen haciendo las direcciones de las grandes centrales, que derrotaremos al gobierno y su política”, dijo.

Lea también  Derrame continúa y Bolsonaro no hace nada

Haciendo un duro balance del papel nefasto que desempeñan las direcciones de las grandes centrales, que traicionaron la lucha de los trabajadores como en el caso de la reforma de la Previsión Social, Mancha subrayó la importancia de fortalecer a la CSP-Conlutas como herramienta de lucha, incluso para luchar por la unidad de acción «en todo lo posible «. «Tenemos que defender la unidad en la lucha por los derechos y las libertades democráticos, pero no dudaremos cuando ellos traicionen nuestra lucha y se conviertan en un obstáculo», dijo.

Así, la CSP-Conlutas debe asumir la tarea de luchar por la unidad de la clase trabajadora, por la base y en la lucha. «Si las otras direcciones no van a hacer esto, tendremos que hacerlo nosotros mismos, y armar nuestra central significa organizar este tipo de lucha, hacia un encuentro reunión nacional para derrotar a Bolsonaro y su proyecto», dijo.