Compartir

Desde el inicio del año, el gobierno Bolsonaro ya retiró de la educación más de R$ 6.000 millones con el discurso de problemas presupuestarios. Entre tanto, para aprobar la reforma de la Previsión no economizó recursos y prometió pasar R$ 3.000 millones a los diputados que votasen a favor de la medida, en la vieja política de toma-lá-da-cá [me das y te doy] de compra de votos. Y todavía hay un detalle más: R$ 1.000 millones van a salir de la Educación.

Por: CSP-Conlutas

Eso mismo. Bolsonaro va a sacar de la Educación R$ 1.000 millones para pagar a los diputados canallas que votaron a favor de la reforma que acaba con las jubilaciones de los trabajadores brasileños.

Esa maniobra absurda consta del proyecto de ley encaminado por el Ejecutivo el martes 7/8 para garantizar recursos para el pago de enmiendas a los diputados (dinero para proyectos y acciones indicadas por parlamentarios).

El texto manipula recursos que estaban bloqueados para ese objetivo. El mayor impacto negativo es en la Educación. El MEC [Ministerio de Educación] pierde R$ 926 millones, de acuerdo con el texto encaminado, lo que representa cerca de 15% del total bloqueado en el MEC este año.

Las maniobras previstas en el proyecto afectan, en el área de la Educación, las acciones como el apoyo al mantenimiento de la educación infantil, la concesión de bolsas de estudio en la educación superior y básica, y el apoyo al funcionamiento de instituciones federales de enseñanza.

Destrucción de la Educación

Los ataques de Bolsonaro a la Educación no paran. Existe una política deliberada de este gobierno de ultraderecha de falta de interés por este sector que es esencial para la población. La política de cortes en el presupuesto, que ya pasan de R$ 6.000 millones, amenaza el funcionamiento de la Educación Básica, desde la infraestructura de las escuelas a cuestiones como libros didácticos, sin contar las universidades públicas y los institutos federales.

Lea también  “Future-se”: el proyecto apocalíptico de Bolsonaro para la educación brasileña

El pasado 30 de julio, el gobierno había anunciado un nuevo bloqueo de R$ 348 millones del Presupuesto del MEC como parte de un monto general de R$ 1,4 mil millones. Los recursos saldrán del presupuesto para producción, adquisición y distribución de libros y materiales didácticos y pedagógicos, lo que amenaza el programa para las escuelas del próximo año.

¡13 de agosto es día de lucha!

No vamos a aceptar que Bolsonaro/Mourão destruyan la Educación Pública para abrir camino a la privatización de ese derecho básico y esencial de los brasileños. Es preciso derrotar en las luchas y en las calles a este gobierno y sus ataques.

El próximo martes (13/8) es Día Nacional de Huelgas y Actos en defensa de la educación, así como de los empleos, de las jubilaciones y de la libertades democráticas, amenazados por este gobierno.

Habrá manifestaciones en todas las capitales y en diversas ciudades en todo el país. ¡Súmese a esta lucha!

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.