Compartir

Régimen de capitalización provocó tragedia social en el país

Además de la edad mínima para jubilarse y otras reglas, como la reducción del valor de las jubilaciones dependiendo de los años de contribución, el gobierno insistirá en el modelo de “capitalización”. Fue lo que dijo el ministro de Economía de Bolsonaro, Paulo Guedes, luego de la reunión con el ministro de la Casa Civil, Onyx Lorenzoni, este martes 8, en Brasilia.

Por PSTU-Brasil

El régimen de capitalización es una obsesión de Paulo Guedes, que trabajaba en el gobierno del dictador Pinochet, cuando el sistema fue implantado en Chile, en 1981. El modelo funciona de la siguiente forma: en vez de que el gobierno administre la Previsión Social, a través de la recaudación de la contribución de los trabajadores, empresarios e impuestos, el trabajador estaría obligado a hacer su propio ahorro y colocarlo a disposición de un banco o fondo privado para que esas empresas lo administren. No es coincidencia que Guedes sea fundador del Banco BTG Pactual, que actúa en la Previsión Social privada.

Hoy en Chile los trabajadores y jubilados luchan contra el régimen de capitalización, que se convirtió en una verdadera tragedia para los trabajadores más pobres. Se calcula que cerca del 90% de los jubilados reciben la mitad del salario mínimo, según datos de la institución chilena Fundación Sol del 2015. Este caos habría sido responsable por un número récord de suicidios entre ancianos, entre el 2010 y el 2015 (936 ancianos, por encima de 70 años, se quitaron la vida en ese período).

Es un modelo que interesa al empresario, pues no paga más la contribución previsional del trabajador. Pero, principalmente, interesa a los bancos y fondos de inversiones, que tendrán una montaña de dinero para especular en el mercado financiero. El gobierno, incluso, economizaría liberando más recursos al pago de la deuda a los banqueros. Al trabajador, le restará un futuro de pobreza, si no de miseria.

Lea también  Contra los ataques de Piñera y Alessandri: Juventud al frente

Documento de trabajo “verde y amarilla”

Guedes ya señaló, incluso, que el régimen de capitalización sería implementado en el país, junto con un documento de trabajo para los jóvenes que estén ingresando al mercado de trabajo ahora, el documento “verde y amarillo”, que no garantiza los derechos laborales que aún quedan en la CLT. [Código de Trabajo]. De esta forma, quien comenzase a trabajar, ya contribuiría para el nuevo régimen de jubilación. Un verdadero combo: sin derechos laborales y, futuramente, sin jubilación.

Los males de la reforma de la Previsión Social, de cualquier manera, no se limitarían a los jóvenes. Aunque no haya sido definido, las propuestas en discusión en el gobierno incluyen edad mínima, aumento del tiempo de contribución, desvinculación del salario mínimo e, incluso, la exclusión de lapor motivo de enfermedad, en la cuenta para el cálculo de las jubilaciones. Es una reforma para atacar a los trabajadores y a la población más pobre, en tanto resguarda a los verdaderos privilegiados.

Traducción Laura Sánchez