Compartir

Parlamentarios, presidente de la República, ministros, jueces y la alta cúpula del Ejército ganan salarios estratosféricos. 

En la misma semana en que el gobierno Bolsonaro intentó anunciar los términos de una nueva reforma de la Previsión Social, salió la noticia de que el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (DEM), anticipó uno de los muchos privilegios a los que los señores diputados tienen derecho: el “auxilio-vivienda”. Este “extra” corresponde a un salario de diputado, de R$ 33.7 mil (US$ 8.18 mil), y, generalmente, es pagado el 31 de enero, pero, en esta ocasión, fue depositado el 28 de diciembre.

Por PSTU-Brasil

Esta “recompensa” fue creada en el 2014 para “costear” la mudanza de los parlamentarios al inicio y no al final de cada mandato. Lo que la Cámara va a gastar con eso es, nada menos, que R$ 17 millones (US$ 4.56 millones). La explicación de Rodrigo Maia, en plena campaña para un nuevo mandato en la presidencia de la Cámara de Diputados, es una bofetada en la cara de los trabajadores y de la mayoría de la población, que se sacrifica para llegar a fin de mes. El dinero fue anticipado pues había “disponibilidad financiera”.

En tanto hablan de crisis fiscal y defienden una reforma de la Previsión Social, que va a afectar, sobre todo, a los más pobres, los verdaderos privilegiados se deleitan con el dinero público. Como si todo lo que los diputados ganan: salario de R$ 33.7 mil, auxilio-vivienda de R$ 4.2 mil, cuota mensual de hasta R$ 45 mil (US$ 12 mil) para gastos con alimentación y transportes, ya no fuesen suficientes para contratar a un camión para la mudanza.

Sin hablar del aumento de ministros del Supremo Tribunal Federal (STF), aprobado por el Congreso Nacional y sancionado por Temer a fines del año pasado, que aumenta de R$ 33 mil a R$ 39 mil (US$ 8.86 mil a 10.47 mil) los salarios de los magistrados. Y, al contrario de lo que fue prometido, el aumento no acabó con el auxilio-vivienda de los jueces. El Consejo Nacional de Justicia (CNJ) mantuvo la asignación a los magistrados que actúen en comarcas diferentes de las que fueron aprobados en el concurso que prestaron.

Lea también  Bolsonaro, títere de Trump y EEUU

Súper salarios que son compartidos por ministros e, inclusive, por el actual presidente de la República, Jair Bolsonaro. El ex capitán pasó a embolsarse, a partir de enero, además de su salario de presidente (R$ 30.9 mil – US$ 8.6 mil), el de diputado “jubilado” (R$ 29.3 mil – US$ 7.86 mil), además de la jubilación del Ejército, de la cual se estima llegue a R$ 10 mil (US$ 2.69 mil). Por lo bajo, entonces, Bolsonaro recibirá más de R$ 70 mil (US$ 18.80 mil) por mes.

Los súper salarios de militares

Investigación realizada por la Agencia Pública, en julio, reveló que el Ministerio de Defensa paga un salario que excede el techo de R$ 33 mil (US$ 8.86 mil) a centenas de militares de alto rango. Precisamente, a 713 militares de la alta cúpula de la institución. Sólo un teniente coronel del Ejército, Erivam Paulo da Silva, habría recibido, en octubre del 2017, más de R$ 226 mil (US$ 60.68 mil). El mayor brigadier de la Aeronáutica, Dilton José Schuck, recibió también, en aquel año, R$ 375 mil (US$ 378.74 mil).

Así como sucede en el Legislativo, la cúpula de las Fuerzas Armadas cuenta con una serie de privilegios en la forma de “gastos indemnizatorios” que, sólo en el 2017, llegaron a R$ 2 mil millones. Sólo un coronel recibió R$ 189 mil en gastos indemnizatorios (US$ 50.80 mil). Y, como si eso no bastase, tienen incluso los “jetons”, una especie de bonos pagados a los militares que forman parte de la administración de empresas, en las que las Fuerzas Armadas tienen representación, como la Embraer. El teniente brigadier José Magno Resende Araújo, recibió R$ 433 mil (US$ 116.57 mil) de la empresa.

Lea también  No al cierre de la Ford de São Bernardo

La agencia resalta, incluso, la disparidad de los salarios. En tanto remuneración media de teniente brigadier fue el equivalente a R$ 26,5 mil (US$ 7.4 mil) al mes en el 2017, la de un soldado recluta de la Marina era de R$ 783 (US$ 210.79).

Reforma para Previsión sólo para los pobres

Se percibe que los mayores defensores de la reforma de la Previsión son, justamente, los verdaderos privilegiados: diputados, presidente, ministros, además de la alta cúpula del Ejército. Ellos gobiernan y son bien remunerados para atacar la jubilación de los trabajadores y desviar, aún más, recursos para pagar la deuda a media docena de banqueros internacionales. Estos son los mayores beneficiados por esta reforma.

El tan mentado “déficit” de la Previsión, sin embargo, sólo parece existir para los trabajadores y la población más pobre. Para los políticos, jueces y militares privilegiados, no falta dinero. La verdad, no obstante, es que, como comprobó la CPI [comisión especial] de la Previsión en el Senado, en el 2017, no existe ningún “déficit” en la Previsión, existe una política sistemática de transferencia de recursos sociales para la deuda.

No se tiene, todavía, los detalles de la reforma de la Previsión que Bolsonaro intentará que aprobar este año. Lo más probable es que el gobierno parta de la propuesta que ya está en el Congreso Nacional y que impone edad mínima para jubilarse, además de cambios en el tiempo de contribución, además de atacar a los trabajadores públicos. El sentido, sin embargo, sólo puede ser uno: restringir aún más el derecho a la jubilación para gran parte de la población. Considerando el aumento de la informalidad, causado por la crisis y el desempleo, eso significa condenar a millones de trabajadores a una vejez miserable.

Lea también  Capitalización individual: El experimento chileno que representa un gran negocio para los empresarios y miseria para los trabajadores

Traducción Laura Sánchez