Compartir

La grave crisis social en el Brasil viene haciendo cada vez más difícil la vida de los trabajadores y de la población pobre.

Por: CSP-Conlutas

El desempleo es un drama que alcanza ya a 28 millones de brasileños(as) y encuestas revelan que las pocas vacantes que están creándose son precarias, y la causa es la Reforma Laboral aprobada por el gobierno Temer y el Congreso.

Los combustibles y el gas de cocina siguen teniendo aumentos abusivos. Hay todavía el desmantelamiento cada vez mayor de los servicios públicos, privatizaciones que entregan el patrimonio nacional, y constantes medidas de los gobiernos y empresarios que atacan los derechos y las condiciones de vida del pueblo.

¡Es preciso dar un basta a esta situación! Independiente del calendario electoral, el momento exige que los trabajadores se organicen y fortalezcan la resistencia, pues los ataques y las reformas, como la de la previsión, seguirán con este o con el próximo gobierno.

La huelga de los camioneros fue una gran lucha que paró el país y puso en jaque el corrupto gobierno Temer. En varios países, como Haití, Nicaragua, Argentina y Francia, bajo los mismos ataques, los pueblos también están tomando las calles. ¡Ese es el camino!

Las centrales sindicales brasileñas convocaron un Día Nacional de Paralización y Manifestaciones para este viernes 10 de agosto. Será un día de movilización en todo el país, con paralizaciones y protestas en los lugares de trabajo y manifestaciones para decir basta a esta situación.

Motivos no nos faltan. Confiera, súmese a esta lucha y movilícese este día.

Desempleo y desaliento

Falta trabajo para 28 millones de brasileños. Sin la menor posibilidad de conseguir empleo, muchos desistieron incluso hasta de buscar una vacante. Es cada vez mayor el número de jóvenes que no estudian ni tienen empleo. Esta situación es resultado de la política económica de los gobiernos.

Lea también  CSP-Conlutas protocola en el Consulado Argentino exigencia de libertad al activista Daniel Ruiz

Combustible y gas de cocina

Para favorecer a sus accionistas, la Petrobras pasó a practicar una política de reajustes diarios de los combustibles, lo que elevó los precios de forma absoluta. La gasolina puede encontrarse por hasta R$5. El gas de cocina llega a encontrarse por R$ 80 y hay mucha gente que volvió a cocinar con alcohol, lo que aumentó los accidentes por quemaduras en el país.

Reforma laboral

Gobierno y empresarios hablaban de que la reforma era para generar empleos, pero ocurrió exactamente lo contario. Además de no generar nuevas vacantes, la reforma está imponiendo bajos salarios, menos derechos, y peores condiciones de trabajo. Fueron más de cien cambios en la legislación y solo con lucha los trabajadores están evitando estos ataques.

Caos en los servicios públicos

Mientras la corrupción continúa corriendo suelta, el gobierno aprueba leyes para cortar inversiones públicas y atacar a los empleados, como la ley del “techo de los gastos” y paquetes de ajuste fiscal. Con eso, los servicios públicos siguen sin recursos y enfrentan el caos. Por eso, no hay dinero para la salud, la educación, el saneamiento básico y la vivienda.

Reforma de la Previsión

La lucha consiguió impedir que Temer avanzase a poner en votación la reforma de la Previsión antes de las elecciones. Pero ese brutal ataque no salió de los planes de los poderosos. Los banqueros siguen exigiendo que el próximo gobierno, sea quien fuere, apruebe esa medida.

Represión y opresión

La crisis social y la violencia alcanzan a los más pobres y todavía más a los sectores oprimidos, mujeres, negros(as) y LGBTs. Con el empeoramiento de la condiciones de vida y la revuelta cada vez mayor del pueblo, el gobierno intenta precaverse, aumentando la represión. Es por eso que vemos medidas como la intervención militar en Rio de Janeiro, la represión a las luchas, y un verdadero genocidio en la periferias, principalmente de jóvenes negros.

Lea también  Suspender el pago de la deuda pública y estatizar el sistema financiero

Falta de vivienda

El déficit habitacional y la concentración agrícola en el Brasil agrava cada vez más la situación en las ciudades y en el campo. A los movimientos popular y del campo solo les resta ir a la lucha y no en vano crecen las ocupaciones, las tomas de territorio, etc.

Privatizaciones

Temer y el Congreso quieren entregar todo el patrimonio nacional al sector privado. Son estatales estratégicas, como la Petrobras, la Eletrobras, los Correos, el Banco de Brasil, entre otras. Además de amenazar la soberanía nacional, va a significar el aumento de precios y el empeoramiento en la atención a la población.

Nuestras banderas de lucha

  • ¡En defensa de los empleos y derechos!
  • ¡Abajo las reformas laboral y de la previsión y la ley de tercerizaciones!
  • ¡Fin de la política de reajustes de la Petrobras! ¡Por la reducción del precio de los combustibles y del gas de cocina!
  • ¡No a la privatizaciones de la Petrobras, Eletrobras y otras! ¡No a la venta de la Embraer para la Boeing!
  • ¡Abajo la ley del “techo de los gastos” y los paquetes de ajuste fiscal de los gobiernos!
  • ¡No a la criminalización de las luchas! ¡Fin del genocidio en las periferias!
  • ¡Por una Huelga General! ¡Fuera Tener y todos los corruptos!
  • ¡No al pago de la deuda pública a los banqueros!

Traducción: Natalia Estrada.