Compartir

Miles de mujeres salieron a la calle el 29/9,  e invadieron las ciudades más importantes de Brasil con el grito “Ele Nao”. Él, es Bolsonaro, ex militar y candidato a presidente de Brasil, ultraderechista y conocido por sus predicas misóginas y racistas. A lo largo de su carrera política, Bolsonaro justificó que las mujeres reciban un salario menor al de los hombres en sus trabajos y en reiteradas ocasiones se manifestó contra la diversidad sexual.

Por PSTU-Argentina

En Rio de Janeiro, Brasilia, San Pablo, Salvador de Bahía, en otros centros urbanos, como Belo Horizonte, Recife, Porto Alegre, Curitiba, Fortaleza, Manaos y en casi todas las capitales de estados del país, se llevaron a cabo estas multitudinarias marchas. 

Actos contra Bolsonaro se realizaron en varios países del mundo, entre ellos Alemania, Francia, Argentina y Estados Unidos. Incluso en Mozambique y Sudáfrica se registraron protestas.

 Estas masivas movilizaciones fueron convocadas en su gran mayoría por movimientos de mujeres que, por medio de redes sociales, expresaron su rechazo a este personaje nefasto machista, homofóbico y fascista; rápidamente se fueron sumando otras organizaciones, partidos políticos, agrupaciones en favor de la diversidad sexual y por los derechos de los negros, personalidades políticas y también del espectáculo como Daniela Mercuri , Madonna y Cher apoyaron desde las redes.

El PSTU de Brasil también estuvo presente. Allí, nuestra compañera Vera, candidata presidencial planteó que “nosotros estamos contra Bolsonaro, porque  quiere atacar los derechos de los trabajadores y no podemos permitirlo, representa lo peor de la burguesía nacional e internacional, es servil al orden de las multinacionales que saquean el país, y los otros partidos también, porque están al servicio del sistema capitalista. La clase trabajadora es capaz de levantarse. Las mujeres, los negros y los compañeros que se juntaron en esta lucha son un ejemplo de eso. Hagamos esto contra Bolsonaro pero contra los otros también… nosotros precisamos anular la reforma laboral, la ley de tercerización, luchar en este país rebelándonos como hoy, organizados como debe hacerlo nuestra clase para tener derecho a trabajar y a vivir”

Lea también  Brasil: las tareas del próximo período en la base de los trabajadores

Las elecciones del pasado 7/10 reflejan la crisis que hay en las instituciones, la desconfianza y el rechazo a todo lo que está en el gobierno, prevaleció el voto útil  capitalizado por un populista de derecha. La clase trabajadora brasileña no está derrotada. Más que nunca las trabajadoras y trabajadores necesitan organizarse, junto al pueblo pobre, la juventud negra, las mujeres, los indígenas, los LGBT, para salir a las calles y luchar como lo hicimos el 29 de septiembre y así terminar con los gobiernos que nos oprimen y explotan.