Compartir

El 30 de marzo se realizó el Día Nacional de Lucha contra los despidos, los recortes de salário y la eliminación de derechos sindicales de los trabajadores, que están aplicando las patronales con el respaldo del gobierno de Lula en Brasil. Este Día Nacional de Lucha fue organizado por la CUT, Fuerza Sindical, Conlutas, la Intersindical, la Central de Trabajadores Brasileros (CTB), la NCST, la Unión General de Trabajadores (UGT), la Central General de Trabajadores (CGT) y el Movimiento Sin Tierra (MST).


Las consignas centrales del acuerdo unitario fueron la exigencia a Lula que decrete la suspensión de despidos en todo el país, que no se recorten salarios ni se eliminen derechos sindicales conquistados por los trabajadores y disminución de la jornada laboral sin reducción de salarios. Junto a ellas la exigencia de estatización de Embraer (fábrica de aviones) y de Vale do Río Doce (minera), dos de las más importantes fábricas de Brasil que han despedido masivamente a parte de sus trabajadores.


Este Día Nacional de Luchas fue propuesto inicialmente por Conlutas, y se convirtió en la más importante movilización nacional del último período en Brasil y expresión concreta de la necesidad que tenemos los trabajadores de unificar nuestros reclamos ante la ofensiva de la patronal, que quiere descargar sobre los trabajadores el costo de la crisis que ellos mismos produjeron.


 


BALANCE DE LA JORNADA NACIONAL DE LUCHA


Reproducimos a continuación una entrevista a Ze María, miembro de la Ejecutiva Nacional de Conlutas, publicado en Opinión Socialista (OS), semanario del PSTU, partido hermano de Brasil, y un artículo sobre la política de la CUT y de Fuerza Sindical, las dos principales centrales obreras de Brasil.


 


Zé María: «Es necesario fortalecer y darle continuidada este proceso de resistencia»


 


OS: ¿Cual es su evaluación sobre el día nacional de lucha?


Zé María: Fue un día importante de protesta en todo el país. El balance que hago es positivo. Las movilizaciones fueron de vanguardia, pero fueron lãs más importantes del último período. Em particular, es necesario destacar la unidad en la acción que se construyó. A pesar de las diferencias entre lãs centrales sindicales, la unidad fue importante para asegurar la victoria de


esas movilizaciones y fortalecer la resistencia que los trabajadores desarrollan para detener los despidos y lãs tentativas de las empresas para reducir los salarios y quitar derechos. En esse aspecto, tiende a fortalecer la continuidad de este proceso de resistencia que es necesario profundizar.


OS: ¿Cuál fue el papel desempenado por Conlutas?


Ze María: Conlutas cumplió un papel importante por dos razones: hasta el comienzo del año, no había un dia nacional de lucha pensado para el país. Fue la convocatoria hecha por Conlutas, la Intersindical y otros sectores lo que provocó el debate. Propusimos que las centrales hiciesen con nosotros actos el 1º de abril, y la CUT, tratando de dividir e impedir la unidad, convoco para el 27 de marzo. A partir de esta decisión, presionamos y se llegó a um acuerdo para realizar la jornada el 30 de marzo con todas las centrales. Conlutas consideró importante unificar la movilización el 30 de marzo. Quiero destacar esto: se realizo un día nacional de lucha porque Conlutas tuvo la iniciativa de llamarlo, empujando a las demás organizaciones.


OS: ¿Aún así, las movilizaciones del 30 pudieron haber sido mayores?


Ze María: Conlutas tuvo una columna grande en San Pablo y en todo el país. Fueron actos de protesta contra los patrones y contra los gobiernos. Pero esa no fue la posición de todos los participantes. La CUT, por ejemplo, trato de impedir un dia nacional de lucha y el 30 hizo poca cosa en relación a su peso político. No paralizó ninguna fábrica, ni en el ABC1 ni en lugar alguno.


Eso mostró la poca importancia que lê dieron a la jornada del 30. Por eso no podemos decir que todas las fuerzas participaron con el mismo esfuerzo.


 


LAS PRINCIPALES MOVILIZACIONES


San Pablo: 6.000 manifestantes, participaron todas las organizaciones convocantes.


Río de Janeiro: 4.000 manifestantes em acto unificado, destacándose la participación de la comunidad palestina.


Porto Alegre: 3.000 personas en el acto central, movilización de los jubilados y de trabajadores universitarios en sus lugares de trabajo.


San José dos Campos: 2.000 obreros de la General Motors se movilizaron por las calles de la ciudad.


Campinas: 5.000 obreros de la refinería más grande de Petrobrás en Paulínia manifestaron a las 6:30 de la mañana.


Belem: 1.500 en marcha por las principales calles de la ciudad.


Fortaleza: paro de dos horas de 700 trabajadores de la construcción civil com movilización por las calles adyacentes a las obras paralizadas.


Además, movilizaciones, actos y piquetes en las fábricas en el ABC, Belo Horizonte, San Luis, Maringá, San Salvador de Bahía, Uberlandia, Arcaju, Macapá, Florianópolis, Manaos, Mato Grosso do Sul, Natal, Paraíba, Recife.


De norte a sur, de este a oeste, se movilizaron los trabajadores, movimientos campesinos, populares y estudiantiles en repudio a la política de la patronal y del gobierno de Lula, que quieren que la crisis la paguen los trabajadores.


 


Notas


1 ABC: cordón industrial más importante de Brasil y de San Pablo.


2Impuesto a las empresas que ha eliminado el gobierno de Lula por la crisis.


 


CUT y Fuerza Sindical, uma vez más al lado del gobierno y de los patrones


André Freire, de la dirección nacional del PSTU


 


Mientras se iniciaba la concentración para la manifestación unificada del Dia Nacional de Lucha en San Pablo, Paulino, presidente de Fuerza Sindical, y Artur Enrique, presidente de la CUT, posaban al lado de Guido Mantega. El ministro de hacienda de Lula anunciaba a la gran prensa la prórroga de la exención del IPI2 a las empresas automotrices por tres meses más. El acuerdo entre la industria automovilística, el gobierno de Lula y las centrales sindicales que apoyan al gobierno, exime a las grandes empresas del pago de impuestos. Es dinero público que falta en el presupuesto de las áreas sociales para pagar los acuerdos salariales con los funcionarios federales, como ya se revela con el recorte de 1,2 billones de reales en el presupuesto para la educación.


La CUT y Fuerza Sindical tratan de convencer a los trabajadores que esse acuerdo es positivo porque garantizará tres meses de estabilidad en el empleo. Esconden a los trabajadores que los patronos, en ese corto período de tiempo, pueden abrir programas de retiro voluntario y no renovar contratos temporarios. Nada garantiza que terminados los tres meses de renovación de la exención fiscal del IPI esas mismas automotrices no realicen despidos en masa, como hicieron en Embraer.


 


Solo la lucha puede evitar los despidos


Solo la movilización de los trabajadores puede realmente impedir y revertir la ola de despidos. Llamamos a la CUT y a Fuerza Sindical a construir unitariamente un paro de un día, como se hizo en Francia, para exigir del gobierno de Lula una medida provisória que garantice la estabilidad del empleo y acabe con los despidos masivos y sin causa justificada.


Esas centrales, en lugar de estar reunidas con el ministro de Hacienda para defender la exención impositiva de los patronos, deberían movilizar a su base. Desgraciadamente, la CUT no realizó movilización alguna en su base más tradicional, los metalúrgicos del ABC.