Compartir

El año que se ha terminado nos dejó, entre otras herencias, 327 femicidios (uno cada 27 horas, aunque la cifra en diciembre fue de 1 cada 22 horas). Buenos Aires y Santa Fe encabezan la lista de provincias con mayor cantidad de femicidios directos y vinculados, transfemicidios y travesticidios, aunque Córdoba, Chaco y Tucumán le vienen pisando los talones a semejante récord (1).

Por PSTU-Argentina

Hoy las estadísticas no dejan lugar a dudas: quienes nos matan de las maneras más crueles y violentas todos los días son nuestras parejas o ex parejas. A la terrible situación de violencia que padecemos las mujeres, se suma hoy otra categoría que suma más muertas: el suicidio feminicida (2) . Estos casos se dan mayoritariamente en adolescentes abusadas que no ven posibilidades de liberarse de los ataques sexuales a los que son sometidas cotidianamente y encuentran en el suicidio la única vía posible de escape.

Este nuevo año y la década que comienza con él no parece escapar de la lógica de femicidios en aumento: solo en los primeros 10 días de 2020 ya contamos otras 7 mujeres muertas. Quizás el mas tremendo por lo que significa es la muerte de Valentina Gallina de solo 19 años en Olavarría, quien era militante contra la violencia de género a partir del femicidio de su madre en 2008.

La estadística de femicidios solo es la punta del iceberg de la violencia contra nosotras, pero oculta toda otra serie de necesidades urgentes, tales como las mujeres que siguen muriendo por abortos clandestinos, o casos como el de la niña violada por su hermano de 15 años y obligada a parir en Misiones. La falta de ESI, la terrible situación del sistema de salud pública, la necesidad urgente de refugios para mujeres violentadas, o la creación de trabajo para mujeres, trans y travestis son solo algunas de estas cuestiones.

¿Cambio cultural y simbólico o medidas concretas?

Mientras tanto, el presidente Alberto Fernández y todos los miembros del Gabinete Nacional hacen capacitación sobre Género y Violencia en el marco de la Ley Micaela. Y por ahora solo eso. La ministra Elizabeth Gómez Alcorta y Dora Barrancos, dos feministas que hoy son parte del gobierno, fueron las encargadas de la capacitación. Es cierto que se necesita modificar la mirada que el poder y la justicia tienen sobre la violencia, pero más cierto aún es que hay situaciones urgentes que atender y medidas más urgentes que tomar: desde la legalización del aborto que ya se debatió en 2018, o la necesidad de una Ley de Emergencia Nacional contra la Violencia hacia las mujeres, todas medidas concretas que requieren mayor presupuesto y decisión política para llevarlas adelante, aun teniéndose que enfrentar a los sectores que pretenden hacernos retroceder a la Edad Media tales como la Iglesia Católica y las distintas iglesias pentecostales (hoy todas sentadas a la mesa del gobierno “contra el hambre”). El Estado debe separarse del poder de la Iglesia Católica y de su papa Francisco, quien envía rosarios bendecidos a genocidas en vez de amparar a las victimas de los abusos cometidos históricamente por los curas de la Iglesia. Peor aún, los sigue protegiendo y encubriendo.

Lea también  Argentina | Nuestras necesidades no pueden esperar

El gobierno nacional aún sigue planteando que la legalización del aborto divide aguas y por eso, no es momento de llevarla adelante. O que hay que precisar cifras y datos sobre la violencia para poder actuar “seriamente”. ¿Qué otros datos se necesitan para saber que las mujeres muertas por abortos clandestinos son todas pobres y trabajadoras? ¿Qué otra cifra mas que 327 femicidios para saber que cada día más mujeres y sus hijes siguen muriendo en manos de la violencia machista? O que la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo enorme, muchas veces enmascarada en diferencias de aguinaldo, no pago de ausencia de las mujeres a sus trabajos por tareas de cuidados familiares de hijes, ancianes, etc., o por no ser contratadas en horarios nocturnos o tareas insalubres, lo cual consolida una brecha del 27% menos de ingresos para las mujeres (3). Eso en caso de tener trabajo, ya que ésta es hoy una situación de privilegio en una Argentina donde la desocupación y la pobreza castiga muchísimo más a mujeres que a hombres.

Es por todo esto que el gobierno debe dejar de hablar solamente de medidas simbólicas y culturales, o simplemente de relevamientos y cifras. No alcanza para nada si no ponen manos a la obra destinando mayor presupuesto a combatir estas situaciones que ya no pueden esperar. La propia ministra Gómez Alcorta apenas asumida en su cargo decía “Nos basamos en dos ejes centrales: el diseño, ejecución y evaluación de las políticas públicas en materia de prevención y erradicación de las violencias de género en todos sus tipos y modalidades, incluyendo además la asistencia y reparación a sus víctimas; y en segundo lugar, el diseño, ejecución y evaluación de las políticas públicas nacionales destinadas a igualdad y diversidad con el objetivo de impulsar la autonomía de las mujeres y las personas LGTBI+. Para ello será clave impulsar la formación, investigación y el diseño de políticas que tengan como objetivo la promoción del cambio cultural que, como condición necesaria de la igualdad, debe generarse en la sociedad argentina” (4). Pero ni una palabra aún sobre destinar los fondos necesarios para esas tareas.

Lea también  Ayer nos dejó la compañera Graciella Driolet

Más aún, el movimiento y las conducciones feministas de los cuales proviene la Ministra, nada están haciendo ni proponiendo para pelear por esta grave situación, sino que también apuestan y van de la mano con las expectativas en este nuevo gobierno. Ellas quizás puedan esperar y tener paciencia, pero por abajo las mujeres del pueblo pobre y trabajador ya esperamos demasiado y muchas morimos en el intento. Fue el propio colectivo Ni una Menos quien el 10 de diciembre siguió sosteniendo que “Nuestra lucha continúa, compartimos la esperanza popular de un tiempo nuevo y estamos juntes para exigir que se cumplan las promesas. La calle es nuestra casa, y de nuestra casa no nos vamos. Nos quedamos hasta que la dignidad sea costumbre. Hasta que la vida sea como la soñamos. ¡Ni Una Menos! ¡Vivas, libres y desendeudadas nos queremos!” (5) Pero estar en las calles y permanecer movilizadas ante cada femicidio, o exigiendo que se deje de pagar la deuda externa para de verdad cumplir con esta consigna, SU CONSIGNA, ni hablar.

Hace tiempo declaraban “Patria o buitres”. Hoy, silencio y apoyo incondicional al gobierno de Fernández que afirma que seguirá pagando la deuda como sea. Nosotras, ya no debemos ni podemos esperar más.

De igual manera, las centrales y conducciones sindicales apuestan a un Pacto Social que nos obliga a seguir “poniendo el hombro” una vez más, y es a costa de nuestro esfuerzo y de nuestra vida que sostienen seguir enriqueciendo a quienes ya son ricos y dueños del mundo·

La Deuda o nuestra vida

En esta situación de emergencia en donde es el pueblo trabajador quien viene pagando con más miseria, desocupación y muerte la crisis que provocaron los mas poderosos y ricos, es urgente dejar de pagar la deuda externa millonaria. Negociar para seguir pagando a costa nuestra no es salida. Solo es mas ajuste y reordenar las cuentas para seguir achicándonos.

Lea también  ¿No hay presos políticos en la Argentina?

Para nosotras eso implica más muertes, más violencia, más aborto clandestino y más pobreza para nuestras familias. No podemos seguir dependiendo de la AUH o de una tarjeta de alimentos que no alcanza para nada. Necesitamos una Ley de Emergencia Nacional con presupuesto acorde para refugios familiares, comedores para hijes, trabajo, salud y educación para todes. Y eso sólo lo lograremos movilizadas en las calles exigiendo el No pago de la deuda externa, y organizadas para seguir reclamando lo que necesitamos. Es la Deuda externa o nuestras vidas y la de nuestras familias.

(1)
https://www.lanacion.com.ar/seguridad/registran-327-femicidios-lo-va-del-ano-nid2319952
(2) http://www.dpn.gob.ar/documentos/Observatorio_Femicidios_-_Informe_Parcial_-_Octubre_2019.pdf
(3)
https://www.pagina12.com.ar/240000-la-brecha-salarial-entre-mujeres-y-hombres
(4)
https://www.casarosada.gob.ar/gobierno-informa/46609-el-ministerio-de-las-mujeres-generos-y-diversidad
(5) https://www.facebook.com/notes/ni-una-menos/a-cuatro-a%C3%B1os-de-macrismo-y-cuatro-a%C3%B1os-de-niunamenos-vamos-por-todo/1234860080038505/