Compartir
Desde el PSTU repudiamos la condena a cadena perpetua del Gobierno kirchnerista a los trabajadores petroleros de Las Heras que luchaban contra el impuesto al salario y contra la tercerización, por el derecho a una vida digna.




En el año 2006 los trabajadores petroleros de Las Heras, Santa Cruz, de la planta de Repsol-YPF[1], protagonizaron una heroica lucha en defensa de su salario, mantuvieron 20 días de paro, con piquetes, en contra del impuesto a las ganancias en el salario de los trabajadores y contra la tercerización.



En medio de aquel conflicto, el entonces gobernador kirchnerista, Acevedo, metió preso a Mario Navarro, uno de los trabajadores que impulsaba el reclamo, por lo que toda la ciudad se levantó, protagonizando

una pueblada para exigir la libertad del compañero. Durante esa movilización falleció un oficial de policía, y su muerte fue adjudicada directamente, sin ninguna prueba, a los trabajadores petroleros que fueron secuestrados durante la noche, por la policía, en sus casas.



Los trabajadores fueron procesados y encarcelados durante 3 años, y con métodos propios de la dictadura militar, bajo torturas, amenazas y golpes constantes durante su tiempo de detención, les arrancaron falsas declaraciones con las que en diciembre de este año, cuando se reabrió la causa, en un fallo inédito en la historia del país, condenaron a cadena perpetua a los trabajadores Cortes, Rosales y González, y a otros 6 trabajadores a 5 años de prisión por un crimen que no cometieron.



El fallo de la Justicia santacruceña no es un fallo sólo contra los petroleros, que fueron sometidos a prisión por defender su salario, sino contra toda la clase trabajadora, porque con este fallo el Gobierno y las patronales quieren evitar que los trabajadores nos organicemos y luchemos por aumento de sueldo, contra al impuesto al salario, por el fin de la precarización laboral, entre tantas otras reivindicaciones.



Este fallo muestra también el acuerdo entre el Gobierno y las multinacionales, acuerdo que garantiza el saqueo de nuestros recursos naturales, el robo de las multimillonarias ganancias, y que sólo deja contaminación y devastación para los trabajadores.



Pero al igual que los petroleros de Las Heras, que a pesar de todo lo que atravesaron siguen en pie, luchando por su liberación, los trabajadores debemos conquistar con la movilización la absolución de los compañeros, no sólo para lograr su libertad sino porque es la forma que tenemos los trabajadores para alcanzar el aumento de salario tan necesario en el contexto de inflación actual.



Para lograr esto tenemos el deber de ampliar y redoblar la campaña. Debemos exigir a las conducciones de las CGTs y de las CTAs[2], y en especial a los sindicatos petroleros, que se pongan al frente del reclamo. La CTA Micheli ya se ha pronunciado pero todavía no alcanza. Nuestros diputados del FIT [Frente de Izquierda y los Trabajadores] tienen que ponerse al servicio de esta tarea junto a Oscar Martínez, Secretario General  de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Río Grande, diputado nacional por Tierra del Fuego, también perseguido y procesado en épocas del menemismo.



Por todo esto, ya empezaron a constituirse los comités zonales de apoyo a los compañeros. En donde todavía no existen hay que impulsarlos, y en donde ya los hay, debemos llenarlos de activistas que luchen por la absolución de los compañeros, por el desprocesamiento de los más de 7.000 luchadores populares, contra la criminalización de la protesta. Con estas consignas, centenares de compañeros nos movilizamos este miércoles 5 de febrero a la Plaza de Mayo.



Desde el PSTU nos comprometemos a estar firmes en esta lucha porque entendemos que defender a los petroleros de Las Heras es defender a toda la clase trabajadora. Hoy más que nunca, cuando el Gobierno y las empresas quieren descargar la crisis sobre los trabajadores con inflación, despidos y suspensiones.

 

¡Absolución a los petroleros de Las Heras!

¡Desprocesamiento de los más de 7.000 luchadores populares!

¡Libertad a todos los presos políticos!
¡No a la criminalización de la protesta!
 
Artículos publicado en Avanzada Socialista n° 60 – 5 de febrero de 2014


Lea también  Hugo Blanco, Río Profundo: un filme necesario para los trotskistas latinoamericanos

[1] Repsol-YPF, empresa que existió entre 1999 y 2012 como resultado de la adquisición de la mayoría de las acciones de la empresa argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) por la española Repsol. Dedicada al sector de hidrocarburos, desarrollaba actividades de exploración, producción, refino, marketing y nuevas energías en todo el mundo. Su sede social estaba en Madrid y cotizaba en la Bolsa de Madrid y en el Ibex 35. A partir de la compra de la mayoría del paquete accionario por el gobierno argentino, la empresa volvió a llmarse sólo YPF. [N. de E.]. 
[2] La Confederación General del Trabajo (CGT) es la central sindical histórica del país, surgida en 1930, hoy de neto corte peronista, y la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) es el resultado de la separación de un grupo de sindicatos de la CGT, en 1991, disconformes con la política implementada por el entonces president Menem [N. de E.]