Compartir

¡Que vuelva el gordo mortero!

El 18 de diciembre de 2017 el gobierno de Mauricio Macri metió una reforma previsional que implico un brutal ajuste contra los jubilados. Para poder hacerlo tuvo que vallar el congreso que sesiono mientras en las inmediaciones la policía desataba una brutal represión.

Por PSTU-Argentina

La voz del pueblo se hizo oír y cientos de miles de manifestantes resistieron toda la jornada y a la noche se repitieron cacerolazos a lo largo y ancho del país. Nuestro partido fue parte de esa jornada y nuestros compañeros Daniel Ruiz y Sebastián Romero estuvieron en la primera línea de la lucha contra el ajuste. El macrismo tomo nota de esto y por eso es que rápidamente salieron a hostigar a nuestro partido y particularmente a los compañeros.

Así fue que a Sebastián Romero lo demonizaron casi en cadena nacional todos los medios de comunicación, haciendo de alcahuetes de la ministra Bullrich quien puso una recompensa por la cabeza de un obrero mecánico como si se tratase de un violador o asesino. Daniel Ruiz estuvo 13 meses preso por haber participado de esta lucha, y aún sigue procesado, al igual que Cesar Arakaki.

Más de dos años después de la reforma previsional los trabajadores se sacaron de encima al Macrismo votando a un nuevo gobierno. El gobierno de Macri se fue luego de haber aumentado la desocupación, profundizando el endeudamiento externo y aumentando la carestía de vida de los trabajadores. Pero la peor herencia que dejaron Macri y Bullrich es la persecución a luchadores y opositores políticos. Así es que Milagros Sala lleva 4 años presa, mientras que Sebastián Romero sigue sin poder volver a estar con su familia y compañeros y Daniel Ruiz enfrenta un juicio que carece de legitimidad.

Lea también  La deuda externa y el FMI en la Argentina

Avanza la campaña

Hacia el final del año pasado y en lo que va del corriente hemos reimpulsado la campaña por el cese a la persecusión contra Sebastián. Es así que sacamos un petitorio que fue presentado en los ministerios de justicia y seguridad.

El pronunciamiento ha sido firmado por númeras personalidades políticas, de derechos humanos y sindicales, tanto nacionales como internaciónales. Adhirieron diputados nacionales como Romina del Pla, Itai Hagman y Mónica Scholtthauer, dirigentes sindicales de diferentes gremios entre los que se destacan de AMSAFE Rosario, Suteba y ATE. También han firmado numerosos activistas y delegados metalúrgicos, de la carne y de la línea 60.

En el subterráneo de Buenos Aires firmaron trabajadores y delegados de tráfico y estaciones de la líneas B y E. En el plano internaciónal han llegado adhesiones de CSP Conlutas, Sindicato de metroviarios y Metalúrgicos de Sao José dos campos, todos de Brasil.

También como parte de esta campaña se realizaron pintadas en Rosario y Capital Federal. Así mismo hemos participado de la ronda de las madres de plaza de mayo llevando este tema para que sea parte del reclamo por las libertades democráticas y los derechos humanos.

Vamos a seguir impulsando la campaña hasta que Sebastián pueda regresar con su familia y compañeros llevando el petitorio a los lugares de trabajo, estudio y en los barrios.

Te invitamos a ser parte de la campaña para terminar con la persecución a Sebastián. Que en cada escuela, fábrica, oficina, mercado, colectivo, tren y subte haya un cartel pidiendo por Sebastián. El “gordo del mortero” tiene que volver para ser parte de las luchas por venir. Quebremos con la herencia macrista para que en la argentina no haya más perseguidos, procesados ni presos por razones políticas.