Compartir

Hace dos días se conoció la noticia de que el juez federal Sergio Torres dictó el pedido de captura internacional para nuestro compañero Sebastián Romero. Este hecho muestra una intensificación de la persecución a los que luchan, esta vez encarnada en uno de los miles que el 18 de diciembre se defendieron de la brutal represión al servicio de garantizar el fenomenal robo a los jubilados que se estaba llevando a cabo en el congreso con la votación de la reforma previsional.

Por PSTU

Es un ataque contra los trabajadores y sus luchas. Hoy miles resisten el ajuste de Macri, como los mineros de Río Turbio que son un ejemplo a seguir. Ocuparon las minas, hicieron una fuertísima pueblada contra los despidos y hoy se preparan para recibir la respuesta de Macri, cientos de gendarmes listos para reprimir.

La misma justicia que otorga beneficios a los genocidas como Etchecolaz, persigue a quienes enfrentan el ajuste del gobierno de Macri que pretende hundir a nuestras familias en el hambre y la miseria al servicio de las multinacionales. La que mantiene presa a Milagro Sala y que, de la mano del Juez Torres, luego de liberar a Arakaki y Ponce volvió a pedir su encarcelamiento de forma injustificada. Esta misma semana se dictó la extradición a Chile del lonco Facundo Jones Huala, preso desde junio de 2017 por reclamar las tierras del pueblo mapuche hoy en manos del magnate Benetton.

A Sebastián lo persiguen porque es un luchador obrero que así como supo enfrentar junto a sus compañeros los despidos en la General Motors a principios de 2017, se movilizó para defender a los jubilados y se convirtió en un símbolo de la bronca contra este gobierno y su plan económico.

Lea también  !Libertad YA a Daniel Ruíz!

Con su persecución intentan amedrentarnos a los miles que vemos en Sebastián un ejemplo de lucha. No podemos permitirlo, llamamos al conjunto de las organizaciones y a los trabajadores a redoblar la campaña contra la persecución a todos los luchadores obreros y populares, y a seguir enfrentando en las calles el plan de ajuste y al gobierno de Macri. Necesitamos un nuevo “18D” contra Macri, uniendo la lucha de los trabajadores y de las mujeres, con organizaciones sociales, políticas y de DDHH para imponer la Huelga General que los dirigentes no se animan a convocar. 
Porque están en juego los derechos de nuestras familias, tenemos que poner de pie un nuevo Argentinazo para que se vaya Macri y por un plan económico al servicio de los trabajadores.