Compartir

El macrismo sufrió una derrota aplastante. La clase trabajadora y los sectores humildes, junto a la clase media empobrecida, votaron masivamente para echarlo, con más o menos confianza en los Fernández. Ya no tiene la capacidad para gobernar.

Por PSTU-Argentina

Frente a eso, se disparó el dólar, cayeron las acciones de las empresas (tanto multinacionales como nacionales) que operan en Argentina, y comenzó la remarcación brutal de precios. Detrás vendrá otro tarifazo, y un nuevo espiral inflacionario.

Ocurre que tanto el FMI como esos mismos “mercados”, estaban sosteniendo artificialmente la economía enferma, para intentar colaborar con la candidatura de Macri. Ante su derrota, empezó el “salvese quien pueda” y la fuga de capitales. El Banco Central seguirá ofreciendo dólares, que se seguirán yendo del país. La hipoteca durará décadas.

¿Esto es, como dijo Macri, producto de que “el mundo no confía en los Fernández”? No. El propio Alberto Fernández dijo días atrás que “el valor del dólar estaba retrasado”. Los mercados le hicieron caso.

Macri, en su discurso, reafirmó el rumbo económico. De aquí a diciembre (fecha de entrega de la presidencia) el país y nuestro pueblo sufriremos un ataque brutal que hará descender aún más su nivel de vida. Más hambre, desocupación y miseria. ¡No podemos permitir que el cadáver de Macri destruya lo poco que queda!

MACRI SE TIENE QUE IR YA MISMO

Si lo dejamos, cada día veremos cerrar nuevas fábricas, más desocupación, los precios y tarifas desbocarse, las reservas caer y la deuda con el FMI crecer. El desastre será enorme. Hay que echarlo. ¡Hay que salir a las calles, pidiendo su renuncia! ¡Como el 18 de diciembre del 2017, en camino a un nuevo Argentinazo como el 2001!!

Lea también  Carta de Daniel Ruiz a los trabajadores

La CGT y los sindicatos tienen que romper sus acuerdos con las patronales y el gobierno, declarar un paro general y un plan de lucha para terminar con esta condena. Y convocar una movilización a Plaza de Mayo.

PLAN ECONÓMICO OBRERO DE EMERGENCIA

Los trabajadores tenemos que salir en defensa de nuestro pueblo, de nuestras familias. La CGT, la CTA y todos los sindicatos tienen la responsabilidad de formular un Plan Económico de Emergencia que enfrente esta situación.

1) Prohibición de despidos y cierre de empresas. Apoyo a todas las luchas contra los despidos.

2) Aplicación de la Ley de Abastecimiento, para que los alimentos lleguen a precio congelado al pueblo. Congelamiento de tarifas por un año. Prohibición del corte de servicios esenciales a familias trabajadoras.

3) Aumento general de salarios y cláusula de indexación mensual acorde a la inflación real.

4) Intervención y nacionalización de bancos y estructuras financieras, para frenar la fuga de divisas.

5) Congelamiento de los pagos de la deuda externa y fin de todos los acuerdos con el FMI. Plata para el pueblo, no para los usureros.

6) Libertad a Daniel Ruiz, Milagros Sala y todos los presos por luchar. Basta de persecución a Sebastián Romero y demás procesados.

PARO GENERAL Y PLAN DE LUCHA

Este programa de emergencia, que incluye la salida de Macri, debe ser impuesto a través de un paro general y un plan de lucha. NO PODEMOS DEJAR QUE LOS GRANDES CAPITALISTAS SE SIGAN BENEFICIANDO A COSTA NUESTRA. Las centrales sindicales tienen que convocar un Congreso obrero y popular para enfrentar la crisis, elaborar un Plan Económico de Emergencia, e imponerlo con la lucha.

TOMAR EL DESTINO EN NUESTRAS MANOS

Lea también  Exitosa jornada internacional de lucha por la libertad de Daniel Ruiz

No podemos esperar que los dirigentes políticos y sindicales hagan las cosas que no hicieron hasta hoy. Desde cada empresa en conflicto, desde cada fábrica que cierra o despide, desde cada barrio que lucha por vivienda, contra el tarifazo o por comida, tenemos que hacer asambleas, coordinarnos, solidarizarnos con los trabajadores en lucha, y reclamar a la CGT y los gremios –que poco y nada hicieron para enfrentar a Macri antes- que al menos ahora enfrenten la catástrofe.

Es necesario salir a la calle, como hicimos aquel heroico 18 de diciembre del 2017 cuando defendimos a nuestros jubilados y comenzamos a derrotar a Macri: TODOS A LA CALLE PARA ECHARLO. Las organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, políticas, tenemos que fijar fecha para una gran movilización en Plaza de Mayo para echarlo.

POR UNA SALIDA DE LOS TRABAJADORES: NO PODEMOS ESPERAR HASTA DICIEMBRE

Pero Macri no puede gobernar un solo día, si no tiene el apoyo de Alberto y Cristina. Ellos tienen poder de sostenerlo o hacerlo caer. Exigimos de los ganadores de la elección que reclamen la inmediata renuncia del gobierno. Si Macri llegó hasta acá, es porque la oposición y la CGT se negaron a echarlo antes. Y si sigue hasta diciembre, será culpa de los mismos. Sin embargo, Alberto Fernández ya ha dicho que Macri debe seguir hasta terminar el mandato. ¡No podemos aceptarlo! FUERA MACRI YA.

Exigimos la salida de Macri, no porque confiemos en que un nuevo gobierno kirchnerista solucione nuestros problemas. Solo un gobierno de los trabajadores, asentado en sus organizaciones democráticas de lucha, puede tomar las medidas de fondo, definitivas, que necesita el pueblo trabajador. Es un debate que continuaremos hasta las elecciones, y después.

Lea también  Caso Milani | "Adonde vayan los iremos a buscar"

Pero la caída de este gobierno por la movilización, nos dejará en mejores condiciones para enfrentar lo que viene, la necesidad de romper con el Fondo y enfrentar todos los ataques que este quiere imponer a nuestro pueblo.